Silvia Clemente, el día que anunció su dimisión como presidenta de las Cortes.

La espantada de algunos líderes del PP a Ciudadanos tiene razón de ser más allá de querer seguir en política. Las listas negras populares, muy especialmente cuando se trata de mujeres, han llevado al partido a utilizar las artimañas más sucias para desacreditar a quienes tuvieron poder y peso en las instituciones.

Algunas de ellas han vivido tragedias personales por maniobras del partido, como le ocurrió a Rosa Valdeón -quien fuera vicepresidenta de la Junta de Castilla y León- o Cristina Cifuentes -al difundir sus enemigos políticos populares el vídeo del hurto de unas cremas en un supermercado, al margen del master con el que se verá en los tribunales-.

Cristina Cifuentes o Rosa Valdeón han sufrido en sus carnes al peor aparato de Génova que hunde a quien puede hacerle sombra, especialmente cuando de mujeres se trata. Ahora el enemigo a batir es Silvia Clemente, aunque la justicia ha dado el primer varapalo a la consejería de Agricultura de la Junta por denunciar a la empresa del marido de la ex presidencia de las Cortes de Castilla y León, quien dimitió en febrero para ir a las primarias de Ciudadanos en la comunidad castellana, por unas ayudas que ni tan siquiera ha cobrado y que atribuían haberlas concedido Clemente para beneficiar a su pareja.

Campaña de desprestigio

La campaña de desprestigio contra Silvia Clemente empezó mucho antes de que decidiera pasarse a Ciudadanos. Su apuesta por el partido de Albert Rivera para ir de candidata a la presidencia de la Junta de Castilla y León se vio truncada por el “pucherazo” interno del partido que dio al traste con sus aspiraciones políticas inmediatas.

Mujeres del PP como Cifuentes o Valdeón saben bien lo que es caer en desgracia

Así las cosas, en marzo de 2019, y cuando todavía era presidenta de las Cortes, dentro de una maniobra de la Consejería de Agricultura que lideraba Milagros Marcos, ahora candidata al Congreso por el PP, formula una denuncia por una subvención concedida a la empresa del marido de Silvia Clemente. Por mucho que la causa quede archivada, ya se ha conseguido poner una mancha en el currículum de quien dio el portazo a los populares de Castilla y León con un discurso muy duro contra quienes gobiernan esta comunidad desde hace tres décadas.

Pero, en esta ocasión, la jugada les ha salido mal y el Juzgado de Instrucción 3 de Valladolid ha archivado provisionalmente la investigación sobre la desaparición, denunciada por el Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl), de archivos digitales relativos a subvenciones concedidas a la sociedad Patatas Meléndez, propiedad de Javier Meléndez, marido de la exconsejera de Agricultura y exvicepresidenta de las Cortes, Silvia Clemente, para poner en marcha proyectos de investigación relacionados con el sector de la patata.

Denuncia

Jorge Llorente, viceconsejero de Desarrollo Rural y director de Instituto Tecnológico Agrario con Milagros Marcos -sucesora de Clemente al frente de la Consejería de Agricultura-, denunció en la Fiscalía en marzo de 2018 que se había destruido el expedientes de la ayuda, en concreto, que habían desaparecido de los archivos digitales el contrato inicial y el informe final del proyecto. La Fiscalía vio indicios de delito y decidió derivar el asunto al juzgado, que ahora lo ha sobreseído.

La Junta había denegado en 2017 el pago de casi 600.000 euros de una subvención de impulso a la agroalimentación al empresario patatero, ayuda a la que Meléndez accedió en 2009, cuando Silvia Clemente era titular de la Consejería de Agricultura. El motivo de la retirada de la ayuda, según la Admnistración regional, fue que el desarrollo del proyecto subvencionado no concordaba con lo que se presentó inicialmente, y el informe final que certificaba los trabajos carecía de firmas y de registro oficial.

Curiosamente el expediente de ayuda que la Consejería confirmó que había desaparecido fue enviado al Tribunal Superior de Justicia con la denuncia por los servicios jurídicos de la Junta. Es decir, que nunca estuvo traspapelado.

Se da la circunstancia de que un medio digital, http://ultimocero.com, tiene colgado desde 2011 el contrato que firmó la empresa y el proyecto de investigación. Así que el documento en cuestión nunca estuvo desaparecido.

Lo cierto es que las subvenciones en el ámbito agrario en Castilla y León a esta empresa llegaron, en base a la normativa vigente, desde que existen esas ayudas a la primera empresa patatera de España y proveedor de compañías del Ibex.

Estas ayudas no pasan por el despacho de ningún consejero de turno y responde a una labor puramente administrativa.

El primer golpe contra Clemente le ha salido mal al PP. Pero nadie puede descartar que la guerra contra la ex presidenta de las Cortes haya finalizado.

Compartir
Artículo anteriorTrump está expuesto a ser acusado de intimidación de testigos
Artículo siguientePaulino Gracia: «No puede permitirse que se use el poder público para fomentar el odio»
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × tres =