Si la izquierda no se moviliza hoy la derecha habrá ganado las elecciones generales. Cuando el índice de participación cae por debajo del 70 por ciento el resultado suele ser una victoria del bloque conservador. Y no es algo descabellado pensar que entre PP, Ciudadanos y Vox puedan sumar el 10N los escaños suficientes para formar Gobierno. De cumplirse ese pronóstico, el destino caprichoso sacaría de la Moncloa a Pedro Sánchez, el hombre que nos llevó a las urnas por cuarta vez en cuatro años y de una forma tan irresponsable como imprudente. Pablo Casado sería presidente y quién sabe si Santiago Abascal no terminaría como ministro de Inmigración para imponer su vomitivo programa xenófobo.

Tal escenario desastroso para la democracia española podría ocurrir perfectamente si el PP supera hoy los 100 escaños, si Vox dobla sus diputados actuales hasta alcanzar los 40 y si Ciudadanos, pese a su hundimiento más que cantado, consigue retener 20 o 30 representantes en el Congreso de los Diputados. Las cuentas saldrían entonces y un “trifachito” nacional estaría servido.

Lo cierto es que los sondeos apuntan a que la abstención podría ser una de las claves de esta convocatoria electoral. Algunas predicciones estadísticas aseguran que en estos comicios se podría batir el récord negativo de abstención, situándose en torno al 35%, muy por encima del 28% registrado en abril de este año.

Es algo evidente que las repeticiones electorales no gustan a los españoles. Cada vez que ha ocurrido se ha disparado el porcentaje de abstención. De ahí la desesperada llamada de Pedro Sánchez para que el votante de izquierdas se movilice con el fin de frenar a la derecha y a sus socios ultraderechistas. El presidente del Gobierno en funciones es consciente de que los soñados 150 escaños que llegó a darle el CIS al PSOE en los primeros días tras la convocatoria de nuevas elecciones se antojan a estas alturas poco menos que una película de ciencia ficción. El partido socialista solo tiene una fidelidad del 63% entre sus votantes, según el propio CIS, lo que confirma que está afectado por un volumen de voto “prestado”, volátil, fluctuante, ciertamente considerable. Votar al PSOE se ha convertido para muchos en la opción menos mala, pero lo hacen sin convicción y con el miedo en el cuerpo a que vuelvan los franquistas. La gran pregunta ahora es, ¿va a responder el electorado progresista a esa llamada a la movilización de Sánchez o lo ocurrido durante el pasado verano, es decir, la incapacidad de unos y otros para pactar un Gobierno de izquierdas ha generado tal nivel de indignación y hastío que muchos ciudadanos dejarán de votar como forma de castigo por lo sucedido?

“El futuro político de España está en manos de la pereza”, ha dicho con acierto Carlos E. Cué. Cuatro elecciones en cuatro años es un plato demasiado indigesto para millones de españoles que ya no ven posible un acuerdo entre los dos principales partidos de la izquierda. Quedarse en casa por rabia y desencanto es una opción que baraja una buena parte del electorado, y esa posible desmovilización es la que van a tratar de aprovechar las derechas. Por si fuera poco, la campaña tampoco ha sido tan seductora y sugerente como para animar el votante deprimido. El dato de que el voto por correo se ha reducido alrededor de un 30% respecto a los comicios de abril no es un buen presagio para el bloque progresista de cara a la cita de hoy. Y no lo es porque cada vez que crece la abstención gana la derecha.

De cualquier forma, hay un factor X que conviene no olvidar, un fenómeno político nuevo que aún no comprendemos en su completa dimensión y que puede cambiarlo todo: Vox. Los líderes de la ultraderecha española han dicho tal volumen de barbaridades y burradas anticonstitucionales que solo alguien con el corazón de piedra podría permanecer en el sofá en la jornada de hoy sabiendo que nuestro país se juega perder la mayoría de los derechos conquistados por el Estado de Bienestar y retroceder cuarenta años en el tiempo, hasta el régimen anterior. Vox ha dicho cosas como que las Trece Rosas eran “peligrosas violadoras y torturadoras”, que Franco debe volver al Valle de los Caídos, que es preciso acabar con las autonomías, que liquidará la ley contra la violencia de género, que retirará la sanidad pública universal a los inmigrantes, que declarará ilegales a los partidos nacionalistas y que volverá a incluir el aborto como delito en el Código Penal, entre otras lindezas. ¿Qué persona sensata y en su sano juicio que se considere de izquierdas puede asistir sin inmutarse, sin que se le erice el vello y sin salir corriendo al colegio electoral más cercano tras escuchar esta sarta de provocaciones franquistas? ¿Qué votante socialista o de Podemos puede optar por la abstención como método de castigo contra aquellos que probablemente, y con toda la razón del mundo, le han defraudado? Sería una grave negligencia democrática y un error de consecuencias trágicas.

El 10N no va a ser una convocatoria electoral más. Nos jugamos un futuro de modernidad y avance social o un retroceso en derechos que podría llevarnos a los oscuros tiempos franquistas. De ahí que las encuestas deban cogerse con pinzas. Hasta dos millones de españoles aún no tienen decidido su voto. La suerte del país está en sus manos. Cabe la lógica posibilidad de que estos cientos de miles de indecisos que sopesan todavía a estas horas si practicar la abstención punitiva o ir a votar se decanten finalmente por acudir a las urnas con la nariz tapada. No porque vayan a cambiar demasiadas cosas. Sino solo para defender la democracia amenazada.

5 Comentarios

  1. Jose.. la abstencion, mi abstencion, no es un voto para franco ni para nadie. Mi abstencion, es simplemente un ejercicio de coherencia con aquello que sostengo, es decir, con mi conviccion basada en aplastantes y publicas evidencias, de que la democracia española, desde su misma genesis en mil novecientos setenta y seis, no es mas que una insondable sima de corrupcion, con la que yo jamas he colaborado ni colaborare, legitimandola con mi voto. No te confundas..Jose

  2. Por cierto Jose, voy a contarte una cosa. En las ultimas municipales, si he votado. Te cuento como. Cuatro dias antes de la votacion, encuentro en el buzon de mi casa un impreso para recoger un certificado en correos. Y resulta que el funcionario de correos, nada mas ver el papelito, me dice..«ah..pero ya se te paso el plazo para recogerlo». Yo, muy sorprendido, le pregunte, Que plazo?. Me respondio que el plazo para recoger mi voto por correo. Yo le dije que no lo habia solicitado, porque yo no voto a quien me roba. El funcionario me respindio..«pues eso es imposible, porque este certificado solo te lo envian, si previamente has rellenado y apirtado una instancia solicitando el voto por correo» . Consulte el asunto con un gran amigo mio, que tambien es mi abogado, excelente por cierto, y me dijo que como yo tenia una firma muy facil de falsificar, iba a ser dificil probar que el pp me habia robado el voto, dado que en el concello de Toen, donde yo resido, el pp habia perdido un diez por ciento en las ultimas elecciones, y era la opcion ladrona mas provable. Segun me contaron despues, otra gente de la zona tambien fue objeto del mismo truco ladron electoral. Quedate con tu democracia

  3. Impresionante artículo. Creo que refleja a la perfección como una persona se queda anclada en el pasado y en el odio cerval. Me ha parecido estar leyendo uno de aquellos panfletos del ambiente de preguerra, en los que los autores parecían haber enloquecido inmersos en odios de clases e ideologías liberticidas. Para esto ha quedado Diario 16. Ni la sombra de lo que fue antaño. Mejor cambien el logo y pongan una foto de Pablo Iglesias. Pero una en su chalet de Galapagar. Es lo que mejore define a la izquierda de hoy.

  4. Pues yo como en las anteriores voto a VOX,estes por lo de ahora no me robaron nada,los demas ya se como son,eñ pp roba ,el psoe , y ciudadanos callados,el podemos que eran obreros ahora ya son casoplones,en fin ver para creer.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre