La Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Málaga ha acordado reclamar al Obispado que exhume los restos del aviador Joaquín García Morato. El militar, que falleció en 1939 y se encuentra enterrado desde los años 70 en la iglesia del Carmen, en el barrio del Perchel, era considerado por el bando franquista como un as de la aviación y un héroe de guerra. En realidad, García Morato puso sus conocimientos aeronáuticos y su maestría a los mandos de los aparatos que pilotaba al servicio del golpe de Estado del 36 y participó en algunos de los más sangrientos bombardeos de la aviación franquista. “Fue uno de los máximos responsables de los bombardeos franquistas sobre Andalucía, destacando los sufridos por la población civil en Jaén (el ‘Gernika andaluz’) y el asedio a la ciudad de Antequera. También colaboró con la aviación que masacró a la gente en su huida en la ‘Desbandá’. Allí, en el funesto trayecto de Málaga a Almería donde más de 250.000 personas huían de la crueldad sanguinaria de las tropas de Queipo de Llano, más de 5.000 de ellas, niños, mayores y mujeres, fallecieron agotados, con frío o fueron asesinados acribillados por tierra, mar y aire”, asegura El Plural. Por todas estas acciones de guerra el aviador fue condecorado por el general Franco.

Paradójicamente, García Morato fue víctima de un accidente aéreo tres días después del final de la Guerra Civil. Los restos mortales del militar, un gran símbolo fascista, han reposado en la iglesia del Carmen de Málaga durante todos estos años, hasta que por aplicación de la ley de memoria histórica el consistorio ha decidido la exhumación. La propuesta ha sido aprobada con el apoyo de Adelante Málaga, Partido Popular y Ciudadanos.

“El consenso progre ha votado en bloque para continuar con la emergencia profanadora de Pedro Sánchez en virtud de la totalitaria ley de memoria histórica”, ha asegurado Vox en un comunicado de prensa, donde se advierte su clara intención de hacer de esta exhumación una nueva batalla política, como ya ocurrió con el traslado de los huesos de Franco al cementerio de Mingorrubio.

“Desde Vox nos oponemos a una nueva profanación y denunciamos el apoyo de Partido Popular y Ciudadanos a propuestas como esta, cuyo único objetivo es reabrir las heridas entre compatriotas y reescribir la historia bajo un prisma totalitario”, añaden los ultras. A García Morato, nombrado Conde de Jarama en 1950, se le atribuye el derribo de 40 aviones enemigos, lo que le valió la concesión de distinciones como la Cruz Laureada de San Fernando, la más importante que puede recibir un militar. Salió ileso de 511 servicios de guerra y 56 combates aéreos, según su biografía oficial, informa eldiario.es.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha considerado que la exhumación del aviador franquista debe ser “una reflexión en el marco de la iglesia y de la familia, nada más”. Preguntado por lo ocurrido en la Comisión de Memoria Histórica del Consistorio del pasado martes, De la Torre ha indicado que “no era nada nuevo, sino enviar al Obispado los acuerdos plenarios de 2018 con la voluntad política de los grupos que entonces formaban la Corporación”.

“Es una cuestión en la que el Obispado, la iglesia del Carmen y la propia familia tendrán mucho que decir”, ha insistido el regidor, quien ha reiterado que “lo que se aprobó fue enviar los acuerdos que había de 2018, es la iglesia del Carmen donde están los restos y la familia los que tienen que hablar”.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, aseguró este pasado martes que su formación había “conseguido que el Consistorio dé el visto bueno para la retirada de los restos del aviador franquista”, una decisión adoptada en la Comisión de Memoria Histórica a instancias de su partido.

Este miércoles, Pérez ha pedido a De la Torre “que se posicione claramente sobre la retirada de los restos”. “Queremos que se cumpla la ley de Memoria Histórica, con reparación y justicia”, ha dicho, apuntando que el regidor “debe elegir entre cumplir la ley y ponerse del lado de la democracia, o en connivencia con los nostálgicos del franquismo que quieren que continúen allí los restos”.

“El PSOE y Podemos, a los que ahora se han unido PP y Ciudadanos, evidencian con decisiones como ésta la escasa importancia que otorgan a las verdaderas situaciones de emergencia que vive nuestro país: una emergencia nacional en Cataluña, una emergencia social con la situación de viudas y jóvenes, los problemas de seguridad derivados de la inmigración, la situación de los autónomos o la crisis económica inminente. Lo dijimos durante la profanación de la tumba de Franco y lo repetimos ahora: están sentando un grave precedente. De ahora en adelante, cualquier Gobierno podrá profanar las tumbas sin el consentimiento de la familia. A los muertos se les respeta, se llamen Dolores Ibárruri o García Morato”, asegura el comunicado de Vox.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre