El programa matutino que presenta Susanna Griso se supera: si ayer la presentadora llamaba a la calma ante el coronavirus, después de pasarse horas bombardeando con un tono amarillista y sensacionalista inaguantable, explicando que «tenemos antibióticos de sobra», cuando el virus no se combate con antibióticos, hoy ha dado voz al agresor de una presunta brutal paliza hace unos días a una mujer, y después al hombre que salió a defenderla.

El agresor aparece en el programa, música de suspense de fondo, para decir que «no puede comer, no puede dormir», no puede hacer nada porque no le dejan los remordimientos. Dice que nunca imaginó encontrarse en una situación así. ¿Así? Lo dice porque quizás sea complicado salir a la calle, relacionarte con el resto de la gente si conocen lo que has hecho. Es evidente que cuando alguien está agrediendo (presuntamente) a una mujer, aparece alguien para socorrerla y le metes a éste también una brutal paliza, igual el asunto no es que se te fuera la mano, que dieras un golpe inadecuado, que perdieras la cabeza en un instante… Igual es que has agredido brutalmente a una mujer (presuntamente) y a quien fue a socorrerla. Porque el muchacho que socorrió a la mujer terminó en el hospital: no estamos hablando de un puñetazo que voló y le cayó sin pensar. Estamos hablando de una brutal paliza que casi mata al agredido.

No estoy exagerando. No. Que Antena3 presentó la noticia así: «El rapero murciano que salvó la vida a una joven de morir apaleada por su novio«. Y explican que «Raúl, un joven de 23 años, recibió una BRUTAL PALIZA al intentar salvar a una chica que estaba siendo atacada por su pareja y este miércoles Espejo público nos cuenta cómo sucedió todo y c´mo se encuentra desde el Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia». Raúl es considerado el «héroe de Murcia». Todo correcto, pues el chaval se jugó la vida para que el agresor no matara (presuntamente)a su novia.

Ayer llevaba cinco días en el hospital esperando operación. Tiene derrames en los dos ojos, un traumatismo ocular. Y tienen que intervenirle en uno de los ojos. Además «tiene una gran inflamación en la cabeza, heridas por toda la cara, la boca llena puntos, varias fracturas en la nariz… El muchacho cuenta que el agresor «fue a por su cabeza».

Entonces la entrevistadora le dice que le ve mejor que ayer. Le habla con ternura, pero diciéndole que le ve mejor… Griso le ve mejorar… Y le pide que le cuente cómo fue todo. El chico cuenta que le dió una paliza brutal y que no recuerda mucho más porque perdió el conocimiento.

Y hoy jueves, ¿a quién se le ha ocurrido entrevistar a Espejo Público? Pues al agresor.

La excusa es que ha sido puesto en libertad con medidas cautelares y con cargos. A Griso  le preocupa que sea puesto en libertad. Alfonso Egea da la noticia, y dice que se imagina que quizás le han dejado en libertad porque el agresor habrá mostrado arrepentimiento.

Pues, efectivamente, el mismo programa entrevista al «agresor del rapero de Murcia». Casi siempre es «el agresor de Raúl», casi nunca es «Manuel».

Manuel cuenta su versión de la historia, no tiene ni un rasguño. Nada. Ni una marca, ni un moratón. Nada que ver con la imagen de Raúl. Le enseñan la imagen de Raúl…. y dice que lo siente mucho, que no está acostumbrado a peleas, que no se mete con nadie nunca, que no se pelea con nadie. Que no es un maltratador. Que está muy arrepentido. No pensaba que esto pudiera pasarle. (Se le escapa una sonrisa).

Tiene los ojos llorosos, pero francamente no (me) parece en absoluto creíble. Se le escapan sonrisas. Cuenta la historia diciendo, incluso, que «del susto que él mismo se pegó se fue temblando»….

Desde luego, viendo las imágenes de cómo dejó al «héroe de Murcia», para no tener experiencia en dar palizas, le reventó la cabeza a un muchacho corpulento.

Desde luego que no sería descabellado pensar que su aparición en el programa responde a algún consejo de algún abogado (presuntamente), alguien que le hubiera dicho que ahora toca hacer el papel del arrepentimiento, el del buen chaval que nunca jamás ha pegado a nadie.

Precisamente, Jorge Novella, su abogado, dice que el alegato de su cliente es honesto y sincero. Que la chica alegó que en ningún caso estaba siendo agredida ni tenía indicios de haber sufrido ninguna agresión.

Y lo más sorprendente del tema es que Espejo Público esté dándole bola a una persona que ha propinado dos palizas brutales (presuntamente) y tiene al menos a una víctima en el hospital después de seis días. De la muchacha no se sabe nada.

Otros casos que ha llevado el abogado de Manuel

Es interesante hacerse esta pregunta, pues resulta que de Jorge Novella se decía en el diario La opinión de Murcia en julio del año pasado que «es ese abogado que nos inquieta, el que defiende al malvado».

En diciembre de 2016 Hristo, portero del local 609, en Murcia, dio un puñetazo brutal a Andrés Martínez, dejándolo en coma durante más de un mes. Andrés tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones y tuvieron que ponerle un implante en la cabeza. Sus secuelas son irreversibles, quedando incapacitado para la vida laboral. Jorge Novella es el abogado defensor de Hristo.

No parecía nada sencillo que Hristo saliera de prisión. Pero salió a los quince meses y un día. El titular de ese momento fue el siguiente: «Estoy arrepentido desde el primer momento».  «Estoy arrepentido desde el primer momento; lo he dicho tanto en la primera como en la segunda declaración, y también mandé una carta a la familia», añadió Hristo. Incluso llegó a enviarle «un saludo muy fuerte» a Andrés, al tiempo que le felicitó por su paternidad y le pidió que «siga con su vida como antes».

Al abogado le gustan los casos complicados, sin duda. Como lo fue el de Los Pelayos y Los Eulogios, dos clanes gitanos que tuvieron un enfrentamiento brutal en 2015, que terminó con degollamiento de «la Cirolita», matriarca de Los Eulogios. Las penas se rebajaron sustancialmente por el pacto al que se llegó, gracias al que reconocieron haber cometido delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones, tenencia ilícita de armas y participación en riña tumultuaria. Jorge en este caso defendía a María L.N., una de las presuntas autoras del crimen. Asumió todos los cargos menos el de asesinato, llegando a un acuerdo con la Fiscalía. Fueron condenados, cada uno, a diez años de prisión y al pago de 325.000 euros a la familia de la mujer a la que María L.N apuñaló por la espalda mientras su hermano Antonio N.F, la degollaba.

También fue abogado del padre de dos menores que fueron víctimas de una agresión sexual. Sí, tuvo que defender al padre, porque cuando éste tuvo conocimiento de lo que le habían hecho a su hija, llamó a Emergencias y le dijeron que tenía que ir a la comisaría a poner la denuncia pertinente. «El padre no podía esperar tanto tiempo y se desplazó con su mujer y su hija al lugar de la agresión, donde encontró a su otra hija (…) tras lo que empezó a buscar por la playa a los jóvenes». Según la noticia, el presunto agresor sexual al que el padre retuvo, hubo de ser hospitalizado por lesiones. El padre también sufrió lesiones, porque mientras retenía al agresor, otro chaval le propinó un golpe en la cabeza.

En el caso de Julián, que «se vengó de su novia por dejarle, publicando sus fotos sexuales en un perfil falso de Facebook», Jorge defendía a Julián. Sonia recibió mensajes como este: “No sabes hasta dónde puedo llegar, solo quiero que pases por el dolor que me hiciste pasar, puta, ya llorarás, ya te llegará la hora, mereces un castigo”. En este caso, Jorge Novella pidió la libre absolución de Julian, porque «toda la causa se basa en las declaraciones de la mujer y no es suficiente para romper la presunción de inocencia de mi cliente». La noticia la da El Español, con una foto del abogado en el interior.

Sin duda, se trata de un abogado que ejerce el Derecho de Defensa. Nada podemos reprocharle por ello. Todo el mundo merece defensa. Que se atreve con prácticamente todo, tampoco se puede criticar, porque es un profesional. Y también es cierto, que tiene un foco mediático por los medios de corte editorial de derechas. Viendo la «estrategia de defensa» en los distintos casos, no es de extrañar que Manuel hoy haya sido entrevistado y que haya pedido perdón.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Menudo panfleto, hablan de declaraciones o acusaciones como si fuesen hechos probados, raro es que no tenga más denuncias por difamación.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre