El pasado viernes se encontró a 15 metros de la costa de Badalona lo que se anunció como un posible artefacto. Hasta allí se ha desplazado la Armada para «desactivarlo».

La playa se había cerrado al público ante la potencial peligrosidad del presunto artefacto. Pero al ser detonado se ha constatado que se trataba de un bloque de hormigón armado.

En un primer momento estaba previsto que los objetos sospechosos se desplazasen mar adentro para se detonados, pero finalmente se ha operado a 25 metros de distancia respecto de la playa. Pero finalmente no ha sido necesario.

Al parecer se trataba de un conjunto de bolardos, y uno de ellos había resultado sospechoso para la policía. Tras detonarlo se ha constatado que efectivamente, se trataba de un bloque de hormigón que nada tenía que ver con ningún artefacto explosivo.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre