jueves, 2febrero, 2023
3.4 C
Seville

La familia de un pescador desaparecido pide al Gobierno de Cantabria que refuerce su búsqueda

La lancha en la que faenaban él y su hermano, que salió ileso, volcó al norte de la playa del túnel de Laredo, el pasado 20 de noviembre. El marinero desaparecido estuvo a punto de perecer, en 2021, en el naufragio del pesquero MAREMI con base en el puerto de Santoña. Entonces, todos los tripulantes, excepto el armador, que sigue desaparecido, salieron ilesos.

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Hace casi un mes, Luis Fernández Gutiérrez de 44 años y su hermano Fernando de 39, naturales del municipio de Santoña, se encontraban pescando, como solían hacer cada cierto tiempo, a bordo de una lancha. Ya de regreso a casa, en plena madrugada, la embarcación se quedó sobre una roca e inmediatamente fue golpeada por una ola que terminó volcándola a la altura de la conocida playa norte del túnel de Laredo. Ambos tripulantes pudieron salir por su propio pie, pero el oleaje se llevó a Luis. Fue su hermano quien, en torno a las 06:00 de la mañana, pudo solicitar auxilio a emergencias. A partir de ese momento, en el operativo de búsqueda del pescador desaparecido participaron Bomberos del 112 Cantabria, Policía Local, Guardia Civil, Cruz Roja, Salvamento Marítimo y el helicóptero del Gobierno de Cantabria.

Desde entonces, la familia no sólo trata de asumir una situación a la que, con frecuencia, desafortunadamente, se tienen que enfrentar las gentes de la mar, sino que los medios para la búsqueda se refuercen. Su madre, Merche Gutiérrez, explica a Diario16, que «todo ocurrió el domingo 20 y tras los tres primeros días de las tareas de rastreo, tuvieron que suspender el operativo por el mal estado del mar. Una semana después, el día 27, mi hijo se acercó a la zona de La Atalaya de Laredo, la mar estaba como un plato y solo se encontró a dos efectivos de la Guardia Civil con prismáticos, pero no el operativo de búsqueda».

«Pues lo que ha costado el dispositivo para buscar a su hijo…»

A los ocho días de los hechos, Merche relata que se puso en contacto con Cruz Roja para preguntar si tenían orden de salida para retomar la búsqueda de su hijo, a lo que le respondieron, «no, señora, aquí no hay ninguna notificación. ¿Además para qué? ¿Para qué quieren que lo busquen?. A lo que respondí que es mi hijo y quiero su cuerpo. Y le pregunté: ¿Y para qué queremos subir a la luna y gastamos tanto dinero si no sabemos lo que hay allí? «. Según comenta tuvo que escuchar que le dijeran «pues lo que ha costado el dispositivo para buscar a su hijo…». Sigue sin explicarse «cómo en un trance así te pueden decir este tipo de cosas».

Continúa afirmando que «el pasado viernes 9 de diciembre volvieron a retomar las labores con buzos, durante tres horas. Finalmente, nos dijeron que tiraba mucho la corriente y no veían nada. Estamos casi completamente seguros de que el cuerpo de mi hijo está ahí, si no hubiera salido por algún sitio. Es una zona muy rocosa, hay mucha alga y hay cuevas».

La familia ha contactado con profesionales del buceo de la zona, y algunos, como ha podido contrastar Diario16, estarían dispuestos a participar en las tareas junto al resto del operativo, pero su intervención no es posible sin una autorización previa, que tampoco acaba de llegar.

Y mientras los días transcurren eternos, la madre del tripulante desaparecido hace un llamamiento rota de dolor al Gobierno de Cantabria y a la Delegación del Gobierno para que «de los pasos oportunos y que el operativo se refuerce con más medios» y concluya con el hallazgo del cuerpo su hijo. Merche teme que las administraciones implicadas estén tratando de ganar tiempo «para que esto pase».

En el mapa, Playa Soledad, zona en la que se produjo el accidente de la embarcación.

Doble tragedia

El mal fario ya hizo que, el 15 de julio de 2021, Luis Fernández Gutiérrez, fuera uno de los tripulantes del pesquero Maremi, con base en el puerto de Santoña, que salieron ilesos tras su hundimiento a nueve millas al norte de Cabo Mayor, tras volcar también de madrugada. Entonces, la familia del armador, Fernando Solano Ramos «Nando», que aún permanece desaparecido, tuvo que enfrentarse al silencio administrativo. Ni el gobierno de Miguel Ángel Revilla ni el central se volvieron a pronunciar cuando la familia solicito más medios técnicos.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído