La Audiencia de Lleida ha condenado este jueves a tres años de cárcel a una canguro como cómplice de un delito continuado de abuso sexual por llevar a la niña de seis años que cuidaba en Bellvís y permitir que un hombre de avanzada edad abusara sexualmente de ella.

La sentencia considera probado que la mujer llevó, en marzo de 2015, a la pequeña a la terraza de un bar y la dejaba con el hombre, de 87 años, que le esperaba sentado para satisfacer su «ánimo libidinoso». El hombre, de 87 años, no ha sido juzgado porque la audiencia lo declaró inimputable por trastorno mental.

Los hechos fueron presenciados por diversos vecinos del pueblo y, tal como se desprendió de sus declaraciones durante el juicio, la acusada, mientras, adoptaba una figura de vigilante para que nadie viera al hombre tocar a la niña.

La acusada negó los hechos durante el juicio, aunque sí admitió que solía llevar a la niña al parque, en el que siempre había un hombre que le hacía caricias y le daba besos en la mejilla y en la frente, “pero que esto lo hacía con todos los niños”.

Por su parte, la menor explicó que su cuidadora siempre la llevaba al parque después de la escuela y le decía que fuera con aquel hombre quien, después, le daba cinco o diez euros y le compraba chucherías.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre