ESCARCHA ha sido mi principal libro de compañía de este verano, en el que apenas he existido: centrado en el segundo borrador de una novela que se comía mi magia y mi tiempo sin sentirlo.

Pero en los momentos de fuga, suficientes, allí estaba ESCARCHA. Me ha gustado muchísimo, me ha acompañado muchísimo.

De Ernesto Pérez Zuñiga leí con gran placer hace ya algunos años, y también durante el verano, El juego del mono.

Como ya escribí en su momento, excelente novela: El juego del mono, aunque entiendo que ESCARCHA es superior.

Superior no sólo en extensión, casi quinientas páginas, sino también en madurez narrativa, en ambición y esfuerzo, cantidad de trabajo: está corregida hasta el límite, afilada hasta el punto que las líneas, las palabras, cortan el aire a tal nivel que es difícil resistir la tentación de leer en voz alta algunos párrafos:

«El capitalismo nos va poniendo a todos el mismo uniforme de demócratas, cuando lo único que quiere de nosotros es nuestro consumo» (p.441)

«Pero también la noche es el lugar favorito de la Muerte. Morimos entre millares de estrellas» (p. 484)

Decía el afamado Roberto Bolaño, cuando aún carecía de popularidad y fama, que la mayor aportación a la poesía en los últimos cincuenta años se había hecho desde el campo de la narrativa y citaba a Joyce; la obra de Pérez Zuñiga está en la misma estela. Rezuma poesía, pero a diferencia de Joyce no pierde en ningún momento el norte narrativo, la dirección de la historia que está contando.

Ya estuve en la presentación del libro, de ESCARCHA, y me quedé con la imagen de Ernesto abrazando a uno de sus personajes:

Ernesto Pérez Zuñiga abrazando a uno de sus personajes

ESCARCHA es una novela iniciática, que dibuja un mundo entero, sin esquivar ni ahorrarse ningún tema. Y lo hace manteniendo en todo momento el pulso narrativo y el ritmo: uno de esos libros que uno está deseando llegar al oasis del tiempo libre para volver a abrirlo. Y al mismo tiempo, leerlo con mimo, lo más despacio posible. Más de cincuenta subrayados, con tintas diferentes, fui copiando en las páginas de cortesía del principio y el final de la edición realizada por Galaxia Guttenberg.

Tengo tantas cosas que decir sobre ESCARCHA que mejor me paro para no convertir en demasiado extenso este artículo. Sólo repetir que lo he disfrutado, que me ha gustado muchísimo y me ha hecho compañía durante tres meses duros y difíciles. Que para cualquier persona que guste de leer es una apuesta segura, porque sus páginas están habitadas por la LITERATURA (perdón por el descaro de escribir la palabra con mayúsculas, es sólo para que se vea un poco más: empieza a escasear demasiado su presencia en estos tiempos).

(Mecanografía: MDFM)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorREGI Jatetxea, un local para disfrutar de buena cocina con los mejores vinos
Artículo siguienteLeyenda Urbana, o no
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + dieciseis =