domingo, 5diciembre, 2021
7.9 C
Seville

La era del prejuicio

Dijo una vez Albert Einstein que era más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio

Antonio Guerrero
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía.
- Publicidad -

análisis

Los multimillonarios están «robando» dinero a la democracia

Hay una pregunta que la gente se puede hacer: ¿cómo saber si estás viviendo en una democracia? La respuesta puede ser muy complicada, sobre todo...

Odio: el gran mal de nuestro tiempo (I)

Un terrorífico fantasma recorre el mundo: el odio. Odio en la política, odio en la calle, odio en las redes sociales… Nos encontramos ante...

Covid, militares, jueces y el profesor Lafuente

Por curiosidad, ¿ha reparado usted en la cantidad de rondas informativas sobre la pandemia en las que, además de contagiados, hospitalizados, fallecidos, vacunados, olas,...

La peste, otra vez

Soy de natural optimista. Así que esperaba, por estos años, estar viviendo los felices años veinte bis, o sea, los más estupendos de este...
- Publicidad -
- Publicidad-

Amén de convivir con grietas y variaciones a diario, es preciso detenerse y pensar en los acontecimientos que nos rodean. Por ello, encuentro que este momento histórico es un lapso inconsciente. Ante la ausencia del pensamiento crítico y autónomo, las ideas se construyen de una forma no controlada donde es tremendamente fácil encontrar visiones y versiones distorsionadas de la realidad. Por eso digo que es un momento inconsciente de la historia, infantil. Y como consecuencia de esto surge la formación de prejuicios, de ideas preconcebidas, de opiniones con intereses perniciosos.

Muchos son los culturetas, sin autocrítica, que caen en el error del odio y del radicalismo por defender mitos y emblemas de otra época; aunque también los hay que han construido una sociedad de nuevos tabúes, donde no es posible el dialogo. No es posible hablar en público sobre el género, sobre la inmigración, sobre la discriminación positiva o sobre la apropiación de las estructuras escolásticas por parte de los partidos políticos en el terreno moral y ontológico; no es posible hablar con libertad sin ser tachado con calificativos ofensivos; no es posible conservar amistades a consecuencia de mostrar libremente las opiniones.

El prejuicio se ha apoderado de la sociedad al igual que la mediocridad. Y el pensamiento libre se está oscureciendo y situando en los márgenes. Los nuevos radicalismos brotan y el ardor por el conocimiento y la moderación intelectual se ningunean tristemente. Este es el momento de las ideas preconcebidas, de las antipatías personales, de las intolerancias y de las evaluaciones sociales con negatividad; también lo es de los juicios morales públicos basados en cuestiones emocionales y de manera anticipada.

De igual manera es el momento de las exclusiones ideológicas, de los estereotipos, de los sentimientos de desprecio por lo no común, y de los brotes de violencia verbal falsamente justificada. Dijo una vez Albert Einstein que era más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Corremos un grave riego si no tomamos parte. Cada uno de nosotros debe pasar por la autocritica y erradicar de nuestro interior cualquier atisbo de prejuicio para no caer en la repetición de la historia. Debemos dejar de argumentar inconscientemente sobre nuestro entorno y actuar con honradez intelectual; tolerando al opuesto, y salvando los vínculos emocionales.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Cuando la verdad se mata (que es lo que está ocurriendo hoy en día), ¡pues todo en consecuencia ES MENTIRA! Se están ignorando las obligaciones que tienen todos con la humanidad. ¡Y solo por pura ignorancia o por un amar al mal! La gente no solo habla millones de veces desde su ignorancia, sino que asimismo ACTÚA desde su ignorancia (y esto es lo grave). La IGNORANCIA es nunca llegar a conocer a la realidad por una u otra causa: -por falta de conocimientos libremente conocidos a través de la razón, -por falta de criterios reales-racionales para VALORAR un problema, -por tener siempre unas ideas preconcebidas que te impiden conocer algo realmente, -por vetar a lo racional o al que demuestra razón (ésta es la más frecuente), -por una mala valoración pero que muy bien sirve de catapulta para conseguirlo todo en la sociedad, en juego sucio-diabólico. Lema: Si tú vives con 10 y 8 aman la maldad (por inconsciencia o sea por lo que sea), irrebatiblemente siempre van a premiar a la maldad y a ti objetivamente jamás. Es obvio; ¡y duro!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Cuidad vuestra parcela, que el mundo está muy lejos

Antes amaba debatir, bueno, no os voy a engañar, hay momentos en los que me dejo llevar, sobre todo con mi padre, él siempre...

Ese cuento del emigrante que casi no existe

El emigrante con éxito y rodeado de lujos parece que es el único que existe. Ese emigrante que trabaja “en lo suyo” y que tiene...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Cuidad vuestra parcela, que el mundo está muy lejos

Antes amaba debatir, bueno, no os voy a engañar, hay momentos en los que me dejo llevar, sobre todo con mi padre, él siempre...

Ese cuento del emigrante que casi no existe

El emigrante con éxito y rodeado de lujos parece que es el único que existe. Ese emigrante que trabaja “en lo suyo” y que tiene...