Los españoles se han vuelto más ahorradores debido a la pandemia de la Covid-19. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de ahorro se ha situado en el 22,5 % de la renta disponible entre los meses de abril a junio, alcanzando los 60.204 millones de euros, frente a los 36.856 millones de euros del segundo trimestre de 2019.

La dificultad para consumir muchos bienes y servicios debido a las distintas medidas de confinamiento de las comunidades autónomas provocada por la evolución de la pandemia. Otra de las razones por las que se ha retraído el consumo es ante la posibilidad de perder el empleo.

El bolsillo de los hogares ha crecido, marcando cifras históricas de ahorro en el segundo trimestre del año, que superan en más de diez puntos a la máxima registrada, que fue de 12,1 % y se logró durante el segundo trimestre de 2009, a raíz de la anterior crisis económica.

A pesar de que la destrucción de empleo alcanzaba cifras máximas o los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) siguen manteniéndose, una buena parte de los hogares que conservaban su trabajo ingresó más de lo que gastó.

Durante este periodo, que coincide con el estado de alarma en vigor, los ingresos se recortaron un 8,8 %, hasta los 193.460 millones de euros, después de que la remuneración a cobrar por los asalariados se redujera un 14 %. Sin embargo, los gastos cayeron incluso más: hasta los 133.222 millones de euros, un 23,9 %.

El valor añadido bruto generado por el sector Hogares disminuye un 18,0% en el segundo trimestre respecto al mismo periodo de 2019. El excedente de explotación y renta mixta bruta del sector bajan un 16,4%.

Si se tiene en cuenta la disminución en la remuneración a cobrar por los asalariados (14%) y la evolución del saldo neto de rentas de la propiedad a percibir (intereses, dividendos, etc.) por el sector, se obtiene una reducción del 17,8% en su saldo de rentas primarias bruto.

Considerando además el comportamiento conjunto de los flujos de distribución secundaria de la renta (impuestos sobre la renta y el patrimonio, cotizaciones y prestaciones sociales y otras transferencias corrientes), se llega a que en el segundo trimestre de 2020 la renta disponible bruta de los hogares disminuye un 8,8%, hasta 193.460 millones de euros.

El gasto en consumo final de los hogares se estima en 133.222 millones de euros, con un descenso del 23,9% respecto al mismo trimestre del año anterior. Con ello, el ahorro del sector se cifra en 60.204 millones (en el segundo trimestre de 2019 fue de 36.856 millones).

De esta forma, la tasa de ahorro de los hogares se sitúa en el 31,1% de su renta disponible, frente al 17,4% del mismo trimestre del año anterior.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre