Son 130 noches seguidas de manifestación pacífica en La Meridiana en Barcelona. Una concentración de personas cruza lentamente la calle y se queda, cada noche, para protestar por la represión que está sufriendo el independentismo catalán.

Ayer contó con la presencia del cantautor y activista Lluis Llach y la concentración duró algo más de dos horas. Desde el pasado 14 de octubre, día en que se hizo pública la sentencia contra los líderes del procés del 1 de octubre, cientos de personas acuden puntualmente a la cita.

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado estos días que tomaría medidas contra estas concentraciones. Las reacciones han sido inmediatas, denunciando el comportamiento de una alcaldesa que tuvo sus inicios, precisamente, en los movimientos pacíficos de protesta. Y curiosamente, desde el Ayuntamiento barcelonés se ha pedido a la Guardia Urbana que acabe con estas concentraciones o se encargue de que se realicen en otro lugar «donde molesten menos». Y de este modo se hizo el traslado de la petición a la Consejería de Interior, donde se encuentra a la cabeza el Consejero Miquel Buch. Quedaba por conocer la respuesta de este consejero, del que piden su cabeza una y otra vez por la actuación de los Mossos y por las decisiones y campañas que se han venido realizando. La última, defender el deporte femenino con un cartel en el que aparecen distintos cargos del Govern tapándose un ojo: una desafortunada campaña que evidencia lo lejos que están los políticos de la realidad social. Y es que, Roger Español perdió precisamente un ojo a causa de un balazo de goma por parte de un agente de la Policía, y esta campaña, visualmente, invita a recordar aquella barbarie.

Por parte de la Consejería de Interior se ha rechazado actuar en la línea en que proponía el Ayuntamiento de Colau. Ante las declaraciones que hiciera el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, donde afirmaba que se estaba produciendo un «uso y abuso del derecho de manifestación», el Consejero Buch ha contestado que «si no hay riesgos para las personas o los bienes, no podemos hacer nada». Ha añadido en este sentido que «la ley es muy clara: los derechos de reunión y manifestación están recogidos en la Constitución».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre