domingo, 16enero, 2022
7.2 C
Seville

La buena conciencia para todo

“Caminar en antítesis, con nuestro particular raciocinio, es el estado moral más intolerable”

Víctor Corcoba Herrero
Licenciado en Derecho y Profesor de EGB. Tiene varios libros publicados, sobre poesía, biografía y otros de ensayo y cuentos diversos. Colabora con asiduidad en diversos medios de comunicación de Europa, América Latina y también del territorio español.
- Publicidad -

análisis

Australia da ‘match ball’ a Djokovic

Australia es un país serio y avanzado y no podía fallar al pronunciarse sobre el caso Djokovic. Millones de australianos respetuosos con las normas...

El Repaso del 14 de enero: Datos de personas hospitalizadas CON Covid y no DE covid, inmunólogos que cuestionan terceras dosis en personas sanas

En El Repaso analizamos las noticias de actualidad. Hoy, especialmente hemos abordado la situación del tenista serbio, Novak Djokovic, a quien el Ministerio de...

Pablo Casado, el niño del Sexto Sentido y cómo hacer oposición a base de bulos

Pablo Casado cada día se va pareciendo más al niño de la película El Sexto Sentido cuando, en un susurro, le decía a Bruce...

El PP es una macrogranja que produce carnaza política en mal estado

En el PP andan como locos borrando sus tuits del pasado, cuando estaban abiertamente en contra de las macrogranjas. Lo que toca hoy es...
- Publicidad -
- Publicidad-

Siempre se ha dicho que hay que mantener viva la conciencia. Quizás sea el mejor espíritu para buscar el mejor efecto. Ahora, más si cabe, es menester trabajar en esa voluntad social del retorno a lo equitativo, para huir del continuo diario de contracciones que tanto nos amortajan. Precisamente, en un momento en que el mundo batalla contra la maldita pandemia de COVID-19, la perspectiva del Día Mundial de la Ciencia (10 de noviembre), debe estar más que nunca al servicio de la humanidad. No olvidemos que cualquier avance, a lo largo de nuestras andanzas, ha estado motivado por las acciones humanas. Hoy, como no podía ser de otra manera, también necesitamos respuestas adecuadas, sobre todo para salvaguardarnos como especie, en un planeta verdaderamente enfermo. En consecuencia, le corresponde a ese orbe científico trabajar duro y en unión, como asimismo a cada uno de nosotros, si en verdad queremos mejorar la salud, tanto la del planeta como la nuestra propia. Verdaderamente, cada cual desde su posición, está llamado a colaborar y a cooperar en ese bien colectivo que ha de derramarse en beneficio de todos. No podemos excluir a nadie. Nos necesitamos mutuamente. Unos para mejorar ese espíritu científico y tecnológico, pero además otros para humanizar nuestro personal destino. Caminar en antítesis, con nuestro particular raciocinio, es el estado moral más intolerable. Cuesta entender, por ende, el fin de la conciencia histórica, el desprecio a todo lo pasado, la manipulación permanente para justificar acciones que nos llevan al desmoronamiento total.

Necesitamos, pues, de otras estéticas para ahuyentar las miserias y poder tolerarnos. Ciertamente, la tolerancia de uno mismo ayuda a disculpar los defectos y también a hacer nuevos propósitos de obediencia y consideración, que tanto escasea entre nosotros. En todo tenemos que tomar una mayor cognición que, sin duda, permitirá poner remedio a tantos males que nos sobrecogen a diario. La quietud no ha provocado nunca ninguna contienda; la inquietud, sin embargo, ha cubierto la tierra de desesperanza. Desde luego, se echa en falta una mayor concienciación de los valores y los bienes fundamentales, que son la base de las relaciones entre los pueblos, la sociedad y la ciencia. De ahí, lo importante que es un replanteamiento naciente para promover el progreso integral de cada ser humano y de la sociedad en su conjunto. No podemos desfallecer en ello, el diálogo permanente y el discernimiento son indispensables, especialmente en este momento de tantas complejidades y confusiones. La cercanía entre semejantes nos exige, asimismo, otro ánimo más contemplativo. Todo esto suscita, mar adentro, un profundo deseo de gratitud. Es la sensación que experimentamos cuando admiramos un avance científico o una obra de arte, fruto de la lucidez del ser humano, pero a la par consecuencia de la conmoción de compañía que vive en su interior. Al fin y al cabo, tanto el arte como la ciencia, son herramientas que nuestro propio ser pensante ha activado para comprender el mundo que le rodea, incluso para aplicar esos conocimientos en su beneficio de salvaguardia y encomienda, ¡jamás de explotación!

Tal vez tengamos que proclamar, con una mayor seriedad, que estos sistemas de abuso y aprovechamiento de vidas humanas tengan tolerancia cero en el planeta. El vínculo de la ética ha de estar presente en todo, en los razonamientos científicos, pero también en el cultivo del arte, como en toda actividad humana. En este sentido, conocemos los peligros de algunas filosofías y religiones que cercenan sus enlaces con la razón, convirtiéndose en presas del fundamentalismo. Sea como fuere, los humanos tenemos la obligación de escucharnos entre sí, pero también el deber de embellecernos saludablemente, ya sea vislumbrando la autenticidad de las expresiones científicas, artísticas o filosóficas, o percibiendo esa llamada a repensar sobre nuestros estilos de vida; modos y maneras de actuar y ser. Por consiguiente, si acercar la ciencia o el arte a la sociedad es fundamental para que los individuos tengan los conocimientos necesarios, desde un justo proceder, y así puedan elegir sus verdaderas opciones de camino; igualmente es indispensable compartir culturas y progresos, porque nos ayudará a crear corporaciones más solidarias, al tiempo que favorecerá la comprensión sobre la fragilidad de lo que somos y del planeta por el que habitamos. Es verdad que a lo largo de esta crisis sanitaria sin precedentes, tenemos que aplaudir la labor de multitud de gentes, organizaciones e instituciones, esforzadas en la entrega generosa, en acercar la irradiación de las colaboraciones científicas a todo el globo, pero no menos exacto es, de igual forma, que la unidad de nuestros pueblos tampoco es un simple ensueño de las gentes; sino, al mismo tiempo, ineludible mandato de la providencia. Al fin, todo debe participarse universalmente. De no hacerlo, generaremos una atmósfera general de frustración, soledad y desesperación, ante el debilitamiento de los valores humanos y del sentido de responsabilidad.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Djokovic deportado

El Tribunal Federal de Australia ha rechazado este domingo el recurso final por el tenista Novak Djokovic para quedarse en el país, por lo...

Farmacocracia: de Hipócrates a Hipócritas

Este artículo tiene la pretensión de ser escueto y directo, pero no por ello menos vitriólico que los que ya he escrito. El título...

“Es absurdo, y bastante cómodo, culpar desde México a España de las injusticias de los últimos siglos”

Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) enarbola un optimismo nada convencional en su nueva novela, La tierra de la gran promesa (Literatura Random House),...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Djokovic deportado

El Tribunal Federal de Australia ha rechazado este domingo el recurso final por el tenista Novak Djokovic para quedarse en el país, por lo...

Farmacocracia: de Hipócrates a Hipócritas

Este artículo tiene la pretensión de ser escueto y directo, pero no por ello menos vitriólico que los que ya he escrito. El título...

“Es absurdo, y bastante cómodo, culpar desde México a España de las injusticias de los últimos siglos”

Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) enarbola un optimismo nada convencional en su nueva novela, La tierra de la gran promesa (Literatura Random House),...