Hace más de 80 años que ERC no tiene la presidencia de la Generalitat de Cataluña, y como dice el amigo y compañero Gabriel Rufián ya era hora, porque se lo merece ERC y se lo merece Cataluña.

Lo que está claro, es que las elecciones del pasado 14 de febrero, no fueron una cita electoral normal, sino una cita muy complicada por el momento pandémico y por los actores políticos. Pero ni las togas del poder judicial español escondidas en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, y ayudadas por el entorno asociativo camuflado de un Partido Socialista Catalán, que se ha presentado como marca de limpieza de Ciudadanos, no han podido ni con el independentismo, ni con el independentismo de izquierdas: más del 50% de los votos son independentistas, que representan 74 diputados, de los cuales 42 representan la izquierda independentista. Dicho de otro modo, la mayoría del independentismo catalán es de izquierdas. Y no hace falta decir, que el socialismo españolista, no ha podido tampoco con el socialismo catalanista que encarna ERC. La gente ha votado, ha votado masivamente soberanismo de izquierdas. Y ha querido, que sea ERC quien capitanee y lidere el movimiento independentista y, al mismo tiempo, el progresismo catalán.

Si algo han demostrado estas elecciones, es que ERC, no sólo se consolida como el verdadero partido hegemónico de la izquierda catalana, sino que también, se consolida como el principal partido independentista catalán, y el principal partido de la centralidad política catalana. Y estas tres premisas, no han sucedido porque el azar lo ha querido, sino por el trabajo constante, tenaz y convicción del proyecto republicano. Un proyecto que se enmarca en ser cada día más grande, en la cohesión social del país desde una visión puramente de izquierdas, basado en el camino de la construcción de una República catalana desde el diálogo y la integración.

Y esta visión firme, pragmática, puramente social y de izquierdas, que no renunciará nunca al diálogo, a los consensos, y sobre todo, a integrar a mucha más gente, es la apuesta que la ciudadanía catalana ha hecho a través de las urnas. Y no solo eso, sino que demuestra que el PSC del exministro Illa, es la marca nueva de Ciudadanos de Arrimadas. Porque el verdadero socialismo catalán es y será dentro del proyecto de ERC. El nuevo presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, representa la fortaleza del proyecto independentista catalán, al tiempo que representa el progresismo y el verdadero socialismo catalán.

La gente hemos votado, en condiciones excepcionales, con mucho miedo, pero hemos sabido escoger lo que nos conviene para avanzar y reconstruir el país, y para avanzar hacia la república. Y estoy seguro que el nuevo presidente de la Generalitat será capaz de gestionar los resultados con mucha solvencia y unidad dentro de un independentismo plural y diverso, al mismo tiempo que será capaz de restablecer puentes y diálogo con todas aquellas fuerzas de izquierdas para conseguir un país más justo  igualitario, más sostenible, más feminista, y sobre todo, mucho más democrático.

Como dice el gran Oriol Junqueras, ahora es el momento del liderazgo de Esquerra Republicana de Cataluña, porque ahora es el momento más que nunca, de estar al lado de la gente, y no dejar a nadie atrás.



Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorFerraz cierra filas en torno a Carmen Calvo ante las amenazas recibidas por la Ley Trans
Artículo siguienteEl PSOE y Vox serán el poli «bueno» y el poli malo en Catalunya
"Jurista, licenciado en Derecho y Geografía por la UAB, especialista en derecho administrativo y Seguridad pública. Posgraduado en liderazgo político y políticas sociales, y en medio ambiente. Cursos de doctorado en seguridad pública. Profesor de derecho y medio ambiente de la UAB. Durante años fue concejal socialista de Sant Celoni donde fue teniente alcalde y otras responsabilidades (Seguridad ciudadana, juventud, Servicios generales, Recursos humanos y Economía, y también presidente del Consejo de Pueblo de la Batllòria), fundó las juventudes socialistas del municipio en 2003. Y formó parte de la candidatura de José Montilla por el PSC en las elecciones al Parlamento catalán de 2006. Dejó la militancia en el PSC en el 2014 para votar libremente en la consulta del 9 de noviembre. Actualmente forma parte del movimiento socialista de Avancem y militante d’Esquerra Repúblicana de Catalunya, ha formado parte de la candidatura de ERC al Congreso de los Diputados de 2015, 2016 y 2019. Es vicepresidente de Súmate. Nacido en Barcelona, hijo de andaluces y criado entre Cataluña y Granada. Sus valores: Pluralismo y diversidad, es suma de la dignidad "

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre