Los presidentes del IBEX35 ya tienen sangre azul. Esta es la conclusión a la que se llega tras la decisión de la Audiencia Nacional de desimputar a Javier Monzón, actual presidente del banco online del Santander (Openbank) y del Grupo de Comunicación del banco presidido por Ana Patricia Botín (Prisa).

La Fiscalía Anticorrupción, en base a informes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, solicitó al magistrado de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, la imputación de Javier Monzón en el caso Púnica por «cohecho y corrupción en los negocios».

Respetando la presunción de inocencia del señor Javier Monzón, la realidad es que éste acumula ya un buen currículo, ya que tuvo que salir de la presidencia de INDRA en 2015 por diversos escándalos como, por ejemplo, el uso indebido para asuntos personales del avión de la empresa o por dejar unas pérdidas de más de 800 millones de euros.

Sin embargo, la Audiencia Nacional ha decidido desimputar a Monzón ya que, según un auto de la Sala de lo Penal (donde están destinados, entre otros, Concepción Espejel o Fernando Andreu) rechaza los argumentos de la Fiscalía porque «no es dable en derecho atribuir una presunta actividad penal, por el simple hecho de ostentar la representación de un organismo o una entidad».

Este argumento es muy peligroso porque elimina toda responsabilidad de los dirigentes de las grandes compañías por los delitos que pudieran cometer. La Audiencia Nacional, de facto, lo que está haciendo es equiparar a los presidentes de las empresas al propio Jefe del Estado, puesto que les da una posición de inviolabilidad ante la ley. Ni siquiera un aforamiento, como el que disfrutan los propios jueces o algunos políticos, sino inviolabilidad. Una de las funciones principales de la Justicia es, precisamente, defender al pueblo de los abusos de los poderosos. Si, con esta decisión, se les exime de cualquier responsabilidad penal, la Justicia española, nuevamente, se coloca al lado de quienes ostentan el poder oculto que controla realmente a los organismos del Estado.

En puridad, lo que la Audiencia Nacional ha decretado es que los presidentes de las empresas son inviolables, no se les puede imputar los delitos que cometan las sociedades que presiden. Esto tiene una importancia vital, sobre todo en un momento en que, por ejemplo, hay dos personas que están acuciadas por causas judiciales: Ana Patricia Botín y el ex presidente del BBVA, Francisco González.

En el caso de la presidenta del Santander, está citada a declarar en calidad de testigo en el Caso Banco Popular y, según diferentes juristas consultados por este medio, pudiera entrar en la Audiencia Nacional como testigo y salir como imputada. Hay que recordar que en los últimos meses se le han interpuesto una demanda y una querella criminal a Ana Patricia Botín, en las que se la acusa de la presunta comisión de delitos como la administración desleal. A todo lo anterior hay que sumar la demanda del banquero italiano Andrea Orcel contra el Santander y que, en un país en que la Justicia no estuviera al servicio de las clases dominantes, podría derivar en la imputación de Ana Patricia Botín a causa del contenido de las grabaciones presentadas como prueba ante los tribunales.

Sin embargo, la presidenta del Santander, según esta nueva decisión de la Audiencia Nacional, jamás podrá ser imputada. Es todavía más inviolable de la impunidad que ya tiene por tener el apellido que tiene.

Francisco González, el ex presidente del BBVA, es el otro ejemplo de dirigente que se puede librar de la imputación tras esta decisión de la Sala de lo Penal de la Audiencia. El caso Villarejo le dio de lleno y la contratación de los servicios del excomisario provocó su dimisión y un duro golpe reputacional para la entidad. Sin embargo, González también puede quedar exonerado de responsabilidad según la nueva directriz de la Audiencia Nacional.

Por tanto, si los dirigentes del IBEX35 ya estaban suficientemente blindados por las influencias que sus poderosos despachos de abogados tienen en la Administración de Justicia, esta decisión de la Audiencia Nacional les lleva a ostentar la inviolabilidad, al fin y al cabo, son los que de verdad mandan en España, Europa y el mundo.  

1 Comentario

  1. La audiencia nacional otro garito de ladrones que tenenemos en este nauseabundo pais,ahora le quieren dar mas poder a la botina,una de los ladrones del Banco ^Popular que robaron a mas de 305.000 familias.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre