El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testificó el martes en una sesión conjunta de dos comisiones del Senado para aclarar el escándalo por la masiva filtración de datos personales de millones de usuarios de la red social. Fue la consultora Cambridge Analytica la que tuvo acceso a la información privada de unos 87 millones de usuarios. Estos datos llegaron al equipo electoral de Donald Trump que aprovechó esta información para segmentar a sus votantes durante la campaña electoral a la presidencia. A este conflicto, se suma la difusión de propaganda rusa a través de su compañía durante las elecciones de 2016. Para Zuckerber que su compañía está en una batalla constante con los operadores rusos que buscan explotar la red social, “esto es una carrera armamentista. Ellos seguirán mejorando”.

Cuando se le preguntó por qué Facebook no había informado a la Comisión Federal de Comercio estadounidense sobre la recolección de datos de Cambridge Analytica, Zuckerberg dijo que Cambridge Analytica les había dicho que “no estaban usando los datos y los eliminaron; lo consideramos cerrado”. También señalo que Cambridge Analytica no estaba prohibida en Facebook en ese momento porque «cuando aprendimos sobre su actividad en 2015, no eran anunciantes, por lo que en realidad no teníamos nada que prohibir».

Zuckerberg, además de dar una respuesta al escándalo de recopilación de datos, también revelo que Robert Mueller, el abogado que investiga la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016 ha estado entrevistando al personal de Facebook. En este sentido, aclaró que él no había presenciado dichas entrevistas y que su trabajo con el abogado “es confidencial”. Por ello, quiere asegurarse “de que en una sesión abierta no revelaré algo que sea confidencial”.

En febrero de este año, la oficina de Mueller señalo a 13 rusos de haber interferido en las elecciones de 2016 con el apoyo de tres compañías rusas. Entre estas compañías, está la Agencia de Investigación de Internet que según la acusación tenía un «objetivo estratégico para sembrar la discordia en el sistema político de los Estados Unidos». Ahora, Zuckerberg añade que su compañía está desarrollando nuevas herramientas para identificar cuentas falsas.

«Hay personas en Rusia cuyo trabajo es tratar de explotar nuestros sistemas y otros sistemas de Internet. Necesitamos invertir para mejorar también en esto».

El jefe de Facebook rechazó las preguntas de los senadores sobre cómo la red social podría ser regulada más de cerca pero se mantuvo dispuesto a revisar el sistema de seguridad, asumiendo que el error y la responsabilidad es suya.

El senador John Kennedy le advirtió: «No quiero tener que votar para regular Facebook. Pero por Dios, lo haré. Eso depende de usted … Su acuerdo de usuario apesta». Estas declaraciones, obligaron al multimillonario de la tecnología a admitir que estará a favor de una regulación, aunque evitó entrar en detalles.

 

El escándalo de Cambridge Analytica

La compañía es ya conocida por su vínculo con la campaña electoral de 2016 de Donald Trump, y ha afirmado que jugó «una parte integral» en la victoria de Trump. Al mismo tiempo, aseguran que ninguno de los datos involucrados en el reciente escándalo fue utilizado para ayudar a la campaña de Trump.

El escandalo salió a la luz tras la noticia de que un cuestionario de personalidad desarrollado por un académico, Aleksandr Kogan, había recabado datos no solo de las personas que lo realizaron, sino también de sus amigos de Facebook. Kogan, vendió los datos a Cambridge Analytica y ahora los focos le señalan a él.

Ambas compañías culpan a Kogan. Facebook dice que aunque los usuarios de su compañía dieron permiso a la aplicación de Kogan para recopilar información personal, venderla estaba en contra de los términos del servicio. Por su parte, Cambridge Analytica, afirma que no sabía que la información se había obtenido de forma ilícita.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre