La Comunidad de Madrid descarta cerrar “la residencia de los horrores” Los Nogales

Mientras la Justicia investiga para procesar a los cuidadores maltratados, el. PP no contempla más que sanciones económicas y administrativas

Empujones, insultos, amenazas y meneos eran habituales entre algunos de los trabajadores de la ya conocida como “residencia de los horrores”, la de los Nogales. Sin embargo, la Comunidad de Madrid no prevé, por el momento, el cierre del centro y mientras espera los pasos que dé la Justicia contra los tres trabajadores investigados, se limitan a sanciones administrativas y económicas.

La residencia sigue abierta. Nadie se explica por qué, tras las imágenes de vídeo que todos hemos podido contemplar, sigue abierta.

Se trata, además, de una residencia cara y para mayores con alto poder adquisitivo.

Según ha podido comprobar diario16.com, en la residencia se sigue actuando con normalidad y con algún refuerzo de personal por si aparece alguna inspección sorpresa tras el revuelo causado por los vídeos en los que se demuestran los malos tratos a una anciana.

Residencia con precios de lujo para un final atroz

Mientras, retumban en la cabeza las imágenes, presentadas ante la Fiscalía en formato vídeo por el hijo de una de las ancianas maltratada y ya fallecida,

En ellos, Mónica M. P, Bryan Israel N. C. y María Josefa T. L, tres investigados y ya extrabajadores de la Residencia Los Nogales Hortaleza, una de las once residencias que tiene la empresa en la capital española, hacen las peores tropelías con dos ancianas del módulo de enfermos. Les zarandean, les pegan, les retuercen el pecho, les amenazan con «arrancarles la cabeza», les insultan e incluso les asustan diciéndoles que va a ir el demonio para llevárselas al infierno. Todo en un clima de risas compartidas, mofándose en todo momento de las dos internas. Además, según denunciaron otros trabajadores de la residencia que hablaron con este diario, todas estos abusos se realizaban bajo la aprobación de las jefas de planta y de la directora del centro, que conocían en todo momento como se trataba a las víctimas.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl disputado voto de la izquierda en las provincias pequeñas
Artículo siguienteCómo acabar con las cloacas del Estado
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre