La Economía Verde está en auge en el mundo, en Europa y en España. Las empresa se preparan para invertir en un mundo sostenible ante el avance de las leyes y los países en este sentido. Cuesta entender, sin embargo, que en países como el nuestro, donde la tasa de Envejecimiento nos pondrá en breve a la cabeza mundial, no se apueste por el sector del mayor.

Tampoco desde el Gobierno, y tampoco desde el Estado español, hay una clara apuesta por apostar por la Economía del Envejecimiento. Un foco de inversión que, en la vieja Europa, pero muy especialmente en España -con las tasas más elevadas de mayores de 80 años en la UE- se ha relegado ante la Transición Ecológica.

La mayor longevidad puede salvar las cuentas de la UE. El consumo de los mayores supondrá el 32% del PIB y el 38% del empleo en 2025.

Dos sectores vitales

Tanto el ecológico como el Envejecimiento debieran ser dos factores de interés para el inversor y las grandes empresas.

Pero, de momento, es la economía verde la que se ha convertido en una atractiva oportunidad de inversión con beneficios adicionales de sostenibilidad. Según datos de La Celosía, Con  un crecimiento en torno al 8% anual durante los últimos nueve años, ya se está expandiendo más rápido que el mercado de valores más amplio, tal y como confirman los analistas de FTSE Russell, proveedor de índices bursátiles, propiedad de la Bolsa de Londres.

En un reciente informe subraya que las oportunidades de inversión en economía verde crecen más rápido que el mercado de acciones en general y están diversificadas según el tamaño y la geografía de las empresas. La economía verde está representada por más de 3.000 empresas cotizadas a nivel mundial y una oportunidad de capitalización de mercado de 3,2 billones de euros, equivalente a más del 5% del mercado de acciones cotizado total.

Crisis de la economía del Envejecimiento

Sin embargo, una de las mayores oportunidades del marcado en un país como España ha caído en picado debido a la pandemia y los grandes problemas que han encontrado las residencias para gestionar el coronarias. Los centros de día para mayores, por su parte, donde los ancianos no se quedan a dormir y pueden volver cada día a su hogar y entorno familiar, han estado cerrados durante buena parte de esta crisis de la Covid.

Y es que España no ha sabido aún explicar la Economía del Envejecimiento y la capacidad monetaria de los mayores. Esta visión económica no trata solo de dar respuesta al mayor vulnerable -algo necesario y que debería estar más controlado y controlado por el Gobierno- sino para atender la inmensa demanda del mayor independiente, con dinero y con talento.

Así, un estudio de la Economía del Envejecimiento, del CENIE, realizado por economistas de la Universidad de Salamanca desde la fundación de esta prestigiosa institución académica, dejó claro que el poder y el dinero está en el mundo senior.

En esta perspectiva está basada la Economía del Envejecimiento que aún está a tiempo de impulsarse en España.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorRepública bananera
Artículo siguienteVenezuela es el país que ha pedido más casos de protección internacional en España
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre