Antes de seguir con la segunda parte y con los “chefs” más conocidos, quiero añadir un escrito sobre eso que se ha dado en llamar “dinero caído del cielo y otros milagros” que, seguramente, muchos de los lectores habrán leído ya, pero que conviene recordar para que nadie olvide el expolio que el recibo de la luz supone para las familias españolas siendo las eléctricas las principales “kitchens” de los más grandes “chefs”. 

“Dinero caído del cielo y otros milagros: Además de las subastas, entre las herencias de aquel modelo energético destacan algunos regalos especialmente interesantes para asegurar que las eléctricas siempre salgan ganando: los “beneficios caídos del cielo” de las nucleares y las hidroeléctricas y los costes de transición a la competencia. 

Los costes de transición a la competencia son una especie de indemnización para las grandes eléctricas por aceptar la competencia, una ayuda para contrarrestar los posibles vaivenes de un mercado controlado casi sin fisuras actualmente por tres actores. Una investigación del Obser­vatorio de la Deuda en la Globalización (ODG)cuantificaba estas ayudas a las grandes empresas en 7.327 millones de euros.  

La “sobre retribución” de las nucleares e hidroeléctricas supuso un regalo de 10.000 millones de euros, al menos hasta 2015, según un informe del ODG. Este dinero lo pagan los hogares a través de la factura de la luz 

El “dinero caído del cielo” o también conocido como “sobre retribución” de las nucleares y las hidroeléctricas es una consecuencia de cómo se calcula el precio de la luz en las subastas del mercado eléctrico. En estas subastas diarias se asigna el mismo precio —el más alto hasta que se cubre la demanda— a todas las generadoras de electricidad. Las nucleares y las hidroeléctricas, que ya han amortizado sus inversiones hace décadas, son las que pagan menos por la generación de electricidad. Un regalo de 10.000 millones de euros, al menos hasta 2015, según el informe del ODG. Esta diferencia la pagan los hogares a través de la factura de la luz. 

Si se suman todas las concesiones a las grandes eléctricas, según este estudio del ODG, los hogares entregaron a través de la factura de la luz a las grandes eléctricas entre 60.000 y 80.000 millones de euros en “pagos ilegítimos” entre 1998 y 2013. Una derrama continua para pagar los beneficios de las eléctricas y los millonarios salarios de sus consejeros, entre ellos centenares de políticos de todos los colores. 

El resultado de un modelo eléctrico diseñado por y para las grandes empresas eléctricas: en 2020, España era el tercer país de Europa con la factura de la luz más cara de toda Europa; y en las primeras semanas de 2021, el primero de todo el continente 

Para cerrar el círculo, en el año 2000 el Gobierno del PP diseñó un plan para garantizar perpetuamente los beneficios de las eléctricas. Las empresas pusieron sobre la mesa sus costes y el Gobierno los aceptó sin ningún tipo de auditoría pública. A partir de ese momento, si el dinero que ingresaban las empresas era inferior a esos costes acordados, se debía pagar esta diferencia a las empresas. Se había creado la famosa deuda con las eléctricas, que luego fue titulizada y comprada por los grandes bancos. Aún hoy los consumidores la pagan religiosamente en cada factura de la luz. En 2019, se habían ‘devuelto’ 21.000 millones de euros. Y quedan otros 21.000 millones euros por pagar. 

El resultado de este gran golpe: en 2020, España era el tercer país de Europa con la factura de la luz más cara de toda Europa; y en las primeras semanas de 2021, el primero de todo el continente

Al igual que Aznar y Piqué —entre una larguísima lista de altos cargos de aquella época— Carmen Becerril pasó de trabajar en el diseño del sector eléctrico a ocupar sillones en las principales empresas del sector: directora general de internacional en Acciona, presidente de Acciona Energía y consejera de Endesa. Las vueltas de la historia, a partir de 2018, Becerril pasó a dirigir OMEL/OMIE, la entidad que gestiona las subastas de electricidad en la península.  

Y es un solo caso. El trabajo de investigación realizado por La Marea #YoIbexTigo llegó a contabilizar 175 altos cargos políticos que terminaron trabajando para las eléctricas. 

La agencia de colocación: 

En los años 80 —cuando las empresas energéticas y eléctricas eran públicas— el trasvase de políticos vinculados al PSOE y al antiguo régimen a los consejos de administración era la norma. Unas puertas giratorias que siguieron abiertas y funcionando a todo gas cuando estas empresas fueron privatizadas a partir de los 90.  

La participación del Estado en alguna de ellas —el 20% en Red Eléctrica y el 5% en Enagas— permitía convertir estas compañías en agencias de colocación de cargos políticos, una especie de retiro soñado para los políticos afines al partido del Gobierno. La participación de diversas cajas de ahorros en las empresas eléctricas fue otra de las vías de entrada de numerosos altos cargos públicos afines al PSOE y el PP, pero también cercanos al PNV, a CDC o a ERC. Muchos de estos ejecutivos terminarían enterrados en juicios por fraude y malversación tras la ruina de las cajas de ahorros en plena crisis inmobiliaria. 

La agencia de colocación nunca dejó de funcionar, independientemente del partido en el Gobierno, aunque fue en tiempos de Mariano Rajoy cuando el sistema de puertas giratorias quedó más expuesto. La designación en marzo de 2012 como consejeros de Red Eléctrica Española de Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal, y de Alberto Nadal, ex secretario de Estado de la Energía y hermano del ex ministro de Energía, Álvaro Nadal, hizo saltar la polémica. En pocas horas se vieron obligados a renunciar al cargo. 

Dos de los responsables del impuesto al sol, Ignacio Grangel y Luis Valero, en menos de un año estaban colocados en los consejos de administración de las eléctricas 

Un año después, Mariano Rajoy impulsó la reforma del mercado eléctrico con la ley 24/2013, que hizo dos nuevas concesiones a las eléctricas: el llamado impuesto al sol y el recorte a los subsidios a las renovables, que aún hoy obligan al Estado a pagar multimillonarias multas en los tribunales de arbitraje internacionales. Dos de los responsables de esta reforma, Ignacio Grangel y Luis Valero, en menos de un año estaban colocados en los consejos de administración de las eléctricas, según la investigación de #YoIbexTigo

El uso de las puertas giratorias está en el corazón mismo del modelo eléctrico español. Hasta ahora, no ha habido intentos serios de reformar el régimen de incompatibilidades para erradicar esta práctica, convertida en una correa de transmisión directa entre las grandes empresas y el Boletín Oficial del Estado. 

La lucha contra las puertas giratorias fue uno de los caballos de batalla de Unidas Podemos frente a la “casta” política en sus orígenes. Todavía en su programa electoral de noviembre de 2019 se incluía la propuesta de prohibirlas. Pero en algún momento de la negociación con el PSOE esta iniciativa perdió fuelle y en el acuerdo de legislatura entre ambas formaciones se recoge apenas una vaga intención de regular “de manera más efectiva” las incompatibilidades. Por ahora, y a menos que haya sorpresas, los políticos podrán seguir soñando con un retiro dorado en las eléctricas. Y las eléctricas podrán seguir dirigiendo la política energética del país”. 

Y ya seguimos con los “chefs” del top. El siguiente en la lista es nada más y nada menos que D. Josep Borrell (ahora, todavía, en la UE con un gran cargo al que pocos pueden tener acceso), Ministro de Obras Públicas durante 1991 a 1996, fue sancionado en 2018 por la Comisión Nacional del Mercado de Valores con 30.000 € por “una infracción muy grave” por operar con información privilegiada. Fue Presidente del Parlamento Europeo y era miembro del consejo de administración de Abengoa desde 2009, desde donde vio caer la compañía en desgracia aunque ahora el “fascismo” andaluz (¡cosas!), según parece, la ha “rescatado” con parte del dinero que era para la lucha contra el Covid-19. Todo un gran “chef” el Sr. Borrell, de los primeros del top-10.  

Le sigue, todavía en el PSOE, Ramón Pérez Simarro, Secretario General de la Energía en tiempos del “chef” de los “chef” D. Felipe González. En 1993, pasó a la cúpula de Repsol y desde 2009 ejerció como consejero de Enagás. Un gran “ejemplar” de la Democracia. 

A continuación va D. Enrique Martínez Robles, Secretario de Estado de Hacienda, un político cercano a Pedro Solbes, había ocupado diversos puestos en la Administración Pública y fue Subsecretario de Economía y Hacienda con Solchaga y Secretario de Estado de Hacienda en 1993. En 2004, Solbes lo nombró Presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que posee un 5% de la Compañía Gasística En 2008, se incorporó como Presidente de la SEPI en el Consejo de Administración de Enagás. 

D. Alberto Lafuente Félez, Secretario General de Energía y Recursos Minerales. Durante los años de Gobierno de Felipe González fue Director General del Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa Industrial, Secretario General de Energía y Recursos Minerales y Presidente de la Comisión Nacional de Energía. Participó en múltiples Consejos de Administración de empresas con participación pública, entre ellas Enagás o la Red Eléctrica Española. Falleció en 2016.  

D. Víctor Pérez Pita, Secretario General de la Energía (1986-1989) en tiempos de Felipe González. Dejó el cargo en 1989 y participó en la Dirección de diversas Compañías Eléctricas y Energéticas, públicas en aquellos momentos.  

D. Pedro Mejía Gómez, Secretario de Estado de Turismo y Comercio y Presidente del ICEX. Fue nombrado por el Gobierno de Zapatero en abril de 2004 Secretario de Estado de Comercio y Turismo. En ese momento era Director de Relaciones Internacionales en la Unión Fenosa. Tras dejar el cargo, en 2009, pasó a ser Presidente de la Compañía que opera el Mercado Ibérico de la Energía, la entidad que dirige el mercado mayorista de la electricidad. 

D. Guillermo de la Dehesa Romero, Secretario de Estado de Economía (1986-1988), comenzó su actividad política bajo el Gobierno de Felipe González, primero como Secretario de Estado de Comercio y luego de Economía. En 1988 da el salto a la empresa privada y fue Consejero de Unión Fenosa de 1988 a 2007. 

Bueno, una “cook”. Dña. Paulina Beato Blanco, primera Presidenta de Red Eléctrica. Esta alta ejecutiva vinculada al PSOE fue una de las diseñadoras en los 80 del Plan Nacional de Energía y fue la primer Presidenta de Red Eléctrica en 1984, cuando era completamente pública. En su larga carrera fue Consejera de Campsa y Repsol, sin olvidar Banesto y el FMI. ¡Buena pieza!  

D. Antonio Llardén, Subsecretario de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente. Ocupó diversos cargos en el Gobierno de Felipe González, pero no tardó en saltar a la empresa privada. Desde 1989 tuvo distintos puestos en Gas Natural (hoy Naturgy), presidió la patronal del gas Sedigas y fue nombrado en 2007 Presidente de Enagás, cargo que ha conseguido mantener hasta la actualidad, sobreviviendo a Gobiernos socialistas y populares. ¡Ya hay que espabilar para alcanzar tal “prestigio”! ¡Menudo “águila” y menudo “reptil”! Desde luego, este buen Sr. es un poco más listo que ese Gabilondo que presenta el PSOE en Madrid, sin ningún lugar a dudas. 

Un pez gordo del PSOE. D. Manuel Marín, Presidente del Congreso (2004-2008). Diputado por el PSOE y Presidente del Congreso durante la primera legislatura de Zapatero, Marín ocupó diversos cargos de importancia en la Comisión Europea, lo que no es “moco de pavo”. En 2008 fue nombrado Presidente de la Fundación Iberdrola, puesto que ocupó hasta su muerte en 2017. 

Un “extremechizado” del PSOE. D. Manuel Amigo (de sus amigos, sobre todo de Ibarra), Consejero de Economía de Extremadura, los medios lo llamaban la “mano derecha de Ibarra” y ocupó diversos cargos en la Junta de Extremadura y en el Parlamento Regional hasta que decidió pasar al ámbito privado, convirtiéndose en Presidente de la Corporación Empresarial de Extremadura (y así nos va a los extremeños). En 2010 fue elegido Consejero de Iberdrola… y desde entonces los extremeños tenemos la luz gratis, ¿no? ¡Olé, los tíos grandes!       

 D. Braulio Medel, Viceconsejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía. Durante cerca de treinta años dirigió Unicaja. También tuvo puestos de responsabilidad en la Junta dirigida por el PSOE (¿estará mezclado en lo de los ERE del PSOE?). En noviembre de 2004 fue elegido Presidente del Consejo Consultivo de Iberdrola en Andalucía. ¿Y desde entonces los andaluces no pagan luz? ¡Jo, que tío! 

D. Juan Pedro Hernández Moltó, Consejero de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha (1983-1988). Diputado por Toledo y ex Presidente de la Caja Castilla-La Mancha durante una década, el político socialista ha ejercido como Consejero en Iberdrola. En 2009 presentó su dimisión coincidiendo con la intervención de la Caja por el Banco de España. Por irregularidades en su gestión fue condenado por la Audiencia Nacional a dos años de prisión. Mientras, ¿la pasta de las Cajas de Ahorro que nunca aparecieron se puede saber dónde ha ido a parar?  

Y el último del PSOE. D. Rafael Escudero, Presidente de la Junta de Andalucía (1982-1984). Diputado autonómico  y en el Congreso por Sevilla, se convirtió en Presidente de la Junta de Andalucía en 1982. Fue Asesor de Abengoa, que, al parecer, ha tenido que ser “rescatada” con dinero público por la Junta de Andalucía. Con  dinero que tenía, al parecer, otro destino muchos más social y mucho más necesario, pero… ¡cosas del fascismo!    

Y aquí terminan los socialistas, en el próximo y último “capitulo” les relacionaré los del Partido Popular (¡Menuda caterva de…!), pero quiero, antes de cerrar esta segunda parte, que lean un escrito de una ex trabajadora de una de esas empresas que fue privatizada, titulado: “Así privatizaron González y Aznar las empresas más rentables del Estado”. 

“España pasó de tener 130 empresas públicas en 1982 a tan solo 16 en 2016. Esto nos convirtió en el país de la UE con menos empresa pública”, denuncia una ex trabajadora de una de las compañías privatizadas. 

Endesa, Repsol, Renfe, Ferrovial, Telefónica, Aceralia, Iberia, Pegaso, Seat, Tabacalera, Coosur, Construcciones Aeronáuticas, Argentaria… Todas ellas fueron empresas públicas propiedad del Estado español durante más de 60 años y “ni brotaron soviets ni nada”, a pesar de que algunos huyan gritando “¡gulag!, ¡Stalin!, ¡Holodomor”, cuando escuchan hablar “de nacionalizar algo. Y todas ellas fueron privatizadas; “de privatizar, que no es sino “delegar la gestión de lo público a lo privado”. 

Así lo ha destacado la tuitera Paula Llaves en un hilo publicado el pasado día dos, en el que ha destacado que eso, una larga lista de empresas públicas, es lo que había en España hasta que en la etapa de gobierno de Felipe González (1982/1996) comenzaron las “privatizaciones de bienes” y en la etapa de gobierno de José María Aznar (1996/2004) este “se vino arriba” y “se dedicó a venderlas a precio de saldo” –incluidas las empresas que prestaban “servicios públicos imprescindibles”– “para que pareciera que ‘España iba bien’”. “España pasó de tener 130 empresas públicas en 1982 a tan solo 16 en 2016. Esto nos convirtió en el país de la UE con menos empresa pública”, ha resumido. 

Llaves –que trabajó en una de esas empresas privatizadas– ha recordado que “entre las excusas que se ponían para privatizar” esas empresas, “las más manidas” fueron “la necesidad de ello” y “que generaban pérdidas”, algo que, atendiendo a cualquier ranking de las empresas más rentables en la actualidad, se ha demostrado falsa. En este sentido, la tuitera ha destacado que “esos milloncitos de beneficio al capital privado antes iban a las arcas públicas” y ha preguntado: “¿Se entiende así por qué desde que se gastaron las tres onzas de chocolate por las que se vendieron en la Era Aznar no se levanta cabeza?”. “¿Entendemos así la mochilita austriaca de los c…, el estancamiento salarial, la subida desproporcionada de los precios relativos a consumos y vivienda y la bromita de tener oligopolios compinchados en la generación de servicios básicos?”, ha insistido. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre