La nueva diputada electa de Vox en el Parlamento Vasco, Amaia Martínez, reconoce en una entrevista en El Correo sobre Bildu que “Si están dentro de la legalidad, no pretendo ilegalizar a nadie”. Una postura completamente contraria a la que su partido mantiene en el resto de España. Y es que la ultraderecha, igual que el PP hasta el aterrizaje forzoso de Iturgaiz, cambia su discurso cuando si viven la realidad desde dentro.

En la entrevista, Martínez también confirma que sentarse con Bildu sería complicado pero “se intentaría”.

De hecho, Santiago Abascal reclamó en su primer mitin de la campaña electoral en Euskadi  la ilegalización de los partidos nacionalistas e independentistas. Según dijo el presidente de Vox, la existencia de formaciones que “quieran romper la unidad nacional” es “una contradicción de la democracia española”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Ya, espera a que cuando gobierne el tandem PP-VOX-C’s veremos como los partidos y asociaciones independentistas son ilegalizados………….para que luego digan que España es una democracia avanzada

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre