lunes, 27junio, 2022
22.3 C
Seville

La campaña ‘Soy mayor, no idiota’ consigue que el Banco de España escuche el malestar de las personas mayores con las entidades financieras

La movilización de jubilados denuncia los abusos de los bancos

- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad-

La campaña Soy mayor, no idiota ha llegado a las más altas instancias financieras de este país. Hace unos días miles de jubilados liderados por Carlos San Juan firmaron un documento para exigir un mejor trato por parte de los bancos y de alguna manera han debido tocar fibra sensible, ya que el mismísimo gobernador del Banco de España se ha puesto en contacto con ellos para prometerles que trabajará para solucionar el problema. Pocas veces un colectivo social ha logrado una victoria tan formidable contra el todopoderoso gran capital.

Carlos San Juan califica la entrevista con el gobernador como “extraordinariamente cercana, cordial”. “Está muy sensibilizado con el problema”, afirma el promotor de la campaña, que apunta a “los daños tremendos que está ocasionando esta digitalización tan brusca y este aislamiento, esta falta de atención humana directa” en las sucursales.

Según explica el denunciante, el Banco de España emplaza a la reunión que mantendrá próximamente con los representantes de la banca sobre este asunto. “Me ha comunicado algo muy positivo y es que la banca está muy predispuesta, evidentemente no ha expuesto todavía las soluciones, pero ha captado que hay un malestar y que no están funcionando de acuerdo a lo que los clientes les pedimos”, cuenta no obstante Carlos.

Por su parte, ha trasladado en esa conversación con Pablo Hernández de Cos “la firmeza de mantener esta petición hasta que no se vean los resultados palpables en la calle”.

Carlos San Juan es el hombre de 78 años que ha conseguido llevar al Congreso los problemas a los que se enfrentan las personas mayores con la feroz digitalización de la banca. Su campaña Soy mayor, no idiota no solo ha recibido el apoyo de la sociedad, sino que también ha servido para que Nadia Calviño dé un plazo de un mes a las entidades bancarias para garantizar un servicio humano a la gente de su generación, y para concretar una reunión con el Gobierno y el gobernador del Banco de España.

San Juan ha reconocido en La Sexta que todos estos avances en cuanto a sus reclamaciones los toma con cierto escepticismo. “Lo que queremos es ver hechos consumados. Nos parecen bien las reuniones y buenas intenciones, pero hacemos un ruego para que sigamos hasta que realmente la situación cambie”, ha explicado.

Del mismo modo, ha añadido: “Sabemos que la digitalización es imparable, pero los bancos se han convertido en un auténtico monopolio digital cerrado a cal y canto a los más vulnerables y olvidan que son un servicio público, porque las pensiones las multas y todo hay que hacerlo a través de ellos”.

Impacto social

La campaña de recogida de firmas que ha lanzado el valenciano Carlos San Juan de Laorden para exigir atención personal en las sucursales bancarias ha tenido un impacto social insólito. Su éxito revela alguna falla de fondo y demasiado invisible: la brecha digital debería dejar de ser un tópico fino de la conversación pública para convertirse en el signo de un abandono egoísta por parte de la nueva sociedad digital. “Tengo casi 80 años y me entristece mucho ver que los bancos se han olvidado de las personas mayores como yo. Ahora casi todo es por internet”, arrancaba la petición de este urólogo y cirujano que ya suma más de 350.000 firmas en la plataforma digital Change.org.

El fuerte y rápido apoyo recibido por esta iniciativa evidencia una demanda creciente por una parte de la sociedad que no exige nada demasiado subversivo: no ser dejada de lado por las entidades financieras cuando captar sus pequeños ahorros ha perdido ya interés para ellas ante el bajo precio del dinero. Decenas de miles de personas se han sentido reflejadas en el “soy mayor, pero no idiota” de San Juan y probablemente son solo una parte de las muchas más que hacen cola fuera de las sucursales bancarias todavía abiertas, a la espera de ser atendidas en franjas horarias reducidas o pidiendo ayuda a desconocidos para pagar un recibo a través del cajero.

El problema no afecta solo a los bancos. El último informe de Cáritas y la Fundación Foessa indica que la brecha digital se ha convertido en un nuevo factor de exclusión social; una especie de analfabetismo del siglo XXI que la pandemia de la covid-19 y el proceso acelerado de digitalización han intensificado en casi todos los ámbitos de la vida cotidiana. Un 35% de la población —es decir, uno de cada tres ciudadanos— se siente afectada por lo que se denomina apagón digital. La expresión designa no solo el hecho de no disponer del instrumental apropiado (móviles suficientemente competentes, por ejemplo), sino carecer de una conexión adecuada o de las habilidades necesarias para su manejo. Un 17% de los hogares en exclusión severa manifiesta haber perdido oportunidades de empleo, formación o incluso de ayudas por mala conexión a internet. Esa brecha podría intensificarse en los próximos años ante un modelo de recuperación que pone la digitalización en el centro de la vida económica y social y es una de las prioridades del Gobierno en su estrategia de transformación y mejora de la productividad.

El proceso necesario de digitalización debe proteger tanto a quienes están menos familiarizados como a quienes están excluidos del acceso a una buena conexión y a un móvil apto. El sector público en todos sus niveles deberá preservar durante el tiempo que haga falta servicios presenciales de atención que faciliten trámites administrativos, médicos, económicos o legales, y en ese sentido va el plazo de un mes que ha dado el Gobierno a los bancos para resolver los problemas de atención presencial detectados. La digitalización como espacio de confort de las nuevas generaciones no debería ser la contracara de la angustia de quienes no pueden, no quieren o no saben manejarse en la esfera digital.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...