Miguel Ángel Fernández Ordóñez, expresidente de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) junto a Julio Segura, y otros ocho altos responsables del supervisor bancario y de la Comisión han sido exculpado de la salida a bolsa de Bankia. Se mantiene imputado a la consultora Deloitte como posible responsable civil.

En relación con la responsabilidad del Banco de España, el Tribunal acoge la ausencia de implicación de esta entidad en tanto que la institución “no dio una carta blanca para cargar las pérdidas contra reservas, en términos de colaboración o acto de auxilio, la autorizaba en la medida que fuera justificada en buena forma”.

En el mismo sentido, el tribunal también exonera de responsabilidad penal a los 2  responsables de la CNMV, porque aun considerando que las cuentas eran mentira, “la ley penal no castiga la ausencia de actividad de la autoridad económica, que hubiera integrado la omisión de decisiones dando lugar a impedir la salida a Bolsa”.

Respecto a Deloitte, a pesar de que el juez Andreu exoneró a la consultora de responsabilidad penal al considerar que el socio auditor, Francisco Celma, no actuó como independiente, sino que lo hizo vinculado a Deloitte, “socio y sociedad constituyen la misma unidad jurídica”.

La Sala ha rechazado los recursos presentados por las acusaciones populares, pero ha contado con el voto particular de la magistrada Clara Bayarri, que ha opinado que sí debieron sentarse en el banquillo, porque sabían de la ruinosa situación de BFA y Bankia y no hicieron nada, provocando un grave perjuicio a los inversores. Bayarri, sostiene que en sus declaraciones como imputados ante el juez Andreu “los indicios contra los responsables del BdE y la CNMV se han confirmado y aumentado”. “No solo eran sabedores”, añade la magistrada, de los perjuicios que iban a tener los inversores, sino que, “la propia y evidente irracionalidad económica de la operación, no podía pasar desapercibida y con su huida hacia delante. El perjuicio para los pequeños inversores debió ser más que previsible”.

Además de Rodrigo Rato para quien la Fiscalía pide cinco años de cárcel, se sentará en el banquillo junto a otros, el exministro Ángel Acebes. Como presidente del comité de auditoría, la Sala dice que Acebes tuvo participación “directa y trascendente” en que las cuentas de BFA no expresaran la imagen fiel de la entidad y en la ocultación de los riesgos crediticios, que supusieron un grave perjuicio para los inversores. Además, se sospecha que cobró bonus gracias al mantenimiento de la falacia contable, y tenía conocimiento de las operaciones de maquillaje de las cuentas a fin de ocultar la grave insolvencia del grupo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =