martes, 26octubre, 2021
14.2 C
Seville

La derecha (española y catalana) carga contra la mesa de diálogo

Puigdemont solo piensa en la vía unilateral, mientras Casado y Abascal no quieren ni oír hablar de entendimiento para resolver el conflicto catalán

- Publicidad -

análisis

Sánchez ha provocado que el PSOE no le interese a nadie

A nadie le amarga un dulce, dice el adagio popular. Si lo trasladamos a la política, en concreto, nadie disfruta más de un baño...

El Repaso del 25 de octubre: caso Alberto Rodriguez, simulacro en Nueva York y noticias de actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. No te pierdas El Repaso de hoy, donde analizamos el caso de...

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...

Los gobiernos condenan al planeta a un desastre climático total

Los gobiernos proyectan un aumento colectivo de la producción mundial de petróleo y gas a lo largo de las próximas dos décadas, a pesar de haber...
- Publicidad-

La detención de Carles Puigdemont en Cerdeña ha estado a punto de tirar por tierra la mesa de diálogo. Pero al menos ha servido para constatar lo tortuoso y complicado que va a resultar el proceso de negociación, en parte por la influencia de fuerzas hostiles dispuestas a impedir que el barco llegue a buen puerto. Los antecedentes históricos nos enseñan que solo los estadistas más cualificados están en condiciones de afrontar un reto semejante. Cuando De Klerk y Nelson Mandela iniciaron las arduas conversaciones para terminar con el régimen racista del apartheid, nadie daba un duro porque aquello saliera bien. Ambos líderes estaban fuertemente presionados por los suyos: el presidente sudafricano por la oposición de grupos de extrema derecha blancos cada vez más hostiles; Mandela por el rechazo de un sector negro radical que no estaba dispuesto a llegar a ningún tipo de acuerdo con los capataces que los habían esclavizado durante siglos. Al final la cosa salió milagrosamente bien y Madiba se acabó convirtiendo en el primer presidente negro de la nación.

Tras más de una década de negociaciones, el 10 de abril de 1998 los terroristas del IRA y el Gobierno británico firmaron el acuerdo de Belfast, también conocido como el tratado del Viernes Santo. Diez años de tira y afloja, de atentados y muertos, en los que las partes, presionadas por sus poderes fácticos (ejército, Iglesia y gran capital) se levantaron varias veces de la mesa de negociación dando un portazo a la paz. Ningún historiador se explica cómo aquello pudo terminar exitosamente.

No hay ninguna razón lógica, más allá del orgullo patriotero herido, para que los independentistas abandonen la mesa de diálogo para Cataluña tras la detención de Puigdemont en Cerdeña, que finalmente ha quedado libre y ha podido salir de la prisión Giovanni Bachidu, una de las más duras del país. Si negros y blancos sudafricanos y católicos y protestantes irlandeses pudieron ponerse de acuerdo (a pesar de toda la sangre que había corrido), ¿cómo no va a ser posible que catalanes y españoles, dos pueblos sobre los que no pesan antecedentes recientes de guerra y violencia, sienten las bases de una relación fructífera, pacífica y duradera?

Ayer fue un día para el pesimismo y por momentos parecía que el diálogo se iba al traste sin remedio. Con el líder soberanista en prisión, ambas partes empezaron a lanzarse mensajes negativos, acusaciones y reproches que amenazaban con erosionar el buen clima de entendimiento con el que se había abierto la mesa de negociación. La presión externa fue brutal, ya se encargó Pablo Casado de echar combustible a la caldera. Sin embargo, las aguas retornaron a su cauce con la puesta en libertad del expresident convergente y Gobierno y Generalitat volvieron a respirar aliviados. Ni a Pedro Sánchez ni a Pere Aragonès les convenía un Puigdemont entre rejas, de hecho, la reactivación de la euroorden por parte del juez Pablo Llarena suponía todo un misil en la línea de flotación de la mesa de diálogo. La decisión del magistrado instructor, entendible desde un punto de vista jurídico pero un fiasco político para el país, parecía diseñada a propósito en los despachos de Casado y su socio Santiago Abascal, siempre empeñados en hacer embarrancar cualquier tipo de acuerdo.

Durante horas de confusión, la sombra del desastre planeó sobre los partidarios del diálogo y el pesimismo sobre el futuro de Cataluña volvió a imperar de nuevo. Solo Oriol Junqueras, el gran impulsor de la vía negociadora con el Estado (quizá por eso lo llaman botifler) parecía dispuesto a mantener el tipo en los peores momentos, mientras los CDR y las asociaciones soberanistas organizaban manifestaciones multitudinarias en Barcelona y protestas ante el consulado italiano. Es cierto que el líder de Esquerra Republicana acusó a “una parte de los aparatos del Estado” de “utilizar la represión como único instrumento para intentar resolver un conflicto político” e incluso se mostró escéptico respecto al futuro del proceso negociador tras la detención de Puigdemont. Sin embargo, se mantuvo fuerte en sus posiciones: “Yo no rompería en ningún caso ninguna mesa de negociación”. Ahí salió a relucir el pacifista templado y encajador.

Diálogo en peligro

El episodio de Cerdeña ha servido para que todos se retraten y para que los negociadores confirmen que tienen al enemigo en casa: Sánchez padece a los intrigantes en el dúo Casado/Abascal; Aragonès al propio Puigdemont, un hombre resentido y echado al monte que ya solo piensa en su situación procesal y en el camino unilateral hacia la independencia, que como todo el mundo sabe solo conduce al desastre y a la melancolía. Los manuales de la negociación de conflictos políticos advierten de que los interlocutores se enfrentan a peligrosas trampas como el tribalismo, es decir, la tendencia a ver el bando propio como amigo mientras el otro es un grupo sospechoso del cual debe desconfiarse a todas horas. Pero hay más celadas y cepos, como la satanización (la inclinación a ver a la otra parte como el “malo” de la película, no solo culpable de actos malos, sino fundamentalmente malo en esencia); el moralismo (la presunción que lleva a ver al interlocutor del otro lado de la mesa como completamente equivocado, mientras que uno está en posesión de la razón); y la “llamada a la batalla”, que presupone que la negociación es una guerra que debe ganarse a toda costa. Las derechas españolas y también las catalanas soberanistas están poniendo en práctica todas estas artimañas para volar cualquier puente de entendimiento.

Hoy, a punto de resolverse el incidente de la detención de Puigdemont, las cosas vuelven a verse de otra manera. Lo más probable es que, tras comparecer en los juzgados italianos, el expresident de la Generalitat quede en libertad en los próximos días y pueda regresar a su confortable refugio en Waterloo. La batalla de Cerdeña, una isla de glorioso pasado catalanista, ha venido a confirmar dos cosas. En primer lugar, un nuevo ridículo de la Justicia española, que no ha sabido calibrar la oportunidad de solicitar el arresto y la extradición de Puigdemont justo cuando arrancaba la mesa de negociación. En segundo término, que los enemigos del diálogo están dispuestos a todo con tal de que las conversaciones fracasen y la famosa mesa quede reducida a la condición de tabla de náufragos. Sánchez y Aragonès han salvado un match ball, pero el trance ha servido para demostrar que ambos tienen por delante un camino lleno de escollos y traidores. Como tantos otros negociadores de la historia que les precedieron.  

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Pero vamos a ver, con independencia de este hecho u otro cualquiera, hay una clara traición por parte del gobierno de España en la parte de la derecha que es denominada por si misma PSOE. Todos sabemos que los indultos se han producido, no por la motivación de Sánchez, sino por la resolución del consejo de Europa y sobre todo en los términos que fue redactada y que ya han admitido sus redactores que fue moldeada durante su redacción porque aún era más dura en origen. Ahora continúa su traición al manifestar que Puigdemont es prófugo de la justicia y que debe entregarse cuando está cubierto por la legalidad, española y comunitaria todo de lo que está denunciado ante el TSUE y ahora TGUE. No hay caso ni en casa. Todo es una gran mentira y un ejercicio de falsedad y prevaricación gigantesca y permanente. Simplemente, ni hay delito en poner urnas para ese motivo y en el artículo que prohibe las declaraciones unilaterales de independencia se han olvidado escribir las obligaciones del gobierno para que este tránsito se produzca de acuerdo a la legalidad y la legislación, tambien la constitución. Como ocurrió en Canadá o reino unido.
    Es muy sencillo para la interpretación de un demócrata, pero claro; hay que serlo para todo, no sólo para los intereses republicanos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Las jugadoras de pádel se plantan en el Campeonato de España porque los chicos cobran primas que a ellas les niegan

Este año el Campeonato de España de pádel no contará con el torneo femenino. Las jugadoras se plantan porque les niegan unas primas que...

Men in Black

Como cada mañana desde que cumplió los 16, Atilano, el tío Chavos, emprende camino a la cantina. Allí, departe con otros compañeros, ellos lo...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Las jugadoras de pádel se plantan en el Campeonato de España porque los chicos cobran primas que a ellas les niegan

Este año el Campeonato de España de pádel no contará con el torneo femenino. Las jugadoras se plantan porque les niegan unas primas que...

Men in Black

Como cada mañana desde que cumplió los 16, Atilano, el tío Chavos, emprende camino a la cantina. Allí, departe con otros compañeros, ellos lo...