lunes, 15agosto, 2022
25 C
Seville

La economía sumergida y la gran densidad de cajeros y bancos dispara el dinero en efectivo

Un estudio del Banco de Pagos Internacionales subraya que desde el año 2000 el dinero en efectivo en la zona euro se ha duplicado, y supera el 10% del PIB

María José Pintor
María José Pintor
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Los años de crisis han dejado huella en la forma de vivir la economía en España y en la UE. De hecho, la economía sumergida y la gran densidad de cajeros y bancos en nuestro país han disparado el dinero en efectivo.

España, en este sentido, con una economía sumergida muy elevada y con una distribución de cajeros y oficinas bancarias muy densa, tiene un porcentaje de efectivo sobre PIB del 22,9% y las compras con billetes y monedas sumaron 253.000 millones de euros en 2016.

Un estudio, “Payments are a-changin’ but cash still rules”, publicado por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), que lleva la  firma de investigadores de la casa, Morten Linnemann Bech, Umar Faruqui, Frederik Ougaard y Cristina Picillo, demuestra claramente que a pesar de la digitalización financiera y la continua innovación en los sistemas de pagos, la demanda de dinero en efectivo, monedas y billetes, ha aumentado en los últimos 15 años, tanto en los países desarrollados como en el resto, según informa Gonzalo Garteiz en La Celosía .

Un ejemplo de la influencia de la crisis es el de los países nórdicos. A comienzos de la primera década de este siglo, en Islandia la ratio entre dinero en circulación y PIB era del 1,2%, inferior al de Dinamarca, Noruega y Suecia, donde oscilaba entre el 3 y 4%. Desde entonces, en Suecia y Noruega cae a plomo y en Dinamarca se mantiene, pero en Islandia, país que sufrió la quiebra de su sistema financiero, que tuvo que ser rescatado, la demanda de dinero en efectivo se duplicó y ahora la ratio supera a la de Noruega y Suecia.

En España, las compras con billetes y monedas sumaron 253.000 millones de euros en 2016

Los autores apuntan también a que la mayor demanda se ha fortalecido por los bajísimos tipos de interés que hacen que el dinero no rente en el banco, lo que baja el coste de oportunidad, y su almacenamiento, apoyado además por la existencia de billetes de alto valor facial, sea fácil. Por supuesto que el incremento del parque de cajeros automáticos ha influido también en esa demanda.

 

El uso de tarjetas

El estudio indica que el valor de estos pagos con tarjeta en los países incluidos en la muestra ha pasado de representar el 13% del PIB en el año 2000 al 25% en 2016 (del 7,8 al 15,6% en la zona euro). La gente tiene más tarjetas y las utiliza más a menudo, incluso en pagos de menudeo. Desde la crisis, en los países desarrollados la media de tarjetas de crédito y débito por persona ha pasado de 1,1 a 2,5. En Suecia, país que más se encamina al abandono del dinero líquido, la media de uso de tarjeta es de 300 veces al año, frente a las 85 de la general. La proliferación de los pagos con tarjeta  ha sido fortalecida por el desarrollo de las terminales, más baratas y móviles.

Aunque el estudio no desagrega los datos de España, que quedan integrados en los de la zona euro, podemos ofrecer los aportados por el informe sobre nuestro país de Paymnts.com, que publica el Global Cash Index. España, con una economía sumergida muy elevada y con una distribución de cajeros y oficinas bancarias muy densa, tiene un porcentaje de efectivo sobre PIB del 22,9% y las compras con billetes y monedas sumaron 253.000 millones de euros en 2016.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído