El juez José Luis Calama Teixeira ha iniciado la investigación por la operación de compra de la cadena de supermercados DIA, de la que el principal acreedor bancario es el Santander. La denuncia está puesta contra el actual principal accionista, el ruso Mijail Fridman y la sociedad Letterone, y se inicia la instrucción después de que el Tribunal Supremo determinara que el órgano competente para ello era la Audiencia Nacional.

Además de la identificación de los denunciantes, un acto obligatorio por ley, el juez Calama ha acordado en un auto el traslado de la denuncia y la documentación adjunta a los denunciados, en este caso el empresario Mijail Fridman y la sociedad Letterone, previa averiguación de su actual domicilio o paradero.

Finalmente, el juez que en estos días está interrogando a los imputados del Caso Popular, ha remitido, a petición de la Fiscalía, un oficio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para que este organismo proponga a dos de sus funcionarios como peritos, quienes deberán efectuar el informe pericial que en su momento se acuerde.

Hay que recordar cómo en mayo de 2019 la cadena se supermercados DIA estuvo a punto de entrar en preconcurso de acreedores porque el Santander se negaba a aceptar las condiciones de refinanciación propuestas por el empresario ruso. Esto era importante para los más de 43.000 trabajadores de la cadena, puesto que la entrada en preconcurso habría provocado una importante reducción de personal. Además, estaba en juego el negocio de más de 3.000 franquiciados.

Sin embargo, después de llegar a un acuerdo, Ana Patricia Botín quiso venderlo como un acto de responsabilidad del Santander con un tuit que adelantó una operación que debería haber sido comunicada a la CNMV y por el que no se abrió ningún tipo de expediente:

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre