He defendido en otros artículos que no me gusta la nomenclatura izquierda-derecha, pues no me parece representativa a la hora de definir qué somos los españoles y españolas, cómo nos sentimos, o con qué nos identificamos. Pero es que ya no sé cómo llamar a esta gente. En este caso, y habida cuenta que están defendiendo los mismos argumentos, me referiré a ellos como la derechaza.

Hace un par de días estuve oyendo a Albert Rivera en Murcia, donde, según él, tanto le gusta venir (supongo que dice lo mismo en todos sitios…). Su discurso es vacuo y demagógico, reducido a “somos cojonudos”, “vamos a ganar como hemos ganado en Andalucía” (curiosamente a quedar terceros se le llama “ganar”), “Pedro Sánchez es un peligro público” (como saben perfectamente todas las personas que se están beneficiando de las medidas sociales que está poniendo en marcha el gobierno socialista…), “Pedro Sánchez va a arruinar España” (como muy saben todas las personas que a partir de ahora podrán “autoconsumir” la energía que produzcan, o aquellas a las que se le ha subido el salario mínimo que cobraban…), Pedro Sánchez quiere “cargarse España” (esto pueden atestiguarlo todas las personas que le han oído decir una y mil veces que jamás habrá un referéndum de autodeterminación en Cataluña), o que “Pedro Sánchez tiene las manos llenas de sangre por ser amigo de los asesinos de Bildu” (es verdad, Pedro Sánchez quiere mucho a la gente de Bildu, un partido constitucional, por cierto…). La última tontería tiene que ver con los indultos.

Antes de hablar de indultos sería bueno recordar que el Ejecutivo de José María Aznar fue el que mayor número de indultos concedió a políticos acusados de delitos relacionados con la corrupción, 141 entre 1996 y 2004. En 1998 por ejemplo, el Gobierno redujo la condena de los condenados por el secuestro del ciudadano francés Segundo Marey, confundido por los Grupos Armados de Liberación (GAL) con uno de los líderes de ETA. También, durante el gobierno de Mariano Rajoy podemos encontrar un caso directamente vinculado con Cataluña. En febrero de 2012 el Gobierno central rebajó a menos de dos años la pena a Josep Martia Sevitje, ex alto cargo de la Administración de Jordi Pujol que fue condenado en el llamado caso Treball.

Ciudadanos se ha jactado, cuando le ha interesado, de ser un partido que “aborrece” la corrupción. Por eso se ha presentado en los últimos tiempos como antagonista del corrupto Partido Pestilente. Sin embargo, últimamente, y con el único ánimo de “tocar poder” se ha aliado con los que “tanto odiaba”, argumentando para ello que todavía hay alguien peor: Pedro Sánchez. También nació Ciudadanos con el objetivo de oponerse al Independentismo. Curiosamente, con los gobiernos del Partido Pútrido es cuando más ha aumentado el Independentismo. Lo que me gustaría oír en los mítines de Albert Rivera es cómo justificar su alianza con el Partido Porompompero, un partido corrupto y que promueve el crecimiento del Independentismo. Yo conozco la respuesta a esta pregunta, pero me gustaría verlo a él “sudar esa respuesta”. De hecho, espero que Pedro Sánchez se lo pregunte en el debate. Pero, volvamos a los indultos.

Un indulto es un perdón que otorga el gobierno cuando, después de haber sido condenado una persona, y tras haber asumido su culpa y pedido clemencia, este gobierno considera que se hace más daño con la persona en la cárcel que con ella en libertad. Yo desde aquí quiero manifestar mi absoluto rechazo a los indultos. Me parece que van contra la Justicia al tratar de “enmendar” la decisión de un juez. Si una ley se ha quedado obsoleta, o una determinada situación es generadora de injusticia en la ciudadanía, se legisla al respecto; pero mientras, la Ley hay que cumplirla. Sin embargo, no este el Planteamiento de la derechaza. A esta gente no le molestan los indultos cuando se trata de indultar a sus amigos y colegas (los corruptos, digo). No, les molestan los indultos se usan para favorecer a sus “enemigos políticos”. Pero es que tampoco es eso en realidad.

El auténtico propósito del tema de los indultos es conseguir rentabilidad política atacando a Pedro Sánchez. Acaba de pronunciarse el Tribunal Supremo exonerando al presidente por el tema de su Tesis Doctoral. Como no pueden atacarle por lo que ha hecho, intentan atacarle por lo que “no ha hecho todavía”, porque, que yo sepa, el presidente aún no ha indultado a nadie. Los que sí han indultado a gentuza corrupta han sido José María Aznar y Mariano Rajoy. No oigo a Albert Rivera decir nada al respecto. Por qué será…

1 Comentario

  1. Menudo bodrio de articulo que no puede estar más lleno de ignorancia. Otro que se autoproclamará ‘periodista’…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =