Esta historia nació cuando un joven de quince años no tenía nada mejor que hacer, y simplemente buscaba una distracción. Ya con veinticuatro, sus ideas cobraron forma en un estupendo libro. Con el primer volumen de Tuláh, Cristian C. Hessel nos abre la puerta al universo que ha creado, y sigue creando, donde da rienda suelta a su imaginación, y plantea situaciones y conflictos ante los cuales cada lector se posicionará a su manera.

¿Pero de qué trata? En resumidas cuentas es una historia donde la gloria y el triunfo tienen un muy alto coste, cuya recompensa no basta para justificar todo lo sacrificado, y que se nos va contando a través de un número cada vez mayor de personajes. Todo comienza con Malatias y Raziel, los pilares centrales del relato. Malatias el niño inocente, y Raziel, el hombre misterioso y con intenciones ocultas.

En sí el libro se podría dividir en cuatro partes.

En la primera se nos presenta la situación que vive la península de Jekkia, cuyos habitantes, los celmans, viven gobernados por los nobacianos, albinos provenientes del llamado imperio nuevo. Aquí conocemos a Malatias y Raziel, como se encontraron, de qué manera fueron relacionándose, y el modo en que llegarían a ligar sus destinos.

En la segunda parte regresamos a la situación de Jekkia, y como esta va cogiendo una mayor magnitud, a raíz de lo acontecido en las primeras paginas. Nuevos personajes van adquiriendo protagonismo, mientras que los primeros van evolucionando.

Podemos ver cómo el que se suponía iba a ser el héroe se corrompe, como el amor da origen al rencor y al odio, y cómo los problemas y trastornos de los personajes van acumulándose, creando unos cimientos podridos sobre los que se edificará primero una familia, y luego todo un imperio.

En la segunda mitad del libro, la acción y el desarrollo cambian drásticamente. El mundo y su historia ya están construidos, y van encauzando el rumbo hacia un sorprendente desenlace. Asimismo el lector conoce cada vez con mayor detalle y profundidad la sociedad de Jekkia, o más concretamente la nación de Maltora y sus gentes.

Se nos muestra un viaje de descubrimiento en varios sentidos, pero también de pesar, porque comprobamos como la degradación de los personajes solo va en aumento, al ser incapaces de tomar conciencia de sus propios males y debilidades.

Ya al final del libro la situación es irreparable y termina en conflicto, uno que ni acabado dará fin al sufrimiento de quienes lo padecen, sin saber que desde las sombras van moviendo los hilos.

Las últimas paginas dejan en claro que esto es solo el principio, que aun quedan cosas por venir, y lamentablemente muchas de ellas no serán buenas.

Con todo lo dicho creo haber podido trasmitir una idea en general del libro, que puedo asegurar es prometedor y ambicioso; con autenticas joyas entre sus líneas. Como principal pega que puedo encontrarle es que la cantidad de nombres y lugares a veces pueden ser confusos, y mucho más al no contar con un apéndice de personajes.

Pero eso no quita que el mundo que se nos presenta sea rico, interesante, y apenas un esbozo de lo que nos espera. Entre sus lineas podemos encontrar referencia a hechos o historias que no se ven en este libro, por lo que he de suponer que el autor está haciendo alusión a sus futuras obras, como migas de pan en el camino.

Aquí quiero añadir unas palabras del propio escritor, que hablaba sobre su personaje principal, Malatias:

Malatias, o lo que representa, es sencillamente un político. Se me ocurrió al ver como un grupo de jóvenes pedían entusiasmados hacerse un selfie con un tipo, al que yo considero patético y bochornoso, pero que aun así cuenta con apoyo popular. Pues Malatias es eso, a medida que lo vas conociendo va haciéndose peor persona, hasta el punto que terminas despreciándolo, pero aun así en su mundo la gente le admira y le reverencia; como si se negaran a ver lo que tienen delante.

Malatias, por lo tanto, es un capullo y un cabrón en toda regla, pero también es un hombre que sufre, y que a fin de cuantas pasó por experiencias terribles que le marcaron y desequilibraron, tanto mental como emocionalmente. No digo que esto lo justifique, ni pretendo defenderlo, solo digo que es un personaje al que se llega a amar y odiar al mismo tiempo, como a muchos de los otros protagonistas.

En suma: estamos ante un estupendo libro, cuyas primeras setenta páginas son inolvidables, que marca el comienzo de lo que en un futuro podría convertirse en un mundo mayor entre los universos de literatura de fantasía.

 


https://libros.cc/La-Cancion-de-un-mentiroso.htm

https://www.elcorteingles.es/libros/A31061543-la-cancion-de-un-mentiroso-tapa-blanda-9788409099832/

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre