miércoles, 10agosto, 2022
28.1 C
Seville

La economía de la relatividad

David Almorza Gomar
David Almorza Gomar
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

A principios del siglo veinte, Einstein presentó su Teoría de la Relatividad. “Es cierto, todas las cosas son relativas”, pensó el médico investigador Boris Pérez, “todo depende del punto de vista de la persona que observa o que vive la situación y de la manera que lo haga”.

Quizás, continuaba Boris, una de las cosas más relativas sea la Economía. “Debería existir una Economía de la Relatividad igual que existe una Teoría de la Relatividad”.

Decía esto mientras pensaba que en el año 2021 España recibiría diecinueve mil millones de euros de los fondos COVID de la Unión Europea. Para hacerse una idea de lo relativo de esa cantidad, y considerando que había cuarenta y siete millones de habitantes en España ese año, cada habitante recibiría unos cuatrocientos mil euros. “¡Qué barbaridad!”, pensó Boris, imaginando que una familia de tres miembros habría recibido más de un millón de euros. “¿Dónde acaba ese dinero?”.

Pero Boris también pensó en la crisis del 2008, y lo que costó el rescate de la banca en España: unos cuarenta mil millones de euros. Haciendo relativa esa cantidad, serían aproximadamente ochocientos mil euros por cada habitante. “Estoy dispuesto a no recibir mi parte de los fondos COVID por el bien común, pero no estoy de acuerdo en rescatar a la banca de los problemas en los que ella misma se metió”, pensó Boris. Pero nadie preguntó entonces “¿de dónde salía ese dinero?”.

Y si se piensa en países como Mali o Tayikistán, donde el salario mensual medio está por debajo de los cien euros, hablar de estos niveles de economía relativa por cada habitante, allí debe sonar a un verdadero disparate.

Cuando las cosas se hacen relativas es cuando se comprenden mejor, concluía Boris, sobre todo en economía, por eso sería conveniente hacer una Economía de la Relatividad: esa dimensión desconocida.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído