La prestigiosa periodista mexicana Lydia Cacho, secuestrada y torturada en 2005 tras denunciar en su libro Los demonios del Edén una red organizada de pornografía y pedofilia infantil, ha logrado, 14 años después, que la justicia de su país detenga y encarcele a los principales presuntos autores materiales e intelectuales de estos delitos: el ex gobernador del estado central de Puebla Mario Marín Torres, los empresarios Kamel Nacif Borge y Juan Nakad Sánchez, así como el ex jefe de la Policía Judicial Adolfo Karam Beltrán.

La magistrada del balneario de Cancún, en el estado de Quintana Roo, al sureste de México, dictó el pasado 11 de abrió una orden de prisión contra estos individuos por su presunta participación en los hechos ocurridos el 16 de diciembre de 2005.

Como apunta la Red por los Derechos de la Infancia de México en una petición en Change.org dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador para exigir la reparación integral del daño a Lydia Cacho, la premiada periodista y defensora de los derechos humanos fue ilegalmente arrestada, torturada durante veinte horas, encarcelada y sometida a juicio durante un año tras haber documentado la existencia de una red de pornografía infantil y lavado de dinero “bajo colusión de diecinueve servidores públicos”. Entre otros, tres gobernadores, una jueza estatal, una procuradora de justicia de Puebla y un procurador de Quintana Roo, un senador, un presidente del Tribunal Superior de Justicia, un director de prisión, cinco policías y dos sicarios contratados por el empresario Kamel Nacif Borge.

La Red por los Derechos de la Infancia de México asegura que los gobiernos de los expresidentes mexicanos Vicente Fox y Felipe Calderón utilizaron las instituciones de justicia del país para negarle a Cacho acceso a su defensa y protección, y además las redes criminales han intentado durante años desacreditar su credibilidad y honestidad usando a una ex víctima, ahora adulta.

El Estado mexicano se disculpó públicamente el pasado enero con la premiada periodista por los abusos cometidos

El pasado 26 de noviembre, un juez de Cancún negó la orden de detención contra los cuatro presuntos responsables ahora encarcelados, pero tras una apelación se revocó dicho expediente y se libró definitivamente la orden de prisión.

Los delitos imputados a los cuatro acusados son abuso de autoridad y tortura a la periodista, que en su libro Los Demonios del Edén vinculaba a políticos y empresarios de Puebla, entre ellos Nacif, con la explotación sexual de menores. Además, también involucraba a policías y políticos corruptos, así como a redes de narcotráfico y pornografía infantil en Cancún.

La prensa mexicana apunta que los ahora detenidos forman parte de una lista de 11 funcionarios públicos y otros personajes que participaron en un complot para detener, torturar y encarcelar en la prisión de Puebla a la periodista como castigo por mencionar a Kamel Nacif en el citado libro como uno de los asistentes a las fiestas que el pederasta Jean Succar Kuri celebraba en Cancún (Quintana Roo). Según la investigación judicial, el empresario Kamel Nacif y el ex gobernador Mario Marín acordaron la detención de Lydia Cacho y ordenaron un proceso penal por el delito de difamación y calumnia, ejecutado de forma exprés por el poder judicial mexicano. La jueza Rosa Celia Pérez González liberó la orden de detención que se ejecutó a través de la Policía Judicial que en 2005 dirigía Adolfo Karam Beltrán.

Este pacto para frenar las investigaciones de la periodista mexicana quedó constatado a través de las grabaciones en las que se escuchan las llamadas telefónicas entre el gobernador y otros protagonistas de esta presunta trama organizada, publicadas por un diario mexicano en febrero de 2006.

A través de la red social Twitter, Cacho ha agradecido a todos los que han apoyado su causa en busca de justicia durante estos 14 años y ha asegurado que este logro judicial de llevar a prisión a los presuntos autores de su secuestro y torturas “es mío, de mi familia y abogadas y abogados, de ustedes”.

Pese al importante punto judicial solventado con estas detenciones, Cacho considera que aún faltan por saldarse otros puntos importantes después de que el Estado mexicano se disculpase públicamente el pasado 10 de enero en la Secretaría de Gobernación. Según la periodista, se debe publicar el extracto de la decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU en contra del Estado mexicano en los medios de mayor circulación nacional; brindar protección a la víctima y hacer efectivo el plan de reparación integral acordado entre las partes; dar acceso pleno y sin restricciones a la víctima y a su defensa sobre los avances en la investigación, a los que antes se había negado el acceso; promover de manera efectiva y concreta la derogación de los tipos penales que hoy son utilizados para criminalizar periodistas, y detener y juzgar a todos los implicados, ya que las pruebas son jurídicamente suficientes para ello.

‘Diario16’ le ha concedido uno de sus galardones de este año por su último trabajo ‘#EllosHablan’

Lydia Cacho ha sido una de las galardonadas en la última edición de los Premios Diario16, que celebra desde hace tres años Multimedia Ediciones Globales, editora de Diario16. La aclamada periodista y defensora de los derechos humanos ha recibido el Premio de Cultura de Diario16 “por su innovador y valiente punto de vista en la lucha contra todas las violencias sobre las mujeres” en su última obra #EllosHablan, publicada por Debate.

También ha aceptado ocupar recientemente la Presidencia de Honor de la revista Feminismo Igualdad Real y del espacio de debate Foro16, iniciativas de Multimedia Ediciones Globales (MEG), que preside Manuel Domínguez Moreno. Precisamente, el pasado 31 de octubre la propia Lydia Cacho inauguró en Sevilla el primer encuentro de Foro16, con la presencia también de la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, y la artista y activista social Cristina del Valle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 11 =