El pasado 21 de abril vecinos y miembros del grupo político Se Puede Villarrobledo (SPV), confluencia de Podemos en la localidad albaceteña, comparecieron para denunciar el informe de calidad del aire que ha elaborado la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en los últimos meses sobre la situación de la contaminación atmosférica de Villarrobledo. “El informe dice que todo está bien, que el aire está limpio como en los Alpes Suizos”, indicaron algunos vecinos.

Miryam Mondéjar, coportavoz municipal de SPV, detallaba el informe que ha recibo el grupo hace un mes y en el que se analizaban unos indicadores “planos y neutros en los que no se aprecia signo alguno de contaminación” y señalaba que durante el período de instalación del medidor, éste, ha tenido averiado el indicador de partículas la mitad del tiempo y, además, su análisis ha coincidido con el temporal Filomena y sus consecuencias, lo que paralizó completamente la industria contaminante. “Aún así el informe indica que los Óxidos de Azufre presenta niveles anormalmente constantes” lo que les hace dudar de la eficacia del medidor.

Este informe, al que los vecinos han bautizado como “Informe Ceniza”, según Miryam Mondéjar “se opone al sentido común de lo que vivimos en el barrio”, y añadía “nos parece insultante: no puede ser que los edificios estén negros, que llueva ceniza, que huela horriblemente y que nos digan que todo está en orden”. Desde SPV han exigido a la Junta la repetición del informe para garantizar el estado de la localidad.

Por su parte, David Melero, un vecino de esta localidad, se unía a la denuncia pública para indicar que la vecindad está unida contra el problema y hacía referencia a los numerosos y graves problemas de salud que acarrean las gentes del barrio San Antón. “No tenemos un problema con la empresa, sabemos que genera trabajo, lo que queremos es que se traslade, que se vaya a su sede de la carretera para que deje de contaminar el barrio”, dijo Melero quien, junto a otro grupo de jóvenes, están llevando a cabo estudios sobre la situación atmosférica en el barrio y en la localidad. Situación esta a la que también se sumaba Eva Mondéjar, vecina y madre del barrio que denuncia “tengo casi 40 años y no he conocido otra cosa. Las casas están negras, llueve ceniza y ahora nos dicen que todo está en orden. Es vergonzoso. Ni quiero esto para mis hijos ni para los hijos de nadie”

En relación con la afección de la contaminación en la localidad, Pilar Lambies, vecina de uno de los barrios más alejados de la industria, denunciaba que “este problema llega a mi casa, vivo cerca del hospital, a varios kilómetros y lo sufrimos también. A veces huele muy mal y cuando salimos a pasear rasca en la garganta; es un olor que da hasta tos.” Añadía, además, que “cuando hemos asistido a los institutos de la localidad lo hemos hecho sufriendo el olor y la contaminación.”

Por último, Mario de la Ossa, concejal de SPV denunciaba el silencio por parte del gobierno de la Junta y del gobierno municipal de Villarrobledo sobre los que dice no saber “qué intereses tienen para querer callar un problema tan grave” y es que, según indicaba De la Ossa “cuando el PP instaló el medidor de la Junta lo hizo anunciándolo en prensa y redes; les faltó decir por favor y gracias a la empresa, pedirles que dijeran dónde y cuándo poner el medidor” En relación a los resultados del informe dice no estar sorprendido por los mismos “Amalia Gutiérrez y Valentín Bueno parecen los abogados defensores de la contaminación: lo único que han hecho con este tema ha sido informar de la instalación del medidor.”

De la Ossa indicaba que este problema viene de largo, han sido varios gobiernos los que han pasado de puntillas sobre la situación sin remediarla. De la Ossa indicaba el esperpento que vivió cuando el alcalde socialista Alberto González presentó un informe de ruidos para tratar de defender al barrio de la contaminación atmosférica. “Son cómplices del problema y de la falta de situación: unos y otros, rojos y azules, la junta y el Ayuntamiento. Basta ya.”

En relación al medidor, indica el concejal, se cursó solicitud para su instalación tras la primera propuesta de SPV hace ya 6 años, tiempo, éste, que han tenido que esperar hasta que la Junta lo ha instalado durante menos de 2 meses “han jugado con dinero público y recursos de todos malgastando el esfuerzo de esta estación de calidad” y concluía “qué intereses tendrá la Junta y el Ayuntamiento de Villarrobledo para callar sobre este tema, para abandonar a todo un barrio a su suerte y no hacer nada contra la contaminación, ¿para quién gobiernan?”. Fuentes de SPV aseguran que están trabajando para mantener viva la lucha contra la contaminación hasta, según indican “logren que la industria deje de contaminar el barrio y el municipio; es necesario cerrar la cicatriz que nos marca”.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre