La Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en París el 10 de diciembre de 1948, proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Así, la Declaración cumple 70 años como el ideal común para pueblos y naciones, pero la mayoría de los ciudadanos desconoce estos derechos y cómo se violan diariamente en todo el mundo. Es el documento en el mundo más traducido, hasta en un total de 500 idiomas.

La igualdad, justicia y dignidad son las bases de la Declaración

En estas siete décadas se ha reforzado la dignidad de millones de personas, se han prevenido sufrimientos indescriptibles y se han echado los cimientos de un mundo más justo. Aunque sus promesas aún no se han cumplido cabalmente, el hecho mismo de que haya resistido el paso del tiempo es una prueba de la duradera universalidad de sus valores de igualdad, justicia y dignidad humana.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con distintos antecedentes jurídicos y culturales, trata de devolver la dignidad, aunque no siempre lo consigue, a cada ciudadano del mundo.

La Declaración Universal –el documento más traducido del mundo, disponible en más de 500 idiomas- es tan pertinente en la actualidad como lo era el día de su proclamación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPredicciones
Artículo siguienteDos monjas roban medio millón de dólares para jugárselo en Las Vegas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here