Han sido centenas de millares de mujeres y hombres en México que se sienten consternados por la muerte de una mujer libre como lo era Marbella Ibarra. Sin embargo, la prensa amarillista mexicana y de otros lugares machistas y excluyentes del mundo, incluidas Europa y España,  no ha dejado de decir que «la mataron porque era lesbiana», o que «no era una mujer que anduviera precisamente en misa». El artículo de ayer de Diario16 tiene razón cuando afirmaba que el machismo trata de acallar las voces de las mujeres mexicanas que luchan por la igualdad real. En concreto, Manuel Domínguez Moreno escribía que «la propia personalidad de la asesinada es la mejor muestra de cómo hay una reacción del patriarcado para evitar que lo que ya es un movimiento imparable se convierta en una realidad. Con argumentos no saben hacerlo —-porque no los tienen—, así que utilizan el poder de la fuerza como método de amedrentamiento, aunque con ello sólo destapen la verdadera personalidad de criminales machistas que tienen».

Esto hace pensar que es urgente la construcción de nuevas masculinidades. Lydia Cacho da en el clavo cuando afirma que  «resulta más fácil callarlas, pero el punto es que no podrán asesinarnos a todas, así que lo más sensato e inteligente es pensar cómo van a darnos el lugar que merecemos, aunque les cueste perder “privilegios” garantizados por tantas generaciones de patriarcas» . El feminismo está más fuerte que nunca, y con lideresas aliadas como Lydia y hombres que luchan día a día por la igualdad desde el reconocimiento de la misma, las conciencias seguirán despertando.

1 Comentario

  1. Disculpe, me puede pasar los links de los titulos amarillistas? Estoy haciendo un trabajo sobre feminicidios y como la prensa amarillista le echa la culpa a la mujer y no a quien hizo el acto

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre