lunes, 16mayo, 2022
23.7 C
Seville

La ciberguerra sacude los pilares de las democracias occidentales

El espionaje a líderes europeos como Sánchez, Macron o Johnson hace saltar todas las alarmas en la Unión Europea

- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 16 de mayo: Turquía cierra el paso de Suecia a la OTAN, Eurovisión en Mariúpol y portadas principales

En El Repaso analizamos las principales noticias de los distintos medios de información. La versión en audio puedes escucharla en el canal de Telegram. El...

De la farsa de Podemos o de cómo hace el ridículo la izquierda en Andalucía

Haber observado, atónita, los enredos, tejemanejes, contradicciones y estupideces que se han producido en las formaciones que se autodenominan de izquierda, para presentar la...

Una crisis capitalista sin precedentes, diferente a las anteriores

EEUU, centro del sistema capitalista mundial, está en crisis mayor; y el sistema capitalista  en su conjunto está inmerso en la peor y más...

Macarena Olona, una andaluza de Alicante de pura cepa

La candidata de Vox a la Junta de Andalucía, Macarena Olona, se empadronó en una casa del presidente de Vox en Granada Manuel Martín...
- Publicidad-

Quienes le conocieron dicen que Rubalcaba no usaba smartphones porque estaba convencido de que eran cacharros altamente inseguros. Don Alfredo no usaba teléfonos inteligentes. Él era el inteligente. Hoy toda Europa tiembla tras el estallido de la guerra cibernética total. Macron, Sánchez, Merkel, Johnson… Ministros, eurodiputados, diplomáticos, funcionarios… La nómina de presuntos espiados crece día a día. “Pero, ¿quién está detrás de Pegasus?”, se preguntan unos alarmados. “¡La democracia está en peligro!”, exclaman otros aterrados. La neurosis del espionaje se extiende por todas las cancillerías, nadie se siente a salvo, la paranoia es más contagiosa que el peor de los virus.

Ahora, por fin, Bruselas empieza a tomarse en serio el problema y anuncia comisiones de investigación a diestro y siniestro. A buenas horas. Las instituciones europeas llevan años sufriendo ataques hackers, intrusiones malware, bloqueos en sus sistemas de seguridad más sensibles y vulnerables. Acciones que pueden acabar colapsando un país. Por lo visto, nadie hizo nada ante la más seria de las amenazas. Durante décadas, los espías informáticos (muchos de ellos al servicio de Putin) se han paseado como Pedro por su casa por los servidores de la Unión Europea, de la Casa Blanca, del Pentágono y hasta de la NASA. Hay quien cree que los piratas informáticos han llegado a tener en sus manos incluso el botón del maletín nuclear.

España, cuyo escudo informático defensivo es tan endeble como un muro de nata, también viene sufriendo estas intromisiones de la nueva guerra de guerrillas tecnológica. Se sospecha que los hombres de Putin, los cerebritos del KGB, han bloqueado y puesto patas arriba, y no en una ocasión sino varias veces, todos los servidores habidos y por haber. Se han colado en los ordenadores de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, han violado los protocolos de seguridad de Defensa, hasta han hackeado los archivos de la Policía. Nada que funcione con chips, cables y comunicaciones vía satélite se les resiste.

Los gobernantes occidentales habían vendido a sus ciudadanos el cuento de que todo estaba bajo control. Han tratado de convencernos de que esto de la ciberguerra era cosa de los traviesos muchachos antisistema de Anonymous, de unos gamberros conspiranoicos con unas cervezas de más, de unos introvertidos adolescentes con sudadera, capucha y granos en la cara muy adictos a la PlayStation y a vivir en un garaje. Aficionados antisociales enganchados al ordenador que no tenían nada mejor que hacer el sábado noche que ver webs porno y andar hurgando en las entrañas de los gobiernos para desencriptar la sopa de letras de los códigos nucleares. Nada más lejos. Ahora comprobamos con estupor que nos enfrentamos a auténticos terroristas del espionaje virtual al servicio de siniestros intereses políticos, un ejército de hackers mucho más poderoso que los tanques rusos embarrancados en Ucrania.

Lo de Pegasus huele que atufa a un nuevo frente abierto de esta Tercera Guerra Mundial en la que estamos metidos hasta el cuello, aunque no lo queramos asumir. La “guerra híbrida”, como dicen los sesudos analistas y expertos en seguridad internacional. Una forma de entender el conflicto bélico en la que todo vale: la insurgencia o rebelión popular, los virus propagados de forma intencionada, el terrorismo internacional, la desestabilización política, la propagación del odio, el bulo y la desinformación en las redes sociales, la batalla comercial, el lawfare u ofensiva judicial, el pucherazo electoral a distancia y la inmigración descontrolada como arma de destrucción masiva entre estados enemigos. En el mundo globalizado, el aleteo de una mariposa provoca un terremoto al otro lado del mundo; un periodista que publica una noticia en cualquier parte del planeta es capaz de derribar un lejano Gobierno de la noche a la mañana. Que se lo pregunten si no a los colegas de The New Yorker que han destapado el Catalangate sin necesidad de haber pisado Cataluña, ni tener pajolera idea de quién es Carles Puigdemont, ni de saber por qué demonios el mundo indepe coloca el retrato de los Borbones boca abajo desde la batalla de Almansa de 1707.

El empleo de las nuevas tecnologías para acabar con un país es una forma más de la guerra moderna, de esta extraña y distópica guerra híbrida de todos contra todos en la que se encuentra inmersa la humanidad. “Nos preocupa mucho, no solo ahora que han espiado el teléfono del presidente, también antes”, se defiende el ministro Bolaños. Falso, rotundamente falso. Hasta anteayer, todo esto del ciberespionaje les parecía cosa de las novelas de Tom Clancy o John le Carré. No invirtieron suficiente dinero para tapar los agujeros y brechas en la seguridad nacional, se relajaron y se olvidaron de las reformas necesarias. Por pereza, lo delegaron todo en los viejos espías del CNI, un organismo que ya sabemos cómo funciona (si es que funciona, porque ese mundo es tan hermético y secreto que nadie sabe lo que pasa realmente allí dentro). Los servicios de inteligencia deberían ser el último bastión para garantizar la seguridad de los ciudadanos y se ha convertido en un gueto cerrado y oscuro que está consiguiendo precisamente todo lo contrario: comprometernos a todos y tenernos constantemente en vilo.

Lo peor de todo, ahora que estalla la crisis, es que las preguntas sin respuestas se acumulan encima de la mesa. Seguimos sin saber si el CNI utilizaba el programa Pegasus para espiar independentistas, cuánto tiempo trabajó con esta herramienta intrusiva y si se usaba bajo mandamiento judicial; seguimos sin que nadie nos explique para qué nuestro Gobierno compró este poderoso spyware creado por la firma israelí NSO, o sea la gente próxima al Mosad; y sobre todo seguimos sin que nadie nos aclare por qué el PSOE, a esta hora, sopesa votar en contra de una comisión parlamentaria de investigación mientras su socio en el Ejecutivo de coalición, Unidas Podemos, la reclama con insistencia. Los socialistas argumentan que prefieren esperar a las explicaciones de la directora del CNI, Paz Esteban López, en la comisión de secretos oficiales. Poco o nada debemos esperar de esa comparecencia. Nada que pueda afectar a la seguridad del Estado será revelado en esa ni en cualquier otra comisión. En España, cuando los servicios de inteligencia se meten por medio siempre se acaba echando tierra encima. El pueblo español lleva desde 1981 pidiendo las cintas secretas del Cesid sobre el 23F y ahí nos hemos quedado, con las ganas de saber qué pasó. Solo a través de investigaciones periodísticas, de historiadores y novelistas hemos podido conocer que el tejerazo fue la consecuencia del proceso de nazificación o fascistización del Ejército español. Curiosamente, un fenómeno que hoy, alentado por el auge de la extrema derecha, vuelve a repetirse tristemente y al que nadie presta la debida atención.  

Solo hay una forma de sanear nuestra enferma democracia: luz y taquígrafos. Llegar hasta el fondo del turbio asunto Catalangate. Dimisiones, juicio a los responsables de las escuchas ilegales (caso de que los haya) y limpieza en profundidad de las cloacas. No vemos otra manera de acabar con este cáncer. Pegasus cabalga sin control, las democracias occidentales tiemblan. Estamos en guerra contra un enemigo invisible. La mano negra de Putin, gran símbolo de las autocracias totalitarias, se presiente en todas partes.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Saludos Cordiales

    Me parece tan simplista escribir un buen artículo para acabar echando de todo la culpa al mismo.

    CIA, MI6, MOSAD entre otros muchos son Agencias respetuosas de la privacidad? No nos quieras hacer más ignorantes de lo que ya somos.

    Todos espian a todo el que pueden, las decisiónes que toma Sanchez nos indica quién Si y quién No le hace Chantaje.

    A los nacionalistas catalanes claro que hay que espiarles y vigilarles, son delincuentes que abiertamente han dicho que quieren robarse el territorio mas rico de españa, y planeaban segun escuchas, meter tropas extranjeras en el pais, menuda banda de traidores. Que les pinchen micros hasta en los talones o sino que los encierren.

    Ahora, escuchas a lideres extranjeros de momento es EEUU el que tiene antecedentes, dejemos de usar a Putin para justificar todos los delitos de Occidente, ya cansa.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Mateo Morral, Madrid y los atentados reales

Son muchos, variados y luctuosos los acontecimientos en la historia de mayo. Recuerdo uno que sucedió en Madrid. Corría el año de 1906 y...

El inminente retorno de Juan Carlos I provoca escalofríos en la Casa Real

El regreso del rey emérito a España es cosa de días. El periodista Fernando Ónega, un hombre habitualmente bien informado sobre asuntos de Zarzuela,...

Un estudio señala a la falta de omega-3 como posible causa de acné

El acné afecta a unos 23 millones de personas en Europa. En algunos casos se trata de algo pasajero, pero en otros, el problema...

El software Pegasus y la nulidad del juicio del procés

Los cimientos de nuestro estado de derecho han sufrido un terremoto de magnitud incalculable. La trama de espionaje más extravagante de la reciente historia...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

Sale a la luz el informe del Consejo Interterritorial de Salud de noviembre del 21 que reconoce los aspectos negativos del Pasaporte Covid en...

La Asociación Liberum ha informado hoy sobre la publicación del informe relativo a la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial de Salud (pasaporte Covid-19)...

Fuimos esenciales y ahora somos invisibles

Principios del año 2021. Bomberos, guardias civiles, trabajadores sociales, enfermeros, profesores, policías y demás cuerpos esenciales de estado español fuimos citados para la vacuna...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

El Ministerio de Sanidad niega la existencia de un informe que sí ha sido presentado por la Consejería asturiana sobre la valoración del pasaporte...

Esta mañana, en Diario16.com informábamos de la noticia relativa al informe del Consejo Interterritorial de Salud celebrado en el mes de noviembre de 2021...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Mateo Morral, Madrid y los atentados reales

Son muchos, variados y luctuosos los acontecimientos en la historia de mayo. Recuerdo uno que sucedió en Madrid. Corría el año de 1906 y...

El inminente retorno de Juan Carlos I provoca escalofríos en la Casa Real

El regreso del rey emérito a España es cosa de días. El periodista Fernando Ónega, un hombre habitualmente bien informado sobre asuntos de Zarzuela,...

Un estudio señala a la falta de omega-3 como posible causa de acné

El acné afecta a unos 23 millones de personas en Europa. En algunos casos se trata de algo pasajero, pero en otros, el problema...

El software Pegasus y la nulidad del juicio del procés

Los cimientos de nuestro estado de derecho han sufrido un terremoto de magnitud incalculable. La trama de espionaje más extravagante de la reciente historia...