Los padres de Julen, el pequeño que se cayó a un pozo en el término municipal de Totalán, han declarado ante la juez de Instrucción 9 de Málaga como testigos en la muerte de su hijo.

En la Ciudad de la Justicia de Málaga se habían congregado decenas de medios de comunicación, que no han dejado a los padres ni un segundo de tranquilidad. Antonia Barba, abogada de José Roselló y Victoria García, ha afirmado ante los medios que los padres “sólo quieren tener un duelo tranquilo” y que los dejen tranquilos. “Son personas que no mienten. No tienen que hace una declaración distinta”, explicó.

José Roselló y Victoria García entraron junto a David Serrano, el dueño de la finca y el único investigado por la muerte del pequeño. También declaro como testigo Adriana Jiménez, pareja de David. Los cuatro que estaban presentes en la finca cuando se produjo el accidente.

La abogada de la familia a la salida dijo que “estaban en una comida familiar. Ha ocurrido lo que ha ocurrido y será la justicia la que tenga que esclarecer”, ha señalo barba.

La letrada de los padres aseguró que «han declarado lo que recordaban». Los tres testigos citados este lunes han ratificado lo que declararon ante la Guardia Civil, cuando se inició la investigación por la búsqueda del niño.  ha señalado Barba.

En los días del suceso, los padres de Julen ya explicaron ante la Guardia Civil que “el pozo estaba tapado con dos bloques de hormigón y que David Serrano avisó de que existía un peligro con el agujero”. El propio Serrano, matizó que “no podía imaginar que se pudiera caer una persona”. Adriana, la pareja de David ratificó su declaración ante la Guardia Civil.

Según la letrada Antonia Barba, se ha corregido algunos aspectos sobre el plano, como dónde estaban las sillas o algunos elementos de la finca.

Las declaraciones como testigo se producen tras pedirlo la Fiscalía, que también solicitó que declaren como testigos tres senderistas, que fueron los primeros en llegar al lugar para auxiliar a los padres.

El primero en comparecer ante la juez fue el dueño de la finca donde estaba el pozo, que lo hizo en calidad de investigado. El pasado viernes, ratificó lo que había declarado ante la Guardia Civil.

El fiscal también pidió la declaración de los investigadores, los guardias civiles, el pocero, Antonio Sánchez, el maquinista que hizo la zanja posterior junto al pozo. Los últimos en ser citados son el ayudante de la persona que hizo el sondeo de agua en el Cerro de la Corona y a Ángel García Vidal, el coordinador de los ingenieros en el operativo de rescate en Totalán.

El pequeño Julen, según el informe preliminar, no sobrevivió a la caída al pozo y murió por politraumatismo. Una noticia, que a pesar de ser durísima, tranquiliza a la familia y a los equipos de rescate que participaron en la localización del cuerpo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre