La Conferencia Episcopal ha querido poner en valor la labor de la Iglesia en plena pandemia. Así ha puesto en marcha la iniciativa #10de10 y ha elegido, entre los diez mejores proyectos religiosos, el del cura rojo Emiliano Tapia de Salamanca, por su labor en un huerto de ocho hectáreas que da trabajo a personas en exclusión y especialmente a quienes ya no tienen más oportunidades.

Un reconocimiento que Tapia acepta sin mucho entusiasmo porque prefiere hablar con Diario16 de que ninguna de las 27 personas acogidas en su propia parroquia, y que trabajan en estos huertos solidarios, tienen derecho al ingreso mínimo vital. Aún así, lo solicitarán para que Tapia pueda mostrar a la Administración que esta medida, “que sí que ayuda a gente, pero no da una oportunidad a los que ya están fuera del sistema”. Se trata de los desheredados de la tierra que este sacerdote tiene en su proyecto del barrio salmantino de Buenos Aires.

Este sacerdote salmantino acoge a personas en riesgo de exclusión ofreciéndoles empleo en un huerto solidario cuyos productos son la base de los menús de un cátering que distribuye más de 500 comidas en toda la provincia. Ésta es una de las diez historias de la iniciativa Una Iglesia, 10 historias #10de10 Somos Iglesia las 24 horas, los 7 días de la semana, impulsada por la CEE, COPE, y Ecclesia desde la Conferencia Episcopal.

Según publica la web de la propia Diócesis de Salamanca, a pocos días de concluir el Estado de Alarma, surgió: Una Iglesia, 10 historias, una iniciativa de la CEECOPETRECE y Ecclesia con la finalidad de poner de manifiesto la respuesta conjunta que la Iglesia ha dado en medio de las dificultades del coronavirus a través de diez historias concretas.

Aventura

Hablar de estas historias, es hablar del proyecto del sacerdote Emiliano Tapia en Salamanca. Desde el año 1996 su vida ha estado muy ligada al campo con el objetivo de atender personalmente a personas sin recursos. La aventura arrancó con cerca de 4.500 m² en los que podían sembrar y ahora ya cuentan con alrededor de ocho hectáreas: “A nosotros todo este tema de la pandemia no nos ha pillado desnudos, nos ha pillado organizados”, dice el “cura rojo”.

Están muy acostumbrados a un trabajo que en tiempos de confinamiento, ha permitido servir casi 500 comidas al día en diferentes caterings de la provincia. Muchas de las personas que han recibido estos menús diarios han sido mayores.

Pero la historia de Emiliano no acaba aquí. ¿Quiénes trabajan esas tierras? Personas en riesgo de exclusión social en estas tierras que estaban prácticamente abandonadas y que han cedido al proyecto. El porqué de esta elección lo explica el pasado de Emiliano Tapia. Él es párroco en el Barrio de Buenos Aires de Salamanca. Una zona golpeada por el narcotráfico. También ha estado cientos de veces en la cárcel de Topas para atender pastoralmente a los reclusos. Conoce bien esas realidades y por eso, a través de ese gran huerto solidario, busca darles una nueva oportunidad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre