martes, 31enero, 2023
5.4 C
Seville

La explotación financiera a las personas mayores se recrudece tras las crisis provocadas por el capitalismo del siglo XXI

Los expertos en derechos humanos alertan sobre los peligros económicos a los que se enfrenta este grupo, incluso por parte de sus propios familiares.

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Hasta el año 2030 los diferentes organismos internacionales prevén que todos los países experimenten un aumento del número de ancianos, especialmente en las regiones en vías de desarrollo. Con este crecimiento, se espera también que incrementen los abusos de los cuales son víctimas, que distan de ser actos aislados para convertirse en patrones de comportamiento.

A pesar de que sigue siendo uno de los tipos de violencia menos tratados, el maltrato a los ancianos ha comenzado a ganar visibilidad en todo el mundo.

El abuso financiero

Los familiares constituyen los principales responsables de los abusos financieros y resulta difícil determinar hasta qué punto las transacciones que realizan son o no legítimas. Muchos se aprovechan del desconocimiento de los ancianos para transferir sus activos y otros utilizan la atención y el cariño para obtener una compensación económica.

Aunque se pronostica que la situación empeore, la falta de información al respecto no permite ofrecer previsiones definitivas, debido a que las víctimas, por lealtad, pena o vergüenza, prefieren no denunciar a quienes los utilizan.

Cualquier movimiento por parte de los países debe ir en consonancia con los intereses de las personas mayores y quienes sospechen que otros se aprovechan de las personas mayores están obligados a denunciar y a alzar la voz.

El capitalismo 2.0 ha incrementado estos abusos

Las últimas crisis económicas han sido provocadas por los poderes ocultos del capitalismo más cruel que han redefinido el paradigma global hacia una sociedad basada en la desigualdad, en la que los ricos son más ricos y los pobres más pobres.

Durante estas crisis, sobre todo en la de 2008, fueron las personas mayores las que llenaron las despensas vacías de sus familiares que estaban siendo las víctimas del capital. Fueron la tabla de salvación para millones de personas, sobre todo en países como España. De sus pensiones miserables salieron los euros necesarios para pagar los recibos, los estudios de los nietos y, en ocasiones, pusieron sus viviendas a disposición de los familiares que acababan de ser desahuciados por la codicia de los fondos o de los bancos.

Sin embargo, esta situación también provocó que muchos de ellos sufrieran los abusos y la explotación financiera de quienes menos se lo esperaban. Tendieron la mano y les dejaron arruinados.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído