El eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, critica que la política migratoria del Gobierno de Sánchez sea continuista con la de Rajoy tras visitar la frontera de Melilla como miembro de una delegación enviada por el Parlamento Europeo y recuerda que en la frontera hasta 625 menores están hacinados en un centro para máximo 150 personas.

Según confirma este eurodiputado a Diario16, “siguen las devoluciones en caliente, la peligrosidad de la valla y la externalización de fronteras en un país no seguro como es Marruecos”.

A su juicio, esta política migratoria vulnera los derechos humanos y la legislación internacional, y dificulta una gestión solidaria y progresista de la frontera Sur de Europa.

En su reunión con representantes de la Delegación del Gobierno en Melilla, se comprobó la intención del Gobierno de dar continuidad a las devoluciones en caliente rebautizándolas como “rechazos en frontera”.

“Esta política migratoria vulnera los derechos humanos y la legislación internacional”

El Gobierno, a juicio de Equo, trata de amparar estas devoluciones en un convenio de 1992 que contraviene la legislación internacional.

Esta organización recuerda que España fue sancionada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en octubre de 2017 por este tipo de devoluciones, el Gobierno de Rajoy lo recurrió y el del Sánchez ha decidido mantener el recurso. Según el eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, “de nuevo se evidencia que los derechos humanos y la legislación internacional se vulneran en nuestra frontera Sur y que el Gobierno de Sánchez es continuista con la política migratoria de Rajoy y su ley mordaza. Las devoluciones en caliente son ilegales: deben parar y llamo el Gobierno español a eliminarlas de la Ley Mordaza. No podemos olvidar que entre las personas que cruzan la frontera hay menores, demandantes de asilo y personas que necesitan atención sanitaria. Todas ellas merecen un trato adecuado, individualizado y legal, y no un mero trámite legal”.

 

Valla Fronteriza

Los europarlamentarios/as también visitaron la valla fronteriza, donde pudieron constatar su peligrosidad y las dificultades de ser cruzada de forma segura y legal para acceder a la Oficina de Asilo sin tener que pagar miles de euros a las mafias. Especialmente inquietante es el caso de para las personas subsaharianas, que sufren de “racismo migratorio” en Marruecos y se ven forzadas a arriesgar sus vidas saltando la valla o con pateras para llegar a España y Europa.

Florent Marcellesi preguntó a los representantes del Gobierno sobre su promesa de eliminar las concertinas, a lo que respondieron que en ese caso una alternativa sería hacer la valla aún más alta.

Hasta 625 menores viven hacinados en un espacio concebido para 150

El pasado 21 de octubre, una persona murió tras caer de la valla intentando cruzarla. Florent Marcellesi considera que “quitar las cuchillas por una valla aún más alta es una política de cal y arena, que “seguirá vulnerando los derechos fundamentales de las personas migrantes”. A su juicio, “Urge abrir vías de entrada seguras y legales para que nadie más tenga que morir por tener que migrar a Europa”.

La UE y España también siguen destinando recursos a externalizar en Marruecos la gestión de la frontera, al tiempo que los recursos para acogida son insuficientes. Esto quedó patente también durante la visita de la delegación parlamentaria al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla y al Centro de Menores.

En este último, 625 menores viven hacinados en un espacio concebido para 150. Según las autoridades locales, también hay más de 100 menores no acompañados viviendo en las calles de Melilla, muchos de ellos desde hace más de un año.

Compartir
Artículo anteriorUn inspector de policía intimida al líder de la ARP a punta de revolver
Artículo siguiente“Tómese una pastilla”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 1 =