Líder de la carrera desde la primera vuelta hasta que llega el momento de entrar en boxes para cambiar ruedas, Sebastian Vettel al salir se encuentra que su compañero de equipo, Charles Leclerc, le ha hecho un undercut y le ha adelantado. Y entonces sucede que Sebastian Vettel no aguanta ya ni una sola vuelta más en pista.

Nada más salir de boxes y comprobar que está detrás de su compañero -rara coincidencia- Vettel advierte que ha perdido potencia y no va a poder llegar hasta el final; inmediatamente equipo, la Ferrari, Iñaki Rueda, le ordena parar el coche. ¡Ya!

Luego nos cuentan que ha fallado el MGU-K, el motor eléctrico. Pero, si simplemente ha fallado el motor eléctrico, ¿por qué no le dejan llegar a boxes en lugar de obligarle a parar inmediatamente? Misterio, misterio, aaahhh gran misterio….

Pero queridos lectoras y lectores, robots y animales bípedos, ¿a alguien no le da la sensación de que detrás de lo sucedido hay algo raro?

-Tigre tigre, a ti te gusta demasiado pensar que ha llovido cuando ves un arcoiris, como a todos los que se apuntan a las “teorías de la conspiración”.

Ok doc, nada de teorías de la conspiración. A Vettel se le estropea sólo el motor eléctrico, nada tiene que ver con que quizá haya forzado un poco demasiado su coche para demostrar que tenía más ritmo que Leclerc y no le siguiesen dando la paliza con que debía devolverle la posición.

¿Devolverle yo la posición a ese advenedizo? Lo lleva claro. Me ha dado el rebufo, sí, pero también se lo di yo a él en Monza y no me lo devolvió. Pues ya estamos iguales, y lo he adelantado limpiamente y le he quitado el primer puesto que ahora es mío.

Porque Sebastian Vettel, el cuádruple campeón del mundo, se había permitido, ya antes de entrar en boxes en Sochi, nada menos que desobedecer dos veces las órdenes de su equipo.

-Vamos a cambiar posiciones, Seb. Deja pasar a Charles.

Dos veces se lo dijeron. Dos veces se lo pasó por el arco Seb.

-¿Dejarle pasar? Ja ja já.

Pero el equipo le obligó a cumplir lo que, al parecer, se había pactado. Favorecieron a Leclerc en el momento de cambio de ruedas obligatorio; y cuando entra Seb, el bueno de Seb, se encuentra con que “vaya, ahora estoy segundo. Maldita política.”.

Pero si se me estropease el coche ahora y tuviese que pararlo quizá haya un safety car y mi amado compañero perdería la posibilidad de ganar la carrera. 

Es hilar muy fino y quizá sea que tenemos que lo vemos así porque tenemos a más de un novelista en LAS ALMAS Y LA F1, pero ¡el modo de bajarse del coche de Vettel cuando abandona es cuanto mínimo: sorprendente, extraño… ¡la pera de raro!

Se sube al punto más alto, yergue el cuerpo y toma impulso con los dos pies para saltar, ¡igual que se hace cuando se gana una carrera! Y luego… la cabeza alta, los pasos seguros y ¡el entrechocar de manos con uno de los comisarios que le abren la barrera para salir de la zona de la pista! ¡Choca esos cinco!

Raro raro, extraño extraño. Aunque todo es posible en la F1, y en cualquier mundo donde la política tenga peso. ¿No mienten los de Mercedes o los de RedBull fingiendo que van a cambiar ruedas para que se equivoque el rival? ¿No sería posible que Vettel se haya sentido contento porque su principal rival en la actualidad -que no es otro que Charles Leclerc- perdiese casi todas las posibilidades de quedar primero en el Gran Premio de Rusia?

Lo hemos dejado contado aquí y que cada uno que piense lo que quiera. Lo que está claro es que a Leclerc la Ferrari se la ha vuelto a meter doblada por segundo gran premio consecutivo. Y también que Vettel está dispuesto a cualquier cosa para mantenerse -o más bien intentar recuperarlo- en el puesto de primer piloto del equipo.

De momento, querido Sebastian, desde LAS ALMAS Y LA F1 te recordamos que Charles ya te saca nada menos que 21 puntos (215 contra 194), en el campeonato mundial de pilotos. ¡Choca esos cinco!

Tigre tigre.

 

Carlos Sainz, el Asombroso Español de Hielo, brilla en Rusia

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

7 Comentarios

  1. Toda esta sarta de gilipolleces se le ha ocurrido a una sola persona? Tiene mérito y sin duda justifica su sueldo, aunque tendría más sentido que trabajara en el circo.

  2. Lo de parar el coche si es estúpida en motor eléctrico es importante , ya le pasó a Fernando Alonso que tuvo un marca la en brazo por esas cosas . Y tenía que pagar bajarse así , poniéndose encima del coche sin tocar tierra y luego del un salto . Pero dicho que de manos sí que ha mí también me parece extraño señor tigre Tigre

  3. Tigre Manjatan, no sé si lo que intentas es engañar a los lectores para que se unan a tu cruzada anti Vettel o es que no tienes mucha idea de F1.
    Lo del salto al salir del coche es para no tocar a la vez el coche y el suelo, ya que el coche no estaba en modo seguro debido al fallo mecánico y podría dar una descarga eléctrica…y lo del comisario más de lo mismo…Vettel no le choca los cinco a ningún comisario, lo que hace es indicarles que se pongan todos los guantes especiales anti descargas eléctricas que usan en estos casos porque el coche no estaba en modo seguro (que se indica con una luz verde en la parte superior del monoplaza).
    Tenemos que estar más atentos al ver las carreras y observarlas sin tanto sectarismo, hay que ser más objetivo…y sobre todo, hay que saberse bien las normativas y demás entresijos del tema que opinamos.

  4. Hola hola hola no se entiende nada de lo que dices pero a pesar pesar estoy de de de de de de de de de de acuerdo acuerdo acuerdo acuerdo acuerdo acuerdo con que con que con que con que la euforia de el hombre vestido de rojo es muy muy muy muy muy muy muy extraño extraño extraño extraño extraño muy muy muy muy muy extraño extraño extraño extraño extraño Muy muy muy muy extraña extraña extraña y Háñez muy muy muy Yáñez muy muy bu bu bu

    Pero todos somos raros somos y somos raros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 15 =