Imagen de Coto Zagaleta

La calle más cara de España para comprar una vivienda está en Málaga. Concretamente, Benahavís es uno de los municipios que cuenta con las calles más caras de todo el país para adquirir una vivienda, según un estudio de idealista.com en el que se contemplan las diez calles más caras de España.

Le sigue de cerca la calle Mozart en Marbella, donde las viviendas más exclusivas cuestan una media de 4,7 millones de euros. También en la localidad marbellí está la calle Rossini, donde los precios medios superan los 4,7 millones de euros. En concreto, la urbanización Coto Zagaleta en la localidad malagueña, es la más cara de todo el país. El precio medio de una vivienda allí supera los 6,7 millones de euros.

MÁS DE UN MILLÓN DE EUROS

Por comunidades autónomas, un total de nueve regiones cuentan con calles donde las viviendas cuestan, de media, más de un millón de euros.

La casa más cara está en Marbella

A la cabeza se sitúa de nuevo Andalucía por la urbanización Coto Zagaleta de Benahavís (6,7 millones). Le siguen Cataluña (5,8 millones), Madrid (5,7 millones), y Baleares (4,69 millones).

Por otro lado, la casa más cara de España está a la venta en Marbella. Es una vivienda en primera línea de playa, en una finca de 8.000 metros cuadrados. Tiene 12 dormitorios distribuidos en tres edificios, 10 baños y una piscina. Fue construida en el año 2002, y su valor asciende a 55 millones de euros.

Son datos también proporcionados por el portal inmobiliario idealista.com, que antes de este informe sobre las calles más caras elaboró un lista con las diez casas más caras de España. De esas diez viviendas, cinco están en la provincia de Málaga: otras tres también en Marbella (entre 25 y 17 millones de euros) y una casa palaciega en Mijas, con acceso privado a 160 metros de la playa y que se vende por 35 millones de euros.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCrónica emeritense
Artículo siguienteEl sueño imposible de Sánchez: acabar con Podemos en unas nuevas elecciones
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre