Boris Johnson prorrogó durante cinco semanas la inactividad del Parlamento británico y tras dos posicionamientos judiciales previos, contrarios entre sí, hoy la Corte Suprema ha dictaminado que fue ilegal.

La magistrada Lady Hale ha señalado que «La decisión de aconsejar a Su Majestad para que prorrogase la suspensión del Parlamento fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir la capacidad del Parlamento para llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable».

La decisión ha sido unánime por parte de los 11 jueces que conforman el tribunal. La decisión sobre la suspensión de la actividad parlamentaria deviene nula, y por lo tanto sin efecto. Quedan suspendidas por lo tanto el consejo a la Reina como la Orden del Consejo que suspendió oficialmente la actividad parlamentaria.

Por su parte, el Presidente de los Comunes, John Bercow ha acogido positivamente el fallo y ha señalado que el Parlamento «debe reunirse urgentemente».

Una sentencia histórica que marca un giro en el devenir de la actualidad política de Reino Unido.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre