jueves, 21octubre, 2021
19.2 C
Seville

La bicicleta en tiempos del Covid-19

Carles Castillo Rosique
Diputado del PSC
- Publicidad -

análisis

El Comité Federal del PSOE: La «limosna» de Sánchez a los históricos dirigentes defenestrados

Los líderes autoritarios siempre tienen a mano algún organismo para intentar contentar a los descontentos, a los que se pueden convertir en disidencia. Franco...

Carmen Mola y la gran farsa del Premio Planeta

Hace tiempo que el Premio Planeta dejó de ser un certamen literario para convertirse en el Wall Street de las letras mundiales. Todo lo...

La extrema derecha acabará quemando libros como en el Berlín del 33

Un juzgado ha ordenado retirar una treintena de libros que tratan sobre educación sexual LGTBI de los institutos de Castellón. El material escolar, que...

El Repaso del 19 de octubre: 10 años del fin de ETA

Como cada día hacemos El Repaso con el análisis de las noticias principales de actualidad. Hoy sobre todo, la noticia central es el aniversario...
- Publicidad-

No, no voy a hablar de ciclismo. De hecho, este artículo se podía haber llamado como una célebre película portuguesa, «Paisaje después de la batalla». Otra alternativa, clásica a la vez que cañera, habría sido «Socialismo o barbarie». Al final aclaro el dilema.

El sistema capitalista funciona según el principio de la bicicleta. Se mantiene erguido mientras avanza y, por un principio físico que nunca entendí del todo, el del giroscopio, las posibilidades de caída son menores cuanto mayor es la velocidad. Pero ¡ay!, la bicicleta debe ir hacia adelante, nunca retroceder. Y si por un percance del tipo que sea, una pandemia mundial, por ejemplo, nuestro velocípedo se ralentiza o incluso se detiene, se cae sin contemplaciones.

Puede parecer disparatado –quizá lo es– un sistema político y económico basado, precisamente, en el crecimiento continuo, con la consecuente depredación de recursos naturales y, sí, humanos, pero la historia nos demuestra que las alternativas radicales conllevan una serie de contrapartidas que no estamos (ni debemos estarlo) dispuestos a asumir.

Es tiempo de apoyar, de apretar los dientes, de darnos apoyo mutuo… y de reflexionar.

Un sistema económico que no ponga por delante a las personas, a TODAS las personas, sencillamente, no es aceptable.

Internet, aunque es una vara de medir muy poco fiable, sí nos sirve para tomar el pulso a las realidades sociales y estos días es frecuente encontrar dos tipos de mensajes: el de los que vociferan que «había que haber hecho…» y otro, estimo que más ajustado, que intenta poner de manifiesto que, en buena medida, el drama que se vive en nuestros hospitales y centros de salud es consecuencia de unas políticas de recortes y desmantelamiento del estado de bienestar y, en especial, de los presupuestos educativos y sanitarios. En Cataluña sabemos mucho de políticas de derechas. Las denunciamos en su momento y las lloramos en la actualidad.

El primer colectivo de comentantes, los «capitanes a posteriori», intuyo que coincide en muy buena medida con los mismos que gritaban «a por ellos» cuando se mandó a la guardia civil a resolver un conflicto que nunca debía haber desbordado el ámbito político.

El segundo grupo, en esta sociedad tan polarizada, es el de las mareas blancas, verdes, violetas… El de quienes, incluso desde la asunción a desgana del principio de la bicicleta, pensamos que esta, o avanza despacio para no dejar a nadie atrás o «a tomar por el culo la bicicleta».

Llama la atención en estos días escuchar a personajes tan funestos para la economía española (y tan responsables de muchas de las cosas que pasan) como Luis de Guindos defender una propuesta clásica de la izquierda que desde antiguo ha sido denostada, ridiculizada, criticada hasta la saciedad: la renta mínima. Y es verdad que el exministro reivindica una «renta mínima de emergencia», lo que me parece claramente insuficiente, pero el mensaje ha de hacernos pensar que hasta los hooligans de la velocidad ciclista entienden que esta crisis de dimensiones planetarias debe hacernos replantear muchas cosas.

«Sí, hombre, lo que nos faltaba, que le paguen a uno por no trabajar». Esta frase, que podríamos escuchar en un tasca, codo en barra, palillo en boca y huesos de aceituna por el suelo, permítanme decirlo, es una estupidez. La renta mínima sirve, precisamente, para vivir, para que la bicicleta no deje a nadie atrás.

Dejaremos para otro momento un análisis más científico sobre las bondades y la acuciante necesidad de unos ingresos mínimos y universales. Hay mucha literatura al respecto.

El Covid-19 ha parado la bicicleta (o casi) y esto debe suponer un punto de inflexión en la filosofía económica general de nuestros gobiernos. Ya no valen parches, no es admisible mantener esta cosa tan pepera del capitalismo de amiguetes. En esta ocasión, o se adoptan medidas radicales y urgentes o la legión que quedará rezagada cuando la bicicleta retome su marcha será inasumible hasta para los más recalcitrantes neoliberales.

Además, hay algo que estos días no se está diciendo pero es importante no perder de vista. Algunos, que tenemos ya una edad, jamás habíamos visto algo como lo que estamos sufriendo estos días. Ni lo habíamos visto, ni siquiera imaginado.

Nuestra sociedad, nuestras sociedades, deben articular mecanismos de blindaje social que permitan que ante un parón de la bicicleta nadie termine escalabrado sin remedio. El paisaje después de la batalla será tal que, una vez más y con más fuerza, será evidente aquel mensaje de los clásicos: «socialismo o barbarie».

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Reflexiones sobre el 40 Congreso Federal del PSOE

Confieso que como militante del PSOE, me indigné (y continuo indignado), cuando con gran impotencia tuve que sufrir la imposición del diseño y la...

¿Pensando en tus próximas vacaciones? Consejos para viajar y cómo gestionar reclamaciones

Viajar es una de las actividades más gratificantes e inspiradoras que hay. Marck Twain decía que «Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para...

La Audiencia Nacional acuerda la entrega del «Pollo» Carvajal a Estados Unidos

Gran error de la Audiencia Nacional al decidir la entrega de Hugo "el Pollo" Carvajal, el antiguo jefe de inteligencia de Hugo Chávez, a...

Cuando el magma se hace mar

“Pero me dio la autoridad para buscar una voz, para identificar una voz, que es identificar un yo, un yo que no está...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Reflexiones sobre el 40 Congreso Federal del PSOE

Confieso que como militante del PSOE, me indigné (y continuo indignado), cuando con gran impotencia tuve que sufrir la imposición del diseño y la...

¿Pensando en tus próximas vacaciones? Consejos para viajar y cómo gestionar reclamaciones

Viajar es una de las actividades más gratificantes e inspiradoras que hay. Marck Twain decía que «Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para...

La Audiencia Nacional acuerda la entrega del «Pollo» Carvajal a Estados Unidos

Gran error de la Audiencia Nacional al decidir la entrega de Hugo "el Pollo" Carvajal, el antiguo jefe de inteligencia de Hugo Chávez, a...

Cuando el magma se hace mar

“Pero me dio la autoridad para buscar una voz, para identificar una voz, que es identificar un yo, un yo que no está...