Son ocho las vías de investigación que tiene abiertas la Policía Nacional al respecto de la desaparición de la ex deportista, Blanca Fernández Ochoa.

Un asunto, el de la desaparición de la ex campeona olímpica de esquí, está generando muchas teorías, que en gran medida podrían venir alentadas por el secretario de sumario que ha decretado el Juzgado de Aravaca.En lugar de calmar los rumores y las teorías de todo tipo, estas se han visto multiplicadas.

Ha habido información confusa. Por ejemplo: la primera llamada a la Guardia Civil, según se dijo en un primer momento, se había producido el 23 de agosto, por parte de su hija Olivia. Pero ahora según confirman, se produjo el 24.

El lunes por la mañana, un Policía Nacional aseguró que la denuncia se había puesto el día 29, y fue otro error según se publica hoy.

La alerta publicada por la Policía se hizo el día 31 a las 20.45 por petición expresa de la familia y con su autorización, proporcionando la matrícula y modelo del vehículo.

Por el momento no se sabe si fue su hija Olivia quien puso la denuncia.

Tampoco está confirmado a dónde tenía previsto Blanca ir a pasar unos días de descanso. Según se indica, ella hizo referencia «al norte», pero no especificó más. También se ha especulado con si se refería a Asturias o al norte de Madrid.

Ante la falta de datos concluyentes la Policía Nacional ha abierto ocho líneas de investigación diferentes, buscando el paradero de Blanca en distintas regiones.

Se conoce que la ex deportista hizo compra de comida en un supermercado el día 24, en Pozuelo. Y por ello, en un primer momento se consideraba la desaparición como «voluntaria».

El equipo de voluntarios que ayer se congregó en Cercedilla para buscarla en distintas rutas de la montaña ha encontrado una mochila, pero según se confirma no pertenecería a Blanca. Los restos de una tienda de campaña están siendo analizados. Sin embargo, no está resultando sencillo puesto que en el vehículo no se han encontrado restos de huellas dactilares.

El hecho de que Blanca se dejase el teléfono móvil en casa no debería suponer un hecho especialmente llamativo, puesto que era algo habitual en ella, según señalan desde su familia, concretamente Adrian Federigui, cuñado de la deportista.

Respecto al coche encontrado en un aparcamiento en Cercedilla, distintos testigos han señalado que llevaba pocas horas allí, porque el día de antes no lo habían visto aparcado. Sin embargo, otras fuentes apuntan a que según la hierba (que no ha crecido debajo del vehículo), podría haber estado allí varios días. Nada concreto por el momento.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre