Mi objetivo en este escrito -que tiene varias partes debido a su necesaria amplitud- es que no aparezca la pandemia por ningún sitio; con motivo de que, de alguna manera, podamos abstraernos por unos minutos de lo terrible que es lo que está ocurriendo en el mundo -en parte- por la mala gestión de ciertos personajes que han abrazado sin rubor el funesto neoliberalismo que ha logrado hundir todo lo bueno de lo público para hacer de lo privado una especie de coto de caza que no tiene ya donde meter lo cazado, y que sólo la “aporofobia del capital” (título de un escrito mío) puede poner en riesgo sus inmensos capitales logrados con las inestimables ayudas de unos gobiernos corruptos y propensos al desfalco institucional a favor de unas minorías que cada día que pasa, relativamente, van dejando de serlo, pues los milmillonarios aumentan casi diariamente de forma increíble, a un ritmo vertiginoso (incluso en China, ¡quién nos lo iba a decir!), aunque no tan elevado al de la pobreza mundial, consecuentemente.

Pero, eso sí, que no olvide nadie que los “chefs”, los grandes “chefs”, que voy a relacionar más abajo, en España, son en una gran medida los responsables relativos de que la pandemia se esté cobrando el elevado número de víctimas que, de no haber abrazado la ignominia estatal, serían muy probablemente menos de la mitad. Tendríamos más hospitales, más UCIS y muchos más sanitarios de todas las categorías; por lo menos, para acercarnos a la media de la UE más desarrollada. Y si no, ¡fuera de la UE ya! Podemos hacer una Unión Africana (UA) con Gambia, Mali, Senegal, Madagascar… y con Marruecos, claro, ahí seríamos los alemanes de la UA y listos. 

Antes de seguir, quiero pedir disculpas por la utilización del inglés (que a mí me importa un bledo), pero ocurre que si no lo hago me tacharán de antigualla en las redes sociales y pasarán de leer nada y mucho más de algún recalcar. Y, por supuesto, con el consiguiente mosqueo de la Junta de Andalucía y Extremadura, que da la impresión de que todos sus “mercachifles” y toda la “canonjía” (que no es poca, un enjambre) han estudiado en Oxford o Cambridge a pesar de ser en su mayoría analfabetos funcionales y laborales que se jubilarán (en gran parte con la pensión máxima o…) en su mayoría sin haber realizado otro trabajo en su vida que el político y, ni que decir tiene, generalmente, de manera funesta como es de dominio público.   

Dicho lo dicho, vamos a centrarnos -olvidando momentáneamente la pandemia, reitero- en unos de los grandes expolios del Estado llevado a cabo por un amplio grupo de políticos sin escrúpulos para hacerse, por decirlo de alguna manera, “socios de un club del calibre del Bilderberg”.  En sentido figurado, hablamos de las “coronas del Estado” que se vendieron por una menudencia para más tarde dar lugar a las famosas “puertas giratorias”. Su idealista, o sus idealistas si fueron más de uno, se merecen la misma calificación de los inventores del Facebook, Amazon, Tesla o cualquiera de esas “empresas” que han hecho milmillonarios a sus creadores. Auténticos genios de la “creación”; en este caso, “creación zascandil institucional”.

Así pues, en las “kitchens” de Endesa, Iberdrola, Red Eléctrica y Naturgy (antigua Gas natural), entre otras, trabajan los mejores “chefs” del mundo. Y, como no podía ser de otra forma, son españoles. Todos tienen “estrellas michelín” (han sido Altos Cargos en algún Gobierno), y como grandes “chefs” que son, cobran unas cantidades astronómicas al año. Pero, eso sí, sus “menús” son auténticamente exquisitos. Todos incluyen “jamón de pata negra”. Tanto es así que los españoles nos los tragamos tras una larga masticación para mejor saborearlos, aunque en ocasiones podrían ser engullidos al estilo de esas enormes hamburguesas a las que sólo pueden dar mordiscos lo que tengan la boca igual de grande que esa actriz americana tan famosa, ¿cómo se llama?,¿Angelina Jolie, puede ser? Bueno, la que sea, lo mismo da. Además, en España también tenemos más de una “televisiva” a las que le caben en la boca de un solo golpe la hamburguesa entera; caso, con todos mis respetos, de Belén Esteban, por citar un ejemplo que salta a la vista.

En fin, después de este pobre monólogo que, evidentemente, no pasaría el corte (“casting” lo llaman en las TVs) de ese programa televisivo, “El Club de la Comedia”, donde los hay que tienen menos gracia que cualquier político, y mira que en la política hay cada uno que… ¡res mes! Vamos a hablar en serio del tan traído y llevado tema de “las puertas giratorias”, algo que se ha convertido en el axioma del famoso “Typical Spanish”. Pero, eso sí, llamando “chef” en lugar de “político” a cada uno de los personajes que, “cocinando” (perdón, “cooking”) en estas empresas -y otras-, se han puesto las botas dicho vulgarmente. Y que, como no puede ser de otra manera, nos han traído al pueblo trabajador y llano las consabidas desigualdades y penurias económicas -cuando no la pobreza extrema y, por supuesto, la pobreza energética- junto al engaño ignominioso de que íbamos a vivir en el “Estado de bienestar” sin ningún tipo de carencias elementales y con una justicia, una educación y una sanidad (¡risas por esto último!) dignas de todas las personas que formamos este país.

Los tres poderes del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) se han convertido en una especie de oligopolio del Ejecutivo que, nadie lo pone en duda, no es otra cosa que un grupo de “sicarios” bien pagados por el establishment financiero, los milmillonarios y una prensa de desinformación comprada por estos para hacer un pueblo analfabeto funcional que en su mayoría no se entera de lo mínimo más importante que le concierne. Todos estos “chefs” que voy a nombrar a continuación, gracias a esa Transición tan modélica para algunos, nos han vendido haciendo gala de eso que dijo Caballero de Bruix: “Para amasar una fortuna no se requiere ingenio, lo preciso es carecer de delicadeza”.

 Han vendido, sin el más elemental escrúpulo, el Estado por unas monedas sabiendo que más tarde les supondría riqueza y poder a costa de los demás. Sólo se merecen el desprecio de la sociedad y en muchos casos pasar por los Tribunales para dar cuenta de sus “tropelías” aprovechando cualquier cargo público. Aunque me da que mientras la política no cambie -cosa harto difícil sino cambia la famosa Ley de D’Hont, que no lleva tintes de hacerlo por el momento- los Tribunales seguirán siendo “marionetas” de esos poderes que antes hemos citado con la Banca (preferentemente, el Banco Santander) a la cabeza, y ya saben lo que eso significa: “Que los derechos fundamentales son vulnerados por las Instituciones Públicas a diario en absoluta impunidad, donde el Estado de Derecho es una broma”, según una denuncia de alguien que he leído por ahí.

Bien, a continuación, voy a hacer una pequeña reseña de cada uno de los personajes -“chefs”- que más han influido en que este país esté a la cabeza de la mayoría de las calamidades que soportan los países más desarrollados (OCDE Y UE), pues de los otros, los del tercer mundo, mejor no hablar: “Demasiado fango sin ninguna solución”.

El primero del top (palabro con el que se hacen ahora las clasificaciones), es sin duda el “chef” D. Felipe González Márquez, socialista -que dice él- Ex Presidente de Gobierno. Seguro que nadie tiene tantas “estrellas michelín” como él, o cuando menos no tan grandes. Según la prensa independiente (poca por desgracia) este “chef” -en la actualidad neoliberal, ¡quién nos lo iba a decir!- fichó por Gas Natural (hoy Naturgy) en el año 2010 -en lo peor de la crisis económica- como consejero con un sueldo anual de 126.500 €. Cinco años y casi medio millón de euros después el que fuera presidente del Gobierno durante 14 años dejó el consejo de la compañía ya que el trabajo le resultaba muy “aburrido”. En la actualidad, tiene negocios en varios países e incluso se le relaciona con el dinero de los cárteles colombianos de la droga (tiene la doble nacionalidad española-colombiana) y es “amigo” de más de un milmillonario del mundo occidental…, que se sepa, pues igual también lo es de alguno del mundo oriental. Todo un “chef” excepcional con el que podríamos llenar no sólo este escrito sino un cartapacio de esos que aparecen en los Juzgados, de los que, por cierto, se pierden hojas en muchas ocasiones y no hay dios que los enderece luego.

Le sigue, el “chef” D. José María Aznar (Presidente del país desde 1996 a 2004). Impulsó la privatización definitiva del sector eléctrico y fue contratado como Asesor del Consejo de Administración de Endesa en 2014 con un sueldo de 200.000 € anuales, ampliable a 300.000 en función de determinados objetivos que es fácil imaginar. Este “chef” es capaz de “recocinar” (“overcook”) un pollo con piedras de arroyo. Anda dando “tumbos” por los círculos políticos del país como si fuera el Sah de Persia, sin que ni tansiquiera los suyos le hagan el menor caso, ya que, lo consideran un caso puro de inutilidad pública (aunque nadie se atreva a decírselo en la cara) al estar considerado dentro de la política mundial como uno de los tres peores presidentes de toda la historia democrática y dictatorial por una revista de prestigio internacional. Maneja la fundación FAES (que recibe ayudas públicas muy cuantiosas), imagínense de que manera. Abdicó (sí, en España los políticos -como los reyes- abdican), si mal no recuerdo, en D. Mariano Rajoy que, pudiera ser que esté mezclado en varios “asuntos sucios” del PP en manos del Sr. Bárcenas. Veremos en que queda todo, a pesar de que pinta mal para más de un Alto Cargo del Partido Popular sino lo arreglan las famosas prescripciones judiciales. No olvidar que este “chef”, para hacerse una foto con el presidente americano, nos metió en una guerra que no hace falta explicar cuales han sido más tarde sus consecuencias y, que yo sepa, nunca se ha arrepentido como hizo su colega el “chef” inglés Toni Blair, que por lo menos reconoció su error. Es conocido como el Presidente de las “armas de destrucción masiva”, que no han sido otras que las por él empleadas para empobrecer a los ciudadanos de su país o con las que, según parece, “trafica” su yerno. Su esposa, que fue alcaldesa de Madrid (nada más y nada menos para una, previsible, analfabeta funcional), se merece un capitulo completo aparte. Ahí están sus famosas ventas inmobiliarias a unos fondos buitre que han estado a punto de dar con sus huesos entre rejas. Política desastrosa (“disastrous politics” que dirían en Oxford), salvada gracias a una Judicatura que deja, en muchos casos (ver el de Cristina Cifuentes, por ejemplo), bastante que desear.

En el siguiente top está D. Leopoldo Calvo Sotelo (ex Presidente del Gobierno con UCD de 1981 a 1982, poquito tiempo, pero suficiente). El segundo Presidente de la democracia fue fichado por Unión Fenosa en 1998 y ejerció el cargo en el Consejo de Administración de la Compañía hasta 2002. Como Presidente del Gobierno no tuvo tiempo de hacer “el huevo”, pero le sirvió para unos cuantos años más en Unión Fenosa y ahí seguro que sí lo hizo. Es fácil que a medida que vayan saliendo “chefs” pase del top señalado a puestos más retrasados, a todo hay quien gane dice el dicho.Revisaremos…, si es necesario.

No digo nada de los ex Presidentes Zapatero y Rajoy porque no han utilizado las “puertas giratorias”, cuando menos, que se sepa, directamente, pero seguro que huelen también a “chamusquina”. Sin balón hay también grandes futbolistas (Di Stéfano y Raúl lo fueron; por supuesto, también con balón), no lo olviden.

Dice Martín Cúneo (escrito del 16/01/21): “Desde los inicios de la privatización del sector, cientos de Altos Cargos Públicos han acabado en los Consejos de Administraciónde las pocas empresas que controlan la generación, la distribución y la comercialización de la energía. El resultado del experimento, el esperable: una política energética a medida de los intereses del oligopolio que domina el mercado eléctrico. Más de 20 ministros, tanto del PSOE como del PP, y muchos más secretarios de Estado, pasaron de diseñar e impulsar las normas que rigen el mercado eléctrico a cobrar sueldos millonarios gracias a estas “puertas giratorias”. Todos los grandes timoneles de la economía española han terminado trabajando para los intereses de las eléctricas en detrimento de los del Estado: Miguel Boyer, Pedro Solbes, Luis de Guindos, Rodrigo Rato (que no lo hizo en plantilla, pero facturó a Endesa 25,8 millones de euros de forma ilegal, actualmente libre por arte de “birlibirloque”) y Elena Salgado. Sin olvidar a Beatriz Corredor (ex ministra de Vivienda con el PSOE) que ha sido nombrada en el 2020 presidenta de Red Eléctrica de España con un sueldo de 546.000 € anuales. En septiembre de 2020, Iberdrola fichaba a la ex ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y a la antigua titular de Empleo, Fátima Báñez, para dos de sus filiales en Brasil y México”.

Hay historias personales que explican muy bien como funcionan las “puertas giratorias”. Fijémonos por un momento en la trayectoria personal de Carmen Becerril que pueden leer en el escrito antes citado de Martín Cúneo del 16/01/2021. Yo voy a seguir con los “chef” más destacados empezando por los del PSOE y el PP y con algunos de otras formaciones que también tienen “estrellas michelín”. Pero les recomiendo encarecidamente que lean al completo el escrito de Martín Cúneo (16/01/2021) para entender bien lo que constituye el expolio al pueblo español de las “puertas giratorias”.

Siguiente “chef” del top “socialista” (las comillas se las pueden imaginar): D. Miguel Boyer, ex ministro de Economía y Hacienda (1982-1985). En sus tres años como “superministro” inició la liberación de la economía con el decreto que lleva su nombre. Partidario dela privatización del sector público, en las elecciones de 1996 apoyó al “chef” José María Aznar (ahí queda eso). Fichó como consejero de Red Eléctrica y dejó su cargo en 2014, después de agotar el número máximo de mandatos.

Le sigue el “chef” “socialista” D. Jordi Sevilla, ministro de Administraciones Públicas (2004-2007). Al igual que su sucesora en la presidencia de Red Eléctrica Española, la “cook” Dña. Beatriz Corredor, recibía un sueldo de cerca de medio millón de euros anuales. Duró en la presidencia de red Eléctrica de España sólo 19 meses. Renunció a finales de enero de 2020 por desavenencias con la ministra de Transición Ecológica, Dña. Teresa Ribera. 

A continuación, va el “chef”, “cook” en este caso, Dña. Ángeles Amador Millán, ministra de Sanidad (1993-1996). Ministra en los últimos años del Gobierno del “chef” de los “chef”, Felipe González, se transformó en consejera independiente del Consejo de Administración de Red Eléctrica de España el 26 de mayo de 2005, cargo que ocupó más de una década.

Le sigue en el top “socialista” el “chef” D. Luis María Atienza Serna, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (1994-1996). Miembro del Parlamento Vasco desde 1990 y consejero de Economía y Planificación del Gobierno Vasco entre 1989 y 1990, el “chef” Atienza asumió la cartera de Agricultura en el último Gobierno del “chef” de los “chef”. Desde julio de 2004 hasta marzo de 2012 fue presiente de Red  Eléctrica de España (REE).

Siguiente “cook” “socialista”: Dña. Elena Salgado, ministra de Economía (2009-2011). Vicepresidenta para Asuntos Económicos durante los últimos años de Zapatero, también ejerció como ministra de Sanidad y Consumo entre 2004 y 2007. Em marzo de 2012, pocos meses después de dejar el Gobierno, Endesa anunció que fichaba a Salgado como consejera de Chilectra, su filial en Chile. Con esta operación, la multinacional eludía el régimen de incompatibilidades al tratarse de una empresa radicada en el extranjero.

Vamos con otro “chef” “socialista” excepcional: D. Pedro Solbes, ministro de Economía (2004-2009). El cerebro económico de la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero fichó en abril de 2011 por Enel, propietaria de Endesa. Según El Plural (prensa “socialista”), en tres años como consejero independiente se embolsó 400.000 €. Años atrás fue el encargado en el Gobierno español de gestionar la autorización de la venta de Endesa a la multinacional italiana. Es uno de los “chef” con más “estrellas michelín”.

Y otro destacado “chef” (son tantos) del socialismo español es: Joan Majó i Cruzate, ministro de Industria y Energía entre 1985 y 1986, que sustituyó a Carlos Solchaga en ese Ministerio durante la primera presidencia del “chef” de los “chef” D. Felipe González. Fue nombrado parte del consejo asesor de Endesa en 2011.

Le sigue en el amplio listado, Narcís Serra i Serra, Vicepresidente del Gobierno de 1991 a 1995. Ministro de Defensa entre 1982 y 1991, cuando se convirtió en vicepresidente del Gobierno del “chef” de los “chef”. Serra se incorporó al consejo de administración de Gas Natural en 2008 en representación de Catalunya Caixa, entidad de la que era presidente desde 2005. Su gestión de la caja terminó enterrada en juicios.

Otro que mejor baile -otra en este caso, también hay grandes “cook”- del socialismo engañoso español: Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación del 2008 al 2011. La ministra de Ciencia de Rodríguez Zapatero, que ya venía de la empresa privada y de la directiva de la CEOE, se incorporó al consejo de administración de Gas Natural en 2015, coincidiendo con la salida del “chef” de los “chef” de la compañía. Su incorporación también coincidió con la de la ex comisaria de Exteriores Benita Ferrero.

Ahora viene un “chef” que a servidor le parece quizás uno de los pocos “chef” respetable del PSOE, aunque al final también haya pasado por una “puerta giratoria”: Javier Solana, ministro de Asuntos Exteriores de 1992 a 1995. Fue también ministro de Educación y de Cultura, portavoz del Gobierno, Diputado, Secretario General de la OTAN… En 2010 se incorporó a Acciona como asesor de asuntos internacionales. 

Hasta aquí, la primera parte de este escrito que, reitero, he dividido para no dejar a “nadie” sin nombrar, pues los españoles se merecen conocer a los buenos “chefs” del país en el que mejor se come del mundo…, y donde más “cuchipandas” hay.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre