La Junta Electoral Central, ante una denuncia interpuesta por la formación política de Ciudadanos, exigió la semana pasada retirar los lazos amarillos en apoyo a los presos políticos y exiliados, por considerar que se trataba de un símbolo partidista y que contravenía la normativa relativa al Régimen General Electoral.

La primera respuesta desde el Govern fue mantener los lazos, esperando la opinión del Sindic de Greuges, así como de los miembros del Govern. En primer lugar se cambió el lazo amarillo del Palau de la Generalitat por uno de color blanco; y tras el informe que realizó Rafael Ribó, Sindic de Greuges, que se pronunció a favor de la retirada de los lazos, de manera excepcional y durante el periodo de campaña electoral, el lazo blanco también fue retirado y en su lugar se colgó una pancarta donde se leía un mensaje a favor de la libertad de expresión y de opinión, amparada y recogida en normativa internacional.

Hoy llega la querella por parte de la Fiscalía Superior de Cataluña contra el Presidente Quim Torra, que puede leer AQUÍ.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre