Las movilizaciones y acciones reivindicativas llevadas a cabo por los sindicatos para exigir la derogación del artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores, que permitía el despido por bajas médicas justificadas, han dado su fruto con la aprobación de esta derogación en el Consejo de Ministros de ayer.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo ha señalado que “la derogación del 52 d) es el primer éxito sindical contra la reforma laboral”, mientras que la secretaria confederal de UGT, Isabel Areque considera que el Gobierno tiene que ser valiente e ir más allá derogando, con carácter de urgencia, los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012, impuesta de manera unilateral por el actual Gobierno del PP y que ha tenido efectos devastadores sobre el empleo y los derechos de los trabajadores.

El Consejo de Ministros aprobado ayer el Real Decreto Ley que deroga el artículo 52d del Estatuto de los Trabajadores que, hasta la actualidad, contemplaba el despido procedente por bajas médicas justificadas. La supresión de este precepto, impulsada desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social, responde a la necesidad de garantizar jurídicamente los derechos fundamentales de las personas trabajadoras, especialmente las que padecen alguna discapacidad, sufren enfermedades crónicas o de larga duración o que se dedican al cuidado de personas dependientes, que son, en su mayoría, mujeres.

“A partir de hoy, a nadie se le va a despedir por una baja médica justificada. El trabajo decente es un mandato internacional”, recalcó la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que añadió que “impedimos que las más vulnerables sean despedidas cuando deben ser especialmente protegidas

El Real Decreto Ley cumple además con las directrices del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en la sentencia del 18 de enero de 2018 ya había advertido a España de que la aplicación de esta modalidad de despido objetivo, por faltas de asistencia justificadas, iba en contra de la Directiva 2000/78, que prohíbe la discriminación por razón de discapacidad. Tal y como explicó Yolanda Díaz: “Con esta derogación estamos reparando una anomalía de nuestro país con respecto a los países de nuestro entorno”.

Derogar las reformas laborales es una necesidad

Como ya advirtió en su día el secretario general de CCOO, Unai Sordo, “derogar las reformas laborales es una necesidad, pero acabar con el artículo 52 d) era urgente y una cuestión de justicia.” Por ello, los sindicatos han venido desarrollando un amplio proceso de movilización, que arrancó el pasado 27 de noviembre, con concentraciones y manifestaciones en todo el país, para exigir la derogación de este artículo y denunciar la creciente utilización de esta causa de despido por parte de las empresas, tras la sentencia del Tribunal Constitucional que lo avaló.

La secretaria confederal de UGT, Isabel Areque valora que el Consejo de Ministros haya derogado por fin una de las aberraciones normativas más duras contra los derechos de los trabajadores, el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadoras que castiga con el despido a los trabajadores y trabajadoras por faltar reiteradamente al puesto de trabajo, aunque exista causa justificada. Una norma avalada por una sentencia del Tribunal Constitucional, en la que se prima el interés económico de las empresas sobre los derechos constitucionales de los trabajadores, entre ellos, el derecho a la salud.

El sindicato pide recuperar la ultraactividad de los convenios colectivos y que el convenio de sector vuelva a prevalecer sobre el convenio de empresa, dos elementos fundamentales, y en las que ya se había avanzado, en el marco del diálogo social, antes de la convocatoria de las últimas elecciones generales.

Al mismo tiempo exige acabar con la barra libre de despidos, establecida por la actual normativa y volver a recuperar la causalidad de los mismos, que deben estar debidamente justificados, tipificados, claros y negociados con la representación de los trabajadores.

El sindicato recuerda al Gobierno que es hora de recuperar el equilibrio de las relaciones laborales, y recuerda su demanda de que se deroguen las dos últimas reformas laborales, que han recortado los derechos de los trabajadores y trabajadoras, antes de negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre