La Cruz de Wyoming

El bien merecido sueño de sus muertos

0

A Quevedo le gusta eso del mundo del revés que, aunque en francés sea soñado (“rêve”), en español es una pesadilla. Y España es Quevedo en todo lo malo. Menos pedante, podría decir que me siento un poco como Gene Hackman en el Poseidón caminando por los techos y mirando cielos de suelo seco bajo agua en un barco náufrago no hundido… ¡Dios, ven!

PRIMERO: Se está instalando entre nosotros la desvergüenza disfrazada de realismo fascista o de suarrelismo pseudoizquierdoso. No imagino una Francia ofreciendo imagen orgullosa del régimen de Vichy o una Alemania sacando pecho por un Hermann Göring, quemado y esparcido por un río para evitar peregrinajes. Que la democracia española, señores y señoras del Legislativo, Ejecutivo y Judicial, no haya puesto Justicia todavía en lugares donde se venera la bardomera espumeante de un régimen filonazi y con más de 140.000 desaparecidos, es sólo una cuestión de miedo puro y duro… Nos indigna la “obediencia debida” que se esgrimió para la dictadura argentina… nos provoca desprecio el país de Trump y ¡resulta que allí los jueces le paran las leyes xenófobas! Y ¿dónde coño está la intelectualidad hispana en estos tres poderes, supuestamente separados, comprometida con sus ideas y luchando por la Justicia?

¡Noooooooooo…!!!! Aquí no hace falta, Spain is different, ya lo dijo ese gran demócrata que participó en Gobiernos ilegítimos que firmaban penas de muerte sumarísimas. Que los abogados de la Transición, dado que para poder ejercer habían jurado los principios del Movimiento, no terminaran de despegarse de la dictadura es hasta comprensible. Pero que España hecha una piña no haya pasado después la página de la rebelión militar y la posterior dictadura no sólo es una vergüenza sino un peligro, porque financiando con el dinero (público) de la víctimas panteones de criminales históricos estamos verdaderamente insultando a esa España de bien que no mataba, que no se levantó, que no persiguió, que sólo quería vivir con dignidad y sufrió la reacción de quienes, con siglos de opresión a sus espaldas, no quisieron ni dar pan ni letras a los siervos de la gleba, en un país que no sacó provecho intelectual del Renacimiento por la Contrarreforma, que no sacó provecho del Imperialismo por el absolutismo corrupto de los validos y que no tuvo ni Ilustración ni Revolución Industrial por una Monarquía dispuesta a explotar la empresa y disputar la sucesión a cualquier precio, incluso cediéndosela a Primo de Rivera (padre, no al amigo de Lorca).

Gentuza hubo en la España de la República, seguro que mucha, la cuestión es que históricamente la España Nacional fue una hijoputez totalitaria en su esencia, que es algo totalmente diferente. Qué vergüenza estos pensadores que hablan de una Tercera España que no participó de la refriega y fue víctima… La Tercera España sólo sirve para lavar conciencias y seguir cobrando en las mesas redondas de las grandes editoriales, ¿se atreven a meter ahí a Juan Ramón Jiménez, que lo perdió todo, hasta la razón, o a Max Aub, que volvió y se fue sin reconocer a su propia tierra? Ojalá sus espíritus los mortifiquen de madrugada…

No Wyoming, no, tú no puedes ser procesado por esgrimir una verdad histórica (aunque sea de cachondeo) porque entonces estamos resucitando la dictadura, más viva que nunca otra vez. Tan viva como que ya no se puede discutir con ella, que chulea de nuevo a quienes no comulguen. Por cierto, Juan Ramón Jiménez escribió glosando una foto de Franco y sus generales literalmente: “Los defensores de la ‘Civilización cristiana occidental’. Chulería y taberna. La Chulapona y los bajos. Coro”. ¿A qué espera la Fiscalía para actuar? Una prueba caligráfica, y sé lo que digo, podría demostrar que el comentario está escrito tras la muerte de dos de ellos, al menos, QEPD.

SEGUNDO: La prueba de la metamorfosis samsiana inverosímil de esta España calcetín (vuelto) la vamos a ver en el PSOE. Propongo un ejercicio, supongamos que se impone por votos Pedro Sánchez (el neurótico Saulo del socialismo que no convence como ningún neoconverso), ¿el sector oficialista se pondrá a su disposición?, ¿los militantes felipistas, digo susanistas, esbozarán su mejor sonrisa y trabajan en colaboración con “hijaputas” de ésas que entre ellos juzgan? Voy a decir algo doloroso y difícil de admitir, pero real, y lo saben, si gana Pedro Sánchez una parte de los votantes tradicionales del PSOE y de los militantes derrotará hacia el Partido Popular porque es el único partido que defiende ideas parecidas, no iguales, pero de espíritu similar… y eso va a ser tan difícil de asumir que va a provocar una fractura mortal en el partido y en nuestro país… y lo saben. Atado y bien atado. Si Franco levantara la cabeza, se acostaría otra vez en el bien merecido sueño de todos sus muertos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre