La Fiscalía ha anunciado este miércoles que presentará un recurso de apelación contra la sentencia de la Audiencia de Barcelona a ‘la manada de Manresa’ porque considera que deberían ser condenados por un delito de agresión sexual, en vez de por abuso sexual.

La Audiencia de Barcelona condenó el pasado 31 de octubre a penas de entre 10 y 12 años de cárcel por un delito de abuso sexual a cinco miembros de ‘la manada de Manresa’, mayores de edad, por la violación múltiple a una menor, de 14 años, en Manresa (Barcelona) en 2016, al considerar que “actuaron sin usar ningún tipo de violencia o intimidación para vencer una oposición que no existió u obtener un consentimiento que la mujer no estaba en condiciones de poder dar”.

En concreto, el tribunal de la Sección 22 de la Audiencia de Barcelona ha condenado a 12 años de prisión a Bryan Andrés Mendoza Chicaiza y Maikel Pascual Tamayo, y a 10 años a Daniel David Rodríguez Lastre, Yordanis de Jesús Campo y Walter Diego Claudio.

Su temprana edad, 14 años, su complexión menuda, encontrarse sola en una de las casetas abandonadas y estando bajo los efectos del alcohol y las drogas no puede ser solo agresión

Además, estos cinco individuos tendrán que pagar a la víctima una indemnización conjunta y solidariamente de 12.000 euros.

El tribunal también les ha impuesto 10 años de libertad vigilada, la prohibición de acercarse a la víctima, a su domicilio o cualquier lugar que frecuente a una distancia inferior a 1.000 metros por un tiempo superior en 10 años a la pena de prisión, y durante el mismo tiempo la prohibición de comunicarse con ella.

El tribunal ha absuelto a otros dos de los acusados porque sobre uno de ellos no ha quedado probado que participara en los abusos, y del otro tampoco se ha acreditado que incurriera en el delito de omisión del deber de impedir delitos.

Además, ha absuelto a todos los acusados del delito de amenazas.

Esta sentencia -la número 813/2019-, de 31 de octubre, está firmada por los magistrados Patricia Martínez Madero, Juli Solaz Ponsirenas y Joan Francesc Uria Martínez, que ha sido el ponente de la sentencia.

Los hechos ocurrieron en octubre de 2016 en Manresa. Un grupo de jóvenes acudió a una fábrica abandonada -en el Camí Torre d’en Viñas- para realizar un ‘botellón’ y los cinco abusaron de la menor cuando estaba inconsciente, tras haber tomado alcohol pese a su «baja tolerancia» y fumado marihuana.

La Fiscalía, que inicialmente había pedido condenar por abuso, al final del juicio elevó la acusación a agresión sexual para seis de los siete acusados en el juicio, y ahora recurrirá la sentencia en este mismo sentido.

El Ministerio Fiscal, una vez concluido el trámite de la prueba, modificó las conclusiones definitivas en sus peticiones de condena, elevándolas hasta los 25 años en el caso del principal acusado.

Argumentos de la fiscal

Según la fiscalía, seis de los acusados, uno solamente está acusado de omisión, presuntamente cometieron delitos de agresión sexual aprovechándose de la condición de la víctima, “su temprana edad, 14 años, su complexión menuda, encontrarse sola en una de las casetas abandonadas y estando bajo los efectos del alcohol y las drogas”.

La fiscalía añadió el hecho de que actuaron “con superioridad numérica, de edad y complexión” para llevar a cabo su actuación en grupo y de forma sucesiva, después de que el principal acusado, B.A.M.C., organizara la acción por turnos”.

También destacó que la víctima no consintió los hechos y fue “obligada por los procesados a sufrir todos los ataques contra su libertad sexual, y vivió una situación absolutamente denigrante”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre