El envejecimiento de la población puede llegar a ser una oportunidad para la economía, especialmente en aquellos países con unos elevados índices de longevidad en la población. Desde el Centro Internacional del Envejecimiento, CENIE, se defiende que los mayores representan un mercado emergente y dinámico y un recurso de capital humano.

El CENIE recuerda que el aumento de la longevidad ha estimulado un crecimiento económico sin precedentes y nuevas oportunidades de realización personal. Las personas mayores suelen estar más sanas que sus homólogos de generaciones pasadas, y tratan de mantenerse comprometidas y relevantes el mayor tiempo posible.  Los avances en las biociencias ofrecen la perspectiva de una vida aún más larga, más sana y más activa.

Un mercado emergente dinámico

Con un número cada vez mayor, los adultos mayores representan un mercado emergente dinámico y un recurso de capital humano. A medida que los mercados evolucionan para satisfacer sus necesidades y aspiraciones, las oportunidades abundan.

De hecho, la economía de la longevidad está redibujando las líneas económicas, cambiando el rostro de la fuerza de trabajo, avanzando la tecnología y las innovaciones, y rompiendo las percepciones de lo que significa envejecer. Sólo en el sector de la salud, “el gris es el nuevo negro”, según un artículo de Reuters. Una corriente de nuevas ofertas en biotecnología, dispositivos, productos farmacéuticos y servicios de atención se dirigen a los consumidores de mayor edad. En Japón, los robots cuidadores, o “carebots”, causan sensación.

Cuando se trata de vivienda, transporte, entretenimiento, comida y alcohol, las personas mayores ya tienen sus monederos fuera. Se avecina una edad de oro para los servicios financieros, impulsada por un enorme aumento de los activos financieros de los hogares, predominantemente controlados por inversores mayores.  Desde los hogares inteligentes hasta los servicios innovadores, desde el aprendizaje permanente en el campus y en línea hasta las nuevas ofertas en materia de alimentos, tránsito y viajes, espera un vasto y lucrativo mercado para nuevos productos, servicios e innovaciones.

Reserva de talento

Los mayores, según el CENIE, no son sólo consumidores – son nuestro único recurso natural en aumento – sino también una reserva de talento que puede impulsar las empresas y mejorar las comunidades del futuro. “Y están listos, dispuestos y capaces”, afirman.

Los adultos mayores de hoy en día buscan un significado y un propósito, interrumpiendo las normas de jubilación y expresando un creciente interés en el trabajo y el voluntariado de por vida.

Este perfil desafía los estereotipos anticuados de los ciudadanos geriátricos que agobian a la economía.  De hecho, cuando las personas mayores participan activamente, los beneficios fluyen en todas las direcciones.

Aportan experiencia y estabilidad a sus lugares de trabajo y a sus esfuerzos cívicos, la seguridad financiera les ayuda a reforzar la economía como contribuyentes y consumidores, el compromiso mejora su propia salud y bienestar.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBanco Popular: Deloitte reconoció una valoración de 2,2 euros por acción
Artículo siguienteVox cataloga el 5G como la nueva amenaza comunista a la patria
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre