A través de sus redes sociales, la diputada parlamentaria de JxCat ha hecho pública la situación que hoy ha sufrido en las inmediaciones del Congreso de los Diputados.

La diputada cuenta cómo ella y su jefe de prensa han sido perseguidos desde Cedaceros hasta el número 40 de la Carrera de San Jerónimo con máscaras y banderas de España. Cuenta cómo han pedido protección a la seguridad del Congreso de los Diputados para poder subir al taxi. La respuesta que les han dado ha sido: “para qué, si son policías”.

A continuación cuenta que ante la negativa por parte de la seguridad del Congreso a ofrecerles protección, con las puertas cerradas por el peligro de los manifestantes, que campaban libremente por todas partes, técnicos de JxCat y del BNG le han acompañado a subir al taxi que esperaba fuera de la zona acordonada.

Los dos Policías Nacionales que estaban en la puerta se han negado, según denuncia la diputada, a acompañarles, “a pesar de que el peligro era evidente”, afirma. Los ujieres del Congreso, sin embargo, han salido fuera del edificio con ellos y viendo la situación les han pedido que cruzasen por el túnel que une los dos edificios del Congreso, según señala Borrás.

Una vez atravesada la calle, de la puerta del Congreso a la del taxi había cinco metros escasos, pero los gritos y los insultos han sido brutales”, entre los que describe: “hija de puta” o “putos catalanes”. Los técnicos y el taxista también estaban sorprendidos ante la pasividad de la Policía Nacional del Congreso, afirma la diputada.

Laura Borras ha puesto en conocimiento de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet lo sucedido, cuando iba camino del aeropuerto en el taxi, “para hacer la denuncia” por los hechos que ha sufrido, haciendo referencia a policías que se manifestaban enmascarados, amenazándoles con bengalas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre