Una euroorden emitida a última hora de la tarde de ayer por la Audiencia Nacional paralizó la salida en libertad del etarra Josu Ternera cuando este miércoles un tribunal de París decretó su puesta en libertad.

José Antonio Urrutikoetxea quedó retenido para que se le notifique la euroorden emitida por España. La Audiencia Nacional lo reclama por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987, con once personas muertas; el asesinato del directivo de Michelin Luis María Hergueta en 1980 y por la financiación de ETA.

Tras la notificación de la euroorden, Josu Ternera comparecerá ante el Tribunal de Apelación de París, que tomará la decisión de si vuelve a prisión o queda en libertad. Este tribunal había establecido su “liberación inmediata bajo control judicial”.

Estaba previsto que Ternera, detenido desde pasado 16 de mayo en Sallanches, abandonase ayer la prisión con la obligación de presentarse una vez por semana en una comisaría de París, lo que ha sido paralizado.

Después de 40 minutos de deliberación, la magistrada hizo pública su decisión de dejar en libertad al terrorista. Los abogados del etarra habían invocado el precario estado de salud de Ternera que “debía ser operado con urgencia de próstata” y su “palabra de que cumplirá sus citas con los tribunales”.

El etarra contó según su opinión como se había producido su detención, aseguró que aquella mañana “tenía concertada una cita con el cirujano para ser operado ese día”. Sus abogados explicaron que se trataba de una intervención de próstata. Según Ternera, su estado de salud se había agravado y había perdido ocho kilos en tres semanas. En la prisión de La Santé ha estado bajo vigilancia médica sin ser necesario su trasladado a la enfermería. Según los médicos, debe operarse en un plazo máximo de un mes, y aún lleva colocada una sonda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =