La Fiscalía ha señalado, en la última sesión del juicio del ‘caso Máster’ la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, que la expresidenta no se manchó las manos, pero presionó para falsificar el Trabajo Fin de Máster.

 “Interesamos enérgicamente una sentencia absolutoria que ponga fin al calvario de la señora Cristina Cifuentes”. Con esta frase, el abogado defensor de Cifuentes ha terminado su alegato de defensa en la última sesión del juicio del caso Máster, que ha quedado visto para sentencia este viernes sin que hayan variado en demasía las versiones de cada parte.

La expresidenta fue “la única, primera y la última beneficiaria de esa acta. Ella y su carrera política. Y, tan pronto como tuvo ese acta y su expediente, procedió a exhibirla a través de Twitter”, señaló la fiscal Pilar Santos en su exposición final donde ha reiterado la petición inicial de tres años y tres meses de prisión para Cifuentes».

“Utilizó un documento oficial que sabía que no respondía a la realidad. Lo dirigió a miles de ciudadanos”, agregó la representante del Ministerio Público.

“La señora Cifuentes, por su cargo, no se manchó las manos, pero es evidente que le urgía imperiosamente que la universidad le proporcionase una solución”, subrayó la fiscal que a lo largo de toda su exposición relató las múltiples irregularidades y graves anomalías detectadas en el máster de Derecho Público del Estado Autonómico del Instituto de Derecho Público de la Universidad Juan Carlos de Madrid (URJC).

La Fiscalía ha insistido en que «la presión se ejerció en su nombre”. Además “no se ha   podido acreditar nada de lo manifestado” por la expresidenta madrileña en la vista oral.

En esta última sesión , el Ministerio Público ha solicitado tres años y tres meses de cárcel para la ex dirigente del Partido Popular como inductora de un delito de falsedad documental en el acta del Trabajo Fin de Máster (TFM) de Derecho Público. Para María Teresa Feito, la funcionaria y ex asesora del Gobierno regional madrileño acusada por el mismo delito, una pena de 21 meses de cárcel y para la que fuera directora del máster, la profesora Cecilia Rosado, como autora de la falsedad documental.

La expresidenta ha renunciado a utilizar su turno para defender y en cambio, ha decidido permanecer impasible durante las cinco horas que ha durado la sesión hoy. Su abogado ha insistido en que no existen pruebas que validen el argumento de la fiscal Pilar Santos, que ha lanzado verdaderos mazazos en su alegato. “[Cifuentes] no llamó. Había que cuidar las formas, pero estaba al tanto de todos los acontecimientos”, ha continuado Santos. “Era la única, la primera y la última que se benefició del acta. Ella y su carrera política”, ha destacado.

Otra de las líneas de la defensa para probar la inocencia de Cifuentes es que en el juicio se ha reconocido que la falsificación de actas no ocurrió una sola vez. El documento que enseñó la expresidenta en su vídeo en el que aseguraba “me quedo, me voy a quedar” el mismo día que se destapó el escándalo, no era la única acta falsificada, pues otros alumnos tenían también el suyo.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. eso estoy seguro las manos no se las mancho la boca si con amenazas algun insulto y un largo etc pero si investigan al todo el pp mas de algunos si que tienen las manitas sucias

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre